¿Qué es la diástasis de los rectos abdominales?

Mervis Romero 25 marzo, 2018
Si tu abdomen ha sufrido un excesivo estiramiento, sea por obesidad o embarazo, los rectos abdominales o mejor conocidos como six-pack pueden haberse lesionado. Siendo así, es muy oportuno saber qué es la diástasis de los rectos abdominales. 

Si tienes un abultamiento en tu zona abdominal, puede tratarse de diástasis de los rectos abdominales. Es importante que le des la debida atención, pues, no solo se trata de un problema estético.

Se trata de una condición anatómica producida por el debilitamiento de la línea alba, donde ambos lados del recto del abdomen tienen una separación en el centro.

Los rectos abdominales son un par de músculos largos y planos ubicados verticalmente a cada lado del abdomen. Por ser el músculo más externo, ejercen la función de mantener el cuerpo erguido y facilitar la flexión del tronco, además de sostener los órganos internos.

Por su parte, la línea alba que está constituida por tejido conectivo permite llevar a cabo los movimientos, especialmente durante el embarazo, en el cual el bebé llega a crecer 35 cm. Por lo que en algunos casos, el recto abdominal llega a separarse por completo, y ocasiona la diástasis abdominal.

Causas que originan la diástasis de los rectos abdominales

  1. Factores congénitos.
  2. Debilidad de las estructuras debido al envejecimiento o por exceso de peso, lo que da lugar a la tercera razón.
  3. El aumento de peso y volumen producido por el embarazo.
La diástasis de los rectos abdominales.

Además, entre las causas se cuenta el exceso de la hormona relaxina, la cual inhibe la generación de colágeno. Esta última razón es la más frecuente, ya que según estadísticas, el 35% de las mujeres embarazadas llegan a padecer de una diástasis abdominal.

¿Cómo saber si tienes diástasis de los rectos abdominales?

Puedes usar varios instrumentos para medir, el realizarte un ultrasonido o un cáliper, que es un medidor de grasa corporal. Otra forma más sencilla aún, es palpar directamente el área.

Esto lo puedes hacer acostándote boca arriba, colocando tus dedos sobre la línea media del cuerpo, en específico, encima y debajo del ombligo. Luego, levanta la cabeza como si estuvieras haciendo abdominales, debe hacerse un agujero debajo los dedos empujando el contenido visceral.

Consecuencias de la diástasis de los rectos abdominales

Más allá de ser un problema estético, la separación de los músculos rectos abdominales provoca que el contenido de la cavidad abdominal salga hacia adelante, como un abultamiento, lo cual da la falsa impresión de un embarazo.

La función principal de la musculatura del abdomen es contener las vísceras y mantener la correcta postura del cuerpo.

Cuando no se ejerce la debida fuerza en el abdomen se ven afectadas la zona lumbar, la espalda, la zona pélvica y esto provoca dolores y lesiones. Esta separación puede llegar acarrear problemas digestivos, prolapsos, perdida de orina y la aparición de hernias estomacales.

Tratamiento para la diástasis de los rectos abdominales

Lo primero que debes hacer si crees que puedes tener diástasis abdominal es acudir al médico para una evaluación. Una vez tengas su diagnóstico, deberás comenzar a seguir las indicaciones que te de el médico y corregir los hábitos no tan saludables de tu estilo de vida.

Cuando este padecimiento se da por la excesiva distención de la línea alba, puede volver a su posición con ejercicios guiados por un especialista.

Requiere cirugía cuando se ha roto las fibras de la línea alba y se deben cerrar con intervención de un especialista. De lo contrario, puedes sufrir de una hernia abdominal.

La fisioterapia es el tratamiento que se encarga de la rehabilitación cuando las fibras no están rotas. Algunos de los ejercicios que se pueden realizar son los abdominales hipopresivos donde se genera presión abdominal.

Por otra parte, los abdominales isométricos, la plancha, respiración y el método tupler que son contracciones rítmicas y transversales.

La diástasis de los rectos abdominales.

Recomendaciones

Si ya ha pasado un lapso de 3 a 6 meses y los músculos no se han vuelto a unir en forma natural, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Acude al médico para que te confirme el diagnóstico y te indique el tratamiento.
  • Realiza terapias con un fisioterapeuta quien puede aplicar técnicas como la electroterapia.
  • No trates de recuperar tu figura realizando abdominales, en muchos casos solo empeorarás la condición.
  • Mientras te encuentres en este proceso de recuperación, no levantes mucho peso, evita esfuerzos.
  • Refuerza el tratamiento con una dieta rica en proteínas y la correcta hidratación.

Nunca es tarde para recuperar tu abdomen. Recuerda que lo imposible solo está en nuestra mente y, en nuestras manos está la solución de muchas cosas.

Te puede gustar