Destete nocturno respetuoso con el bebé y con la madre

16 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Si decidimos proceder al destete nocturno, tenemos que tener en cuenta que hay que hacerlo poco a poco y de manera progresiva.
 

El destete nocturno es recomendable esperar a hacerlo a partir de los 12 meses. Una vez que nos decidimos a retirar la lactancia por la noche, puede que surjan sentimientos contradictorios: las mamás no quieren que su bebé deje de recibir la toma de noche que tanto pide, pero, por otro, quieren empezar a descansar y evitar despertarse por la noche.

Los motivos que pueden llevar a una madre a empezar el destete nocturno pueden ser muy variados. Lo recomendable siempre es ir poco a poco. ¿Quieres saber cómo realizar el destete nocturno para que sea satisfactorio y respetuoso con ambos? Tienes más información a continuación.

Razones del destete nocturno

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), es recomendable dar el pecho exclusivo hasta los 6 meses, y hasta los 2 años como complemento en la alimentación. Esto no quiere decir que no haya mujeres que lo hagan antes o después de esa fecha por diversas razones y circunstancias. Lo que sí es recomendable es que este proceso se haga poco a poco y de forma gradual.

 

Algunos bebés dejan de demandar el pecho una vez introducimos la alimentación complementaria, mientras que otros necesitan el pecho de su madre para sentir su cariño, su seguridad, su apego, su afecto y, así, relajarse y dormirse.

Es normal que las mamás acaben agotadas tras los despertares nocturnos porque, aunque disfrutan del momento de alimentar a su bebé, no descansan. Por eso, muchas mamás se pueden plantear el destete nocturno. ¿Cómo se puede hacer de manera gradual respetando al bebé?

Madre con su bebé llevando a cabo un destete nocturno respetuoso.

Pautas para el destete nocturno

No dejar nuestros sentimientos a un lado

Seguro que durante el proceso del destete nos sentiremos culpables y aliviadas a partes iguales. Estos sentimientos son normales y debemos ser respetuosas con nosotras mismas. Es totalmente lógico que queramos comenzar a descansar por las noches, y esto no tiene que hacernos sentir mal.

 

Debemos tener en cuenta los sentimientos del niño

Puede ocurrir que haya momentos de frustración y de enfado del niño durante el proceso de destete. Puede ser que él no haya sido el que haya rechazado la lactancia de noche. No tenemos que perder la paciencia, ni gritar, ni regañar al bebé porque se ponga llorón. Esta situación es difícil para el niño y, por lo tanto, tenemos que hacerlo respetuosamente.

Comenzar el destete en el momento adecuado, no vale cualquiera

Cuando surgen cambios importantes en nuestra vida, como el nacimiento de un hermano, una mudanza o comenzar la guardería, no es recomendable el inicio del destete, ya que es un proceso delicado y ha de comenzarse en un momento óptimo para el niño.

Más cantidad de cariño y mimos

Compensaremos a nuestro niño con muchos más abrazos y besos, para que cuando pierda la teta por la noche se lo tome de mejor manera.

Ofrecer otro líquido cuando tenga algún despertar nocturno

Podemos tener agua o cualquier otro alimento para ofrecerle si se despierta de noche en busca de la teta.

 

Si el niño acepta, podemos comenzar el descolecho

Puede funcionar y ser de ayuda cambiar al niño a su habitación o a la habitación de su hermano mayor, si lo tiene. Puede hacerle ilusión pasar a la habitación de los mayores y dormir junto a ellos.

Este paso debemos hacerlo si el niño es receptivo, quiere y le hace ilusión el cambio de habitación. No debemos forzar nada; es totalmente contraproducente si no está preparado proceder a este cambio.

Madre abrazando a su bebé y sonriendo de felicidad durante el destete nocturno.

Que el papá colabore en el destete nocturno

El papá puede ayudar mucho en el momento del destete nocturno. Cuando el niño llore, puede ser él quien se encargue de apoyarlo, mimarlo o entretenerlo. Incluso si ambos padres están de acuerdo, pueden poner la cuna en el lado de papá o que la mamá se vaya a dormir a otra habitación.

 

Se retrocede y se para si se necesita

No hay que pensar que una vez que iniciamos el proceso no podemos dar marcha atrás si así lo sentimos. Si necesitamos parar o retroceder, lo hacemos; no existen las fórmulas perfectas. Si hay una noche complicada y el niño lo necesita, sin ningún reparo, podemos darle el pecho, aunque sea ese momento. Incluso si no nos vemos preparadas y con fuerzas, podemos parar el destete.

Sobre el destete nocturno

El destete nocturno es un proceso que ha de hacerse de manera gradual para que sea un proceso satisfactorio y respetuoso con la mamá y con el bebé. Aquí tienes algunos consejos para poder hacerlo poco a poco y que sea más llevadero para todos. Pero, recuerda: no existen las claves mágicas, pues nuestra intuición y nuestro cuerpo serán los que nos guíen durante este proceso.