Desarrollo del lenguaje en los bebés

Cada bebé adquiere el habla en función de su propio proceso de crecimiento y aprendizaje. Pero, en general, existen unas etapas que determinan el desarrollo del lenguaje en los pequeños.
Desarrollo del lenguaje en los bebés
Ana Couñago

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago el 09 Julio, 2020.

Última actualización: 09 Julio, 2020

Según el National Institute on Deafness and Other Communication Disorders (NIDCD), el lenguaje es un conjunto de normas compartidas que permiten expresar las ideas de un modo lógico. Esto sirve para poder comunicarnos, pero el desarrollo del lenguaje en los bebés implica un proceso largo y complejo que empieza en la infancia.

De hecho, desde el nacimiento, los bebés comienzan a balbucear. Y, la mayoría de los niños, antes de cumplir el primer año dicen sus primeras palabras.

“El lenguaje tiene la finalidad de dar forma final al pensamiento; de prepararlo para la actividad intelectual, a la vez que indica la naturaleza social de la actividad intelectual del hombre, hecho que le distingue radicalmente del animal”.

– Luria –

Desarrollo del lenguaje en los bebés

Del nacimiento a los 6 meses

Los bebés, antes de desarrollar el lenguaje, aprenden a distinguir y a prestar a atención a los sonidos. Así, en los primeros meses de vida, se puede observar que, poco a poco, los niños empiezan a:

  • Seguir los sonidos con la mirada.
  • Responder a los cambios del tono de voz.
  • Escuchar con atención la música.
    Bebé sonriendo envuelto en una toalla tras un baño sujeta un sonajero.

De modo que, a los 6 meses de edad, la mayoría de los bebés reconocen los sonidos básicos de la lengua materna. Además, a lo largo de esta primera etapa, aparecen los balbuceos, los gorgoteos, las risas y la reproducción de sonidos de manera similar al habla.

Desde los 6 meses hasta el primer año

Un vez los niños saben identificar y producir sonidos de manera consciente, es cuando comienza a darse una comunicación más elaborada, de manera que pueden apreciarse las siguientes acciones en los bebés de entre 6 meses y un año de edad:

  • Escuchan cuando se les habla.
  • Entienden las palabras más frecuentes y comunes de la lengua materna.
  • Responden a las órdenes verbales.
  • Balbucean grupos de sonidos largos y cortos.
  • Balbucean para llamar la atención y mantenerla.
  • Se comunican a través de gestos.
  • Imitan diversos sonidos del habla.
  • Usan el lenguaje para pedir cosas y expresar sentimientos, protestas, aceptaciones, etc.
  • Dicen sus primeras palabras.

De 1 a los 2 años

A partir del primer año de vida, mejoran los procesos fonológicos. Por lo tanto, los bebés empiezan a emitir unos sonidos más precisos y a decir cada vez más palabras.

Además, de forma gradual, adquieren la capacidad de variar el habla en función del contexto y aprenden a mantener conversaciones. Así, desarrollan las siguientes habilidades de comunicación:

  • Entienden preguntas simples.
  • Disfrutan de cuentos y canciones.
  • Amplían su repertorio de palabras constantemente.
  • Hacen preguntas y frases sencillas.
  • Usan el lenguaje para obtener y transmitir información. 

De los 2 a los 3 años

A partir de los 2 y hasta los 3 años, los niños perfeccionan su lenguaje, de manera que formulan las primeras oraciones complejas, negativas,  interrogativas, coordinadas y subordinadas. En esta etapa del desarrollo se pueden observar estas acciones relacionadas con la comunicación:

  • Usan las palabras para casi todo.
  • Elaboran relatos.
  • Utilizan correctamente los tiempos, personas y modos verbales.
  • El habla es entendible por los miembros de la familia y amigos.
  • Nombran los objetos.
  • Distinguen los nombres propios y los comunes.
    Niña bebé hablando con un teléfono antiguo para el desarrollo del lenguaje.

La importancia de la familia en el desarrollo del lenguaje

Los padres son los primeros educadores de los niños. Por tanto, la familia tiene una gran importancia en el desarrollo del lenguaje de los bebés. Así, las habilidades comunicativas se adquieren mejor si el entorno próximo está lleno de imágenes, sonidos y conversaciones.

En este sentido, es conveniente que los progenitores estimulen el lenguaje de sus hijos, facilitando el proceso de aprendizaje y del desarrollo cognitivo. Para ello deben:

  • Utilizar un lenguaje abstracto y preciso.
  • Iniciar conversaciones sobre temas no vinculados a cuestiones domésticas.
  • Dar la posibilidad de de participar y usar el lenguaje para funciones diferentes de las relacionadas con la expresión de necesidades básicas.

De esta manera, al entrar en el parvulario, los pequeños saben cómo utilizar el lenguaje en la mayoría de las situaciones que requieren su relación con el entorno. Lo cual es fundamental para lograr un aprendizaje escolar satisfactorio.

Te podría interesar...
El lenguaje del núcleo familiar
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
El lenguaje del núcleo familiar

El lenguaje del núcleo familiar es aquel que utilizamos para comunicarnos con nuestros hijos y familiares que forman parte de nuestro hogar.



  • National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. Etapas del desarrollo del habla y el lenguaje. Estados Unidos: Departamento de salud y servicios humanos de los EEUU.
  • Salvador, M. B. (1996). La importancia del lenguaje oral en educación infantil. Aula de innovación educativa46.

Graduada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en el año 2016. Máster en Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Deusto (2017) y Máster en Formación del Profesorado, con especialidad en Orientación Educativa (2020). 

Ha realizado un Curso en Atención Temprana (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2018) y un Curso de Aula Multisensorial en Educación Especial (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2019).

Ha publicado un artículo para la revista del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia. Es autora de un Curso e-learning sobre Atención al alumnado con altas capacidades y autora y tutora de un Curso e-learning sobre Trastorno del Espectro Autista para Educación. Ha colaborado con diversas asociaciones, centros e institutos realizando una labor psicopedagógica. Desde 2017 ejerce como psicóloga especializada en el área de la educación en diferentes centros y gabinetes de psicología.