Depresión postparto, ¿cómo afrontarla?

Cuando estamos en la “dulce espera”  la gran mayoría de nosotras nos sentimos ilusionadas y  muy entusiasmadas. Pero, ¡oh sorpresa! Cuando tenemos a nuestro deseado pequeñito en brazos, las hormonas nos hacen una mala jugada y de repente nos comenzamos a sentir tristes. Entonces podríamos estar en presencia de una depresión postparto, la cual te ayudaremos a reconocer y afrontar en este post.

La mezcla de uno o varios sentimientos de infelicidad, decaimiento, culpabilidad, abatimiento entre otras, es lo que se conoce con el nombre de depresión. Existen diferentes niveles y tipos de depresión pero en este post estaremos analizando específicamente la depresión postparto y qué podemos hacer para afrontarla.

Según American Journal of Geriatric Psychiatry: “La depresión se da en la mujer con una frecuencia que es casi el doble de la del varón. Quizás factores hormonales podrían contribuir a la tasa más alta de depresión en la mujer.Las hormonas sexuales femeninas: estrógenos y progesterona, (debido a una existencia de menores niveles de estrógenos), parecen desempeñar por tanto un cierto papel en la etiopatogenia de la depresión”

 ¿Cómo podemos determinar si es depresión postparto?

puerperio-intromissioni
El momento, los síntomas e intensidad de la depresión postparto generalmente varían en cada mujer. Por ejemplo, en algunas mujeres se puede presentar tan pronto como el bebé nace y en otras hasta un año más tarde.

Sabemos que estamos pasando por una depresión postparto si notamos algunos de los síntomas que se mencionan a continuación:

Tenemos pocas o ningunas ganas de hacer cosas por nosotras mismas y peor aún, por nuestro propio bebé.
Estamos muy irritables, cualquier evento cotidiano que no esté de acuerdo con nuestros parámetros nos hace sentir muy molestas.
• Frecuentes estados de tristeza que nos hacen romper en llanto.
Dificultad para conciliar el sueño.
• En casos severos podríamos hasta tener pensamientos negativos sobre nuestro propio bebé y sobre nuestra propia integridad personal.

¿Cómo afrontar la depresión postparto?

Woman holding her newborn baby at hospital

Mucho se ha hablado sobre la depresión postparto, pero hoy en día a ciencia cierta no se tienen exactamente los elementos para saber las razones por las cuales en algunos casos son leves y en otros severamente graves.

Lo que sí se sabe bien es que los cambios hormonales que se sufren en el embarazo y cuando finaliza definitivamente tienen un impacto en el estado anímico de la mujer que recién ha dado a luz.

Cuando llegamos a casa con nuestro recién nacido es normal que nos sintamos un tanto nerviosas, con un poco de ansiedad, irritación y puede ser que nos pongamos sentimentales y lloremos con frecuencia.

Este estado se denomina “depresión puerperal”; se considera normal, tiene una duración estimada de dos semanas y generalmente desaparece sin necesidad de realizar ningún tipo de tratamiento.

Pasado ese par de semanas y si la depresión puerperal no desaparece, se considera que estamos padeciendo una depresión postparto. Si estamos conscientes de lo que nos está sucediendo podemos tomar control de la situación e implantar un conjunto de acciones para que los síntomas sean más llevaderos:

  • Buscar colaboración para algunas tareas que requiera el bebé entre familiares, amigos o si está dentro de nuestras posibilidades sería ideal contratar a una enfermera o niñera para que nos ayude mientras superamos esta delicada etapa.
  • Comunicarnos con nuestro entorno familiar y especialmente con nuestra pareja con el objeto de dejarles saber cómo nos sentimos. Jamás debemos ocultar este tipo de información por el bien de todos.
  • Evita realizar cambios importantes durante esta etapa como por ejemplo: mudanzas, viajes, iniciar algún tipo de estudio, etc. Esto sumaria mayor estrés y en consecuencia empeoraría nuestro estado de ánimo.
  • Descansar es fundamental, tratando de dormir cuando el bebé duerma. De esta manera estaremos reponiendo las energías necesarias, lo cual aumentará sin lugar a dudas nuestro nivel de tolerancia y nos hará sentir mucho mejor.

Son innumerables las cosas que podemos hacer para afrontar esta situación de la mejor manera. Documentarnos es una de ellas dado que existe infinidad de información sobre tratamientos naturales y ejercicios físicos que ayudan a superar el proceso o hacerlo más afable.

Es muy importante que reflexionemos y entendamos que lo que está sucediendo no es nuestra culpa. Y el mejor consejo de todos es que nos detengamos a meditar sobre el maravilloso acontecimiento que significa “ser mamá”. A esto ayudará el abrazar y besar frecuentemente a nuestro bebé ya que podría resultar el mejor de los tratamientos que existan para afrontar esta situación.