Beneficios de realizar deporte en verano junto a niños con discapacidad

Mervis Romero · 12 agosto, 2018
Realizar deporte en verano junto con los niños acercará a la familia y les ayudará a sentirse mejor a nivel emocional. Es importante no privarlos de la actividad para que puedan tener un verdadero esparcimiento. 

El deporte en verano resulta muy beneficioso para todos, independientemente de la edad. Por ello, es recomendable procurar aprovechar las diversas actividades y juegos tanto para divertirse como para desarrollarse diversas destrezas: cognitivas, motoras e, incluso, sociales. Hay opciones para todos los gustos.

Al llegar las vacaciones de mes de junio es necesario encontrar un pasatiempo que sea divertido y eduque a los pequeños del hogar de una forma sana y segura. No obstante, cuando el niño tiene alguna discapacidad, se suelen tener muchas más dudas al respecto.

Si bien es cierto que hay que ser cuidadosos con la elección de la actividad y con su desenvolvimiento respectivo, esto no implica que se deba privar al niño de la diversión. Todo se trata de buscar la forma de adaptarse apropiadamente a sus necesidades. Además, se debe tomar en cuenta los gustos y preferencias de los niños.

Deportes en verano para niños con discapacidad mental

Los deportes en verano se pueden practicar en familia o en planes vacacionales especializados. En caso de que se practiquen en familia, es necesario tener en cuenta los factores ambientales que puedan influir en la jornada, como el calor, por ejemplo. Hay que asegurarse de que los pequeños se mantengan bien hidratados antes, durante y después del ejercicio.

Los beneficios del deporte en verano para niños con discapacidad.

A continuación te comentamos cuáles son las actividades que suelen disfrutar los niños con algún tipo de discapacidad mental y en qué medida estas pueden beneficiarlos.

1. Cross

El cross adaptado a los niños discapacitados es igual de divertido y les permite experimentar cierta adrenalina. Por ello, se divierten mucho y se motivan a intentar llegar de primeros a la meta.

2. Bicicleta o triciclo

Dependiendo del tipo de discapacidad que tenga el niño esta puede ser una buena opción. Con paciencia y dedicación por parte del guía, el pequeño aprenderá a pedalear correctamente y a utilizar los frenos. Existen bicicletas adaptadas y ruedas de apoyo que pueden ser beneficiosas. Así disfrutarán en familia de salidas en bici al aire libre.

3. Natación

La natación es ideal como deporte en verano para niños con discapacidad motora, porque el medio acuático facilita mucho el desenvolvimiento de los miembros. Este deporte sirve también para fortalecer la musculatura, mejorar la respiración y los huesos.

4. Equitación

Los deportes de verano que incluyan contacto con animales pueden ser sumamente gratificantes para ellos. Por supuesto, estos deben llevarse a cabo en centros especializados que garanticen animales dóciles y un personal atento que ayude al correcto desarrollo de la actividad.

5. Senderismo

Esta actividad es muy relajante, pues permite recorrer cualquier sendero, como caminos arbolados o montañas, lo pueden realizar tanto en familia o con otras personas dedicadas a esto.

¿Cuáles son los beneficios de realizar deporte en verano?

El deporte en verano para los niños con discapacidad es la mejor opción para pasar el tiempo en las vacaciones. Los beneficios que tus pequeños recibirán son los siguientes:

  • Hacer ejercicios ayuda a liberar toxinas.
  • De igual modo, el deporte disminuye o elimina la ansiedad, las tensiones y preocupaciones. Es por esto que mejora la calidad del sueño.
  • No solo sirven para mejorar la salud física, sino que también contribuyen a la educación de los niños. Les enseñan valores como la responsabilidad, la disciplina.
  • Además de eso, les permite interactuar e integrarse con las personas a su alrededor.
  • Hacerlo con frecuencia les ayuda a desarrollar las destrezas motrices. Tus hijos aprenderán a trabajar coordinadamente y tendrán más confianza en sí mismos.
Los beneficios del deporte en verano para niños discapacitados.

Establecer metas pequeñas a corto plazo

Al jugar, lo más importante debe ser divertirse y compartir con los demás. Aun así, establecer metas al realizar deporte en verano y lograrlas, viene a ser aún más importante puesto que brinda una gran satisfacción personal. Estos objetivos pueden ser simples y de fácil alcance para que no se sientan abrumados.

Las metas del verano pueden ser las siguientes:

  1. Hacer al menos un nuevo amigo, sea que este tenga una discapacidad o no. Conocerlo bien e invitarlo a pasar tiempo juntos.
  2. Aprender a seguir las normas de los juegos.
  3. Esforzarse por aprender, aunque sea una cosa por sesión y luego escribirla.
  4. Identificar el espacio natural que rodea el lugar donde se practica el deporte. 
  5. Anotar en un papel lo que más disfrutó por cada una de las sesiones y al final del verano, repasarlas.

Los niños con discapacidades no están exentos del disfrute del verano puesto que, más allá de su condición, hay muchas posibilidades (positivas) para ellos. Lo mejor de todo es que lo disfrutarán, aprenderán nuevos valores y alcanzarán objetivos.