¿Deberías creer a tu hijo si te dice que su profesor lo acosa?

Es común y totalmente comprensible que aconsejemos a nuestros niños que denuncien el acoso con algún adulto; en la escuela son los maestros los principales responsables de evitar y corregir esta situación. Pero, ¿qué pasa cuando su profesor lo acosa? ¿A quién acudir? ¿Cómo ayudarlo?


Sabemos que al hablar de bullying nos referimos principalmente al acoso que se produce en la escuela, por niños y contra niños. No obstante, esta situación podría producirse en cualquier contexto, incluso entre adultos; también es posible que los alumnos le hagan bullying al profesor, pero no es fácil creer que sea de profesor a alumno.

En tal caso, ¿deberías creer a tu hijo si te dice que su profesor lo acosa? Para comenzar, difícilmente esta situación será denunciada por el pequeño; en primer lugar porque existe cierta autoridad y dependencia de esa persona para continuar a cabalidad con las actividades escolares. De manera que, acusar al profesor que acosa, implica que los niños pongan en riesgo su evaluación.

Sucede con más frecuencia de lo que creemos y el problema es realmente grave. Existen numerosos casos donde los alumnos sufren humillaciones y cierto tipo de agresiones por parte de los docentes; por eso no se debe descartar del todo, la posibilidad de que los niños estén diciendo la verdad en estos casos.

Abuso de poder

Aunque este problema es cada día de mayor magnitud, es un tanto complicado que las cifras sean reveladas oportunamente. En este particular, hablamos de un asunto de rutina diaria, donde los niños son dirigidos por esta autoridad y se ven doblegados por el poder que esta ejerce sobre ellos; si los maestros son respetuosos con sus estudiantes, no hay abuso, pero sí hay poder.

De manera que, todo va a depender de la personalidad del maestro, quien es autónomo en su clase y está autorizado para coordinar la disciplina del aula. En casa, los padres aconsejamos a los niños que sean obedientes con sus maestros y nos mostramos amenazantes ante la posibilidad de que no se comporte correctamente en la escuela.

b078d2ba9aa66d7906f807df171d310c

En tal sentido, se encuentran prácticamente indefensos ante una persona que abusa de su poder y es propenso de caer en el acoso. Lastimosamente esto puede pasar en cualquier contexto, por eso los niños están expuestos todo el tiempo y en general terminan siendo los blancos más obvios, porque son temerosos e inocentes.

Una de las principales características del profesor que acosa al alumno, es que elige a un blanco particular y lo ridiculiza con palabras, gestos o acciones que pueden afectar emocionalmente al niño. En términos generales, si un niño es tratado de manera diferente y existe la desigualdad entre los otros compañeros; es posible que el pequeño comience a experimentar incomodidad.

¿Cómo ayudar a tu hijo si su profesor lo acosa?

Para determinar que de hecho se está produciendo el acoso, es conveniente considerar si es una situación permanente y que se ha prolongado. Es normal que un niño se sienta avergonzado por situaciones aisladas, como el hecho de pasar al pizarrón y fallar ante todos o que se ejecute sobre él algún castigo humillante; pero lo que no es nada normal es que el profesor no le ofrezca ayuda y por el contrario sea participe de la burla.

Tampoco es normal que la humillación se produzca con insistencia, lo cual se convierta en una tortura y para el pequeño represente un clavario asistir a esa clase. En todo caso, lo principal es lograr una comunicación adecuada con el pequeño, explicarle que el acosador tiene ciertas características y que no puede ser confundido de manera trivial.

a2cefce059de2e37f2d54e8cfb96e42a

El bullie se nutre de la intimidación, la dominación y el abuso de poder, una relación que persiste sobre la victima principal. Si después de una conversación acertada, el pequeño puede identificar a su profesor como el agresor, es aconsejable que comencemos a creerle y por ende a buscar la manera de esclarecer la situación.

El problema no es sencillo y podría tener consecuencias graves, por eso es aconsejable confiar un poco más en nuestro pequeño y buscar la manera de ayudarlo. Entre las principales recomendaciones para ayudar al niño a enfrentar el acoso tenemos.

  • Una buena comunicación permite que la relación entre el niño la familia sea adecuada para compartir dudas y confiar secretos
  • Fomentar la confianza en sí mismo, para evitar que sea temeroso de su capacidad de actuar
  • Explicarle al niño cuáles son los rasgos que le indiquen el abuso, es decir, solo ciertas circunstancias pueden ser consideradas como acoso
  • Es muy valioso que el pequeño sepa distinguir lo que es bueno de lo que es malo; de manera que esté claro si es normal o no el trato que le da su profesor
  • Un niño con una autoestima alta es más resistente a los intentos de acoso y las burlas
  • Aconseja al pequeño para que deje en manos de los adultos la resolución del problema
  • Si el acoso ha generado consecuencias graves, es preferible cambiar de escuela al niño
Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar