¿Cómo cuidar al niño con sarampión? - Eres Mamá

¿Cómo cuidar al niño con sarampión?

El sarampión es una enfermedad que afecta a personas no vacunadas. Se trata de una infección altamente contagiosa, que puede ocurrir en niños y también en adultos. Sin embargo, es considerada principalmente una enfermedad infantil. Se tiene entendido que cuando el sarampión afecta a los lactantes es potencialmente grave; por ello te contamos cómo tratarlo.

El Calendario Oficial de Vacunación Infantil, plantea que esta enfermedad puede aparecer especialmente cuando el paciente no ha sido vacunado. Salvo casos excepcionales, la mejor manera de luchar contra el sarampión es previniéndolo.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sarampión debía haber desaparecido en 2015. Sin embargo, desde ese entonces se han registrado muchos más casos de los previstos. Particularmente, este ente considera que esto ha sucedido porque los padres han fallado al Calendario Oficial de Vacunación Infantil.

Síntomas del sarampión

Esta enfermedad puede traer graves complicaciones si no se trata debidamente.  Cuando aparece en bebés y niños se caracteriza por presentar los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta persistente
  • Conjuntivitis, o irritación ocular
  • Congestión nasal y secreción acuosa
  • Tos seca
  • Manchas blancuzcas dentro de la boca
  • Erupción cutánea de color rojo (generalmente sin dolor o picor)
  • Falta de apetito
  • Malestar general

Las principales zonas afectadas por la erupción, son la cara, el cuello y detrás de las orejas, pero pueden extenderse a todo el cuerpo. Por lo general, las manchas desaparecen en un período de 2 a 4 días. En bebés lactantes, este tipo de síntomas son más leves, pues están protegidos por los anticuerpos de la leche materna.

Cuidados del niño con sarampión

Lamentablemente el sarampión no puede ser tratado con antibióticos puesto que es una enfermedad de tipo viral. Sin embargo, es preciso atender los síntomas que produce, a fin de mejorar la situación del pequeño. En casos de propensión a complicaciones bacterianas, es probable que el pediatra indique antibióticos. Aunque existen otros tratamientos que son los siguientes:

  • Se recomienda el uso de paracetamol para calmar la mayoría de los síntomas
  • Podemos solicitar al pediatra que nos indique antihistamínicos en caso de picor
  • También es conveniente usar soluciones oculares para aliviar la irritación en los ojos
  • También ayuda a reducir molestias, el uso de nebulizadores para descongestionar la nariz
  • Además, es importante mantener al paciente hidratado con suficiente agua y líquidos. También es conveniente que no deje de comer mientras tenga apetito. En el caso de los lactantes, no se debe suspender la lactancia; sin embargo, es preciso estar atentos a que pueda respirar bien mientras succiona el pecho.
  • Como es una enfermedad contagiosa, es muy recomendable mantener al niño con sarampión alejado de otros niños y en general, de la mayoría de las personas no vacunadas.

El tratamiento que no falla en el caso de sarampión es la vacuna preventiva. No obstante, esta se coloca a partir de los 12 meses, por lo cual existe una brecha para que pueda haber contacto con el virus. En lo adelante, es recomendable llevar al niño al pediatra ante cualquier sospecha, pues es el único capacitado para diagnosticar la enfermedad.

Contagio y complicaciones

El virus del sarampión es conocido con el nombre de mixovirus, para el cual se ha diseñado una vacuna. Tiene un período de incubación de entre 10 y 14 días, desde que se produce el contacto con el virus. Por su parte el contagio puede variar entre 4 días antes de aparecer los síntomas, o 5 días después de haber cesado la mayoría de estos.

La principal vía de trasmisión es por medio del contacto con fluidos bucales o nasales de una persona infectada. En el caso de los niños prolifera rápidamente si no están vacunados, porque ellos suelen estar en contacto más cercano con otros niños.

El sarampión es una enfermedad por la cual solo hay que esperar a que remita por su cuenta. Esto suele ocurrir en un período estimado de 5 días. Sin embargo, a veces puede causar complicaciones como las siguientes:

  • Otitis
  • Laringitis
  • Diarrea severa
  • Encefalitis aguda
  • Neumonía
  • Ceguera
  • Bronquiolitis
  • Bronquitis
  • Muerte

Vigila los síntomas “extraños” que puedan aparecer en tu bebé para así poder actuar rápidamente para solucionarlo.