¿Cuánto cambia el bebé en un mes?

Amanda · 13 junio, 2017

Es increíble cuanto puede cambiar el bebé en un mes de nacido. No es sino a partir de ese momento cuando los padres comenzarán a notar diferentes cambios en el niño. Comenzarán a desarrollar habilidades, distinguir voces, e incluso sonreír. En ese período se desarrollan sus sentidos, su cerebro y su cuerpo.

Cada bebé es diferente según va creciendo y obteniendo habilidades, no hay que alarmarse. Si notamos que nuestro bebé se demora más en aprender algunas cosas, o no se mueve tanto como otros, es normal. Es muy importante que se tenga mucha paciencia sin presionarlo, ya que debe aprender a su manera y a su ritmo.

Nuestro pequeño irá poco a poco desarrollando sus capacidades. Por lo tanto es recomendable la estimulación para potenciar aquellas habilidades que se les ha hecho difícil obtener.

La mayoría de los padres observan las respuestas de los niños, muchas veces son movimientos y reflejos a estímulos en su alrededor. Ya cuando el sistema nervioso central madura, dichos reflejos abren un camino a respuestas más complejas. Esto sucede con intensidad en el transcurso de los primeros meses de vida.

¿Qué puede hacer en el bebé en el primer mes?

Entre las principales habilidades que desarrolla el pequeño en su primer mes se encuentran las siguientes:

  • Reconocer la voz de sus padres. Es muy recomendable que los padres le hablen a su bebé de manera exagerada para que él pueda reaccionar a todo esto.
  • Identificar el aroma de la piel de la mamá o el papá junto a él. Ya en esta etapa puede saber quien está junto a él. Es muy común que el bebé pueda reconocer muy rápido a su madre, ya que es la que siempre está junto a él.
  • Mover su boca. Esto lo hace especialmente cuando capta la presencia de los padres cerca de él.

  • Levantar la cabeza ligeramente. Al estar recostado boca abajo puede hacer esta acción. Poco a poco podrá mantener su cabeza erguida si puede practicar de esta forma.
  • Observar algo enfrente de él y sonreír. Se le puede estimular con objetos como por ejemplo los móviles, imágenes que pueda observar. El bebé nace con una visión fija en una distancia focal de 20 a 25 centímetros, aprovechar de realizar esta acción de acuerdo con la estimulación, es muy bueno.
  • Levantar la cabeza aproximadamente unos 45 grados si está boca abajo. Los padres pueden estimularlo o animarlo con un juguete cerca de su cabeza que le pueda llamar la atención.
  • Sonreír espontáneamente En este momento se verá al bebé riéndose en cada oportunidad, es inevitable que los padres lo hagan sonreír.
  • Mantener la cabeza firme si está en posición vertical. Para estimular su equilibrio la madre o padre lo puede sostener sobre las rodillas. De esta manera se le estimula para que sus piernas puedan soportar el peso del cuerpo por un instante.
  • Juntar sus manos. Es bueno que los padres comiencen a ayudarlos en los movimientos de sus manos. Tomar las manos del bebé y enseñarles como moverlas puede servir de mucho aunque no lo parezca.

El desarrollo motor del bebé durante el primer mes

En esta etapa, el bebé puede hacer diferentes cosas, muchas de las cuales quizá desconozcamos. Por ejemplo, el reconocimiento de la voz de sus progenitores o algunos aromas, es algo difícil de notar.

Los brazos los puede doblar, con las manos cerradas o abiertas. Sin embargo, todavía no tiene tonicidad muscular, esto quiere decir que no es capaz de controlar los movimientos de su cabeza. A pesar de todo, lo que sí puede hacer es moverla cuando quiere.

Puede adaptarse a la postura de la persona que lo sostiene. Es muy común que muestre gestos que realiza involuntariamente, aunque muy sensible a los cambios de posición. Tiene sensibilidad ante las luces brillantes, por lo que se observará cuando hay una luz frente a él que cierra sus ojitos y los aprieta.

Son perceptibles reflejos como el de presión, cuando sujeta el dedo de alguien o el de succión cuando se acerca algo a la boca. Otro reflejo reconocible durante el primer mes, es aquel conocido como Babinski, es cuando extienda los dedos y brazos hacia los lados y los recoge hacia el pecho.