Cómo afecta el embarazo a la visión de la madre

Al igual que ocurre con otros cambios en el cuerpo, el embarazo puede afectar los ojos y la calidad de la visión de la madre. Los responsables de la mayoría de estos cambios son las hormonas que se segregan durante el embarazo.

Aunque la mayoría de los cambios suelen ser temporales no hay que confiarse, ya que algunos pueden ser señal de problemas más serios. Las madres que experimenten cambios en la visión durante el embarazo o noten algún problema relacionado con los ojos deberían consultarlo con el especialista para descartar problemas.

A continuación vamos a ver los principales cambios que pueden ocurrir durante el embarazo que afectan a la visión y a los ojos de la madre.

Visión borrosa

La hinchazón que a veces se produce durante el embarazo también puede afectar a los ojos, lo que puede causar pequeños cambios que pueden estar relacionados no solo a las lentes de contacto, sino también al ajuste de las lentes de las gafas.

Con la hinchazón se produce una reducción en la cantidad de sangre que llega al cerebro lo que provoca que la visión se vuelva borrosa y también que haya mareo. Este es un cambio temporal que no suele requerir el cambio de gafas, aunque todo depende de cómo afecte esta visión borrosa a la madre.

Sin embargo, la visión borrosa durante el embarazo puede tener otro origen. Por ejemplo, la preeclampsia también pueden causar inflamación de la retina y, por tanto, la aparición de problemas de visión. La diabetes gestacional también puede ser una de las causas debido a que la glucosa puede afectar al cristalino y a la córnea.

mujer embarazada experimentando visión borrosa

Problemas con las lentes de contacto

Muchas mujeres embarazadas que usan lentes de contacto habitualmente tienen problemas con ellas durante la gestación, aunque las hayan usado durante años. Este se debe a que durante el embarazo se producen cambios sutiles que afectan a la forma de la córnea.

Esto hace que al introducir la lente no se tolere bien o la mujer se sienta incómoda, ya que la lente no encaja como antes debido a los cambios en la curvatura corneal. Además, la córnea puede hincharse causando edema. El edema corneal puede causar que la córnea se irrite con más facilidad.

Estos cambios no afectan a todas las mujeres por igual. En cualquier caso, los especialistas recomiendan esperar para probar con unas lentes de contacto nuevas a que se estabilicen los ojos. 

Ojos secos

Los ojos pueden sentirse secos debido a los cambios hormonales durante el embarazo. La calidad o cantidad de las lágrimas pueden cambiar sustancialmente durante el embarazo. La sensación de tener arena en los ojos, de quemazón o picor o incluso sentirlos excesivamente acuosos son algunos de los signos de ojos secos.

En general, los ojos secos tienen fácil remedio con el uso de lágrimas artificiales que, aplicadas varias veces al día, ayudar a aliviar el malestar debido a la sequedad de los ojos. En cualquier caso, si el problema es realmente alarmante es mejor consultar con el especialista.

embarazada con ojos secos aplicándose lágrimas artificiales

Visión con manchas

Tener una visión con manchas durante el embarazo es un tema muy serio, ya que podría tratarse de escotomas (puntos en los que no se ve). A diferencia de las manchas flotante, que se mueven a través del campo visual y  que pueden ser normales en cualquier persona, no solo en las embarazadas, los escotomas son estables y, por lo general, implican una mayor parte del campo de visión.

Los escotomas puede indicar preeclampsia o eclampsia, complicaciones durante algunos embarazos que pueden provocar un aumento de la presión arterial a un nivel peligroso. Aunque esto puede dar lugar a síntomas visuales inusuales, en la mayoría de los casos el daño ocular es limitado y la visión vuelve a la normalidad cuando se normaliza la tensión arterial.

Retinopatía diabética

Si la mujer embarazada sufre diabetes es más susceptible al desarrollo o empeoramiento de la retinopatía diabética durante el embarazo. Las mujeres embarazadas diabéticas pueden sufrir sangrado o fuga de fluido en la retina, los que puede causar visión borrosa y, en algunos casos,  pérdida significativa de la visión e incluso ceguera.

Las mujeres que tienen cualquier tipo de diabetes deben controlar esto durante el embarazo acudiendo a un especialista, especialmente si los niveles de azúcar en la sangre no son estables.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar