Crianza distraída: ¿cómo puede afectar a tus hijos?

La crianza distraída es cada vez más frecuente en muchos hogares, pues el móvil ha tomado protagonismo. ¿Cómo afecta esto a los niños? Te lo contamos a continuación.
Crianza distraída: ¿cómo puede afectar a tus hijos?
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 16 abril, 2022

¿Te has parado a pensar el tiempo que le dedicas a tu teléfono móvil, sin prestarle atención a tus hijos? En muchas ocasiones, los padres no son conscientes de esto y creen que es algo inofensivo. Pero este fenómeno se conoce como crianza distraída y tiene un fuerte impacto en el desarrollo de los niños.

Seguro que te suenan algunas de estas frases: “espera, es un momento nada más”, “puedo hacer las dos cosas a la vez”, “te estoy escuchando”. Esto es porque acompañan muy a menudo el reclamo de los hijos mientras se está mirando el móvil.

El problema es que este gesto, que impresiona ser algo menor, puede resultar muy perjudicial para los pequeños. Los niños necesitan de la atención de sus padres, en cuerpo, mente y alma. Por eso, te vamos a contar qué hacer para no afectar la crianza de tus hijos.

¿Qué es la crianza distraída?

¿A qué nos referimos cuando hablamos de crianza distraída? A los padres que, mientras pasan tiempo con sus hijos o cuidan de ellos, no dejan de mirar el móvil. Revisan sus redes sociales, su correo electrónico o simplemente, están más pendientes del teléfono que de su pequeño.

Vamos a poner un ejemplo de situación de crianza distraída. Nuestro hijo nos enseña cómo hace un ejercicio y nos dice “mira, mamá, papá, lo que hago”, pero no recibe respuesta. “¿Mamá, papá, me estáis viendo?”. Los papás, que estábamos completamente desconectados de la situación y centrados en nuestro móvil, le contestamos que lo ha hecho muy bien sin verlo, para quitárnoslo del medio y volver al smartphone.

Aunque parezca algo cruel, es una situación que se vive muy a menudo en cientos de hogares. Por eso, es importante que atendamos a nuestros hijos y que dejemos las pantallas a un lado cuando estamos con ellos.

padre trabaja ordenador laptop sofa nino triste enojado se siente ignorado
Los padres ausentes pueden estar presentes físicamente, pero están disponibles mental ni emocionalmente para sus hijos.

¿Cómo afecta a los niños la crianza distraída?

Estas acciones, que parecen inofensivas, pueden esconder un gran riesgo en el desarrollo emocional de los pequeños. Por eso, no te olvides que si practicas la crianza distraída, tu niño puede salir perjudicado. Te contamos de qué manera.

Daña su autoestima y su sentimiento de valía

Si estamos con una persona (amigo, familiar, pareja) que en vez de hablarnos y mirarnos se la pasa pendiente del móvil, ¿qué pensaremos? Pues, que no somos valiosos para él o ella.

Los niños reciben exactamente el mismo mensaje cuando sus padres están más pendientes del móvil que de ellos. Esto afecta de manera negativa a su autoestima y a su sentimiento de valía.

Favorece a la pérdida del vínculo entre padres e hijos

La crianza distraída convierte a los padres en progenitores ausentes para sus hijos.

Cuando estamos con el móvil, no jugamos ni interactuamos con nuestros hijos. Si esto se prolonga en el tiempo, puede provocar una pérdida del vínculo, ya que si los chicos asumen que sus padres no les prestan atención, desconectan de ellos también.

Da un mal ejemplo

Todos sabemos que el uso excesivo de la tecnología afecta al cerebro, sobre todo a los que están en pleno desarrollo.

Por lo tanto, no tiene sentido que les digamos que no abusen de las pantallas o que les limitemos el uso, si luego nosotros vamos a estar todo el día pegados al móvil.  No debemos olvidar que los niños aprenden de nuestros ejemplos y que acaban por seguir nuestros pasos.

Incrementa las llamadas de atención

Aunque cada niño es un mundo y todo depende del carácter individual, hay niños que buscan llamar la atención de sus padres al recibir una crianza distraída. ¿Cómo lo hacen? En general, a través de comportamientos inadecuados, como los desafíos o las desobediencias.

En los niños más pequeños suelen ser habituales las rabietas, que son el recurso de excelencia para captar la atención parental.

Promueve la pérdida del interés y de la comunicación en la familia

El constante flujo de información de las redes sociales, que están pensadas para crear adición, provoca que necesitemos estimulación continua para mantener nuestra atención.

De esta manera, cuando nuestros hijos nos hablan de cosas que no son interesantes, tenemos la tendencia a desconectar y a coger el móvil, sin ser muy conscientes de esto.

Además de esto, también se ve afectada la comunicación en la familia, ya que estamos más pendientes de las notificaciones que recibimos que de las conversaciones con nuestros hijos.

Niño viendo la tele junto a su padre, que no le hace ni caso.
Los avances tecnológicos han traído grandes ventajas en cuanto a la adquisición del conocimiento, pero también han desconectado a muchos padres de su rol fundamental de modelo para sus hijos.

Sobre la crianza distraída podemos decir…

Ahora que sabes lo que es la crianza distraída, debes intentar evitarla en el día a día con tus hijos. Los niños necesitan que les prestemos atención y no que les contestemos a sus preguntas con respuestas automáticas. Tenemos que hacerles sentir que lo que nos preguntan, nos cuentan o nos enseñan, es lo más importante para nosotros.

Así, se sentirán importantes, valorados y respetados por nosotros. Por eso, apaga el teléfono cuando estés con tu hijo, establece tiempos y lugares desconectados de las tecnologías y relaciónate con él sin distracciones de por medio. No es tan difícil cuando lo intentas.

Te podría interesar...
6 características de padres ausentes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 características de padres ausentes

Que el padre comience a verse a sí mismo como imprescindible en la vida de sus hijos porque lo es; y evitar las 6 características de los padres aus...