Consejos para escoger el mejor asiento de coche para tu hijo

La elección de un asiento de coche adecuado es la decisión más importante que puedes tomar como padre o madre en relación a la seguridad vial de tus hijos. Los niños deben cumplir con la normativa de seguridad de cada país para que puedan ir protegidos dentro del vehículo y para que en caso de accidente el riesgo sea el menor posible. Además, los niños más pequeños necesitan un tipo de prevención especial para poder viajar seguros dentro del coche.

Los padres deben tener en cuenta la importancia de escoger unos asientos seguros para el coche; así, los hijos irán bien protegidos y los padres podrán estar tranquilos. Para que la elección de un buen asiento de coche sea la adecuada hay que tener en cuenta algunos consejos. Recuerda que no siempre lo más caro es lo mejor ni lo más barato una buena oportunidad.

Cómo escoger el mejor asiento de coche para tus hijos

Sillita para bebés

La sillita para bebés debe usarse desde que el niño nace hasta que pesa unos 13 kg, o bien hasta que su cabeza sobrepasa los dos centímetros y medio por debajo de la parte superior del reposacabezas cuando este se encuentra en la posición más alta.

Las sillitas infantiles deben tener la forma de un “cubo” para proteger al bebé de forma segura. Las masi-coxi o capazos de los carritos de bebé pueden servir también como sillita de bebé para el coche.

Las sillitas de bebés deben tener un arnés de cinco puntos y varias posiciones reclinables. Además, ten en cuenta que solo deben colocarse en el coche mirando hacia atrás. Las sillitas para bebés no deben colocarse nunca en posición frontal, es decir, en el sentido de la marcha, antes de que pesen 13 kg y tengan por lo menos tenga un año. De esta manera los bebés irán seguros en el coche. Una opción para controlar a tu hijo mientras conduces es utilizar un espejo de coche para bebés.

Asiento de coche para niños pequeños

Los asientos de seguridad para niños pequeños deben utilizarse desde que el niño pese 13 kilos hasta que pese al menos 18, o bien hasta el peso especificado en la etiqueta naranja que se sitúa siempre en un lado del asiento. Estos asientos tendrán también un arnés de cinco puntos que debe ser fácilmente ajustable con el reposacabezas y que se enganchan justo debajo de los hombros.

Madre atando el cinturón a su hijo en su sillita para el coche

Hay dos tipos de asientos para niños pequeños. Podemos encontrar un tipo de asientos convertibles que permiten ponerlo hacia delante y hacia atrás según las necesidades. También existen los asientos de coche que se encuentran exclusivamente orientados hacia atrás.

Por razones de seguridad, los niños deben ir en contra de la marcha durante el mayor tiempo posible. Lo ideal sería que se mantuviera en esta posición hasta los cuatro años, aunque hay padres que cuando cambian de la silla de bebé a la de niños prefieren ya la posición frontal.

Asiento de seguridad para niños

El asiento elevador infantil se utiliza entre los 15 y los 36 kg de peso (desde los 4 años hasta los 10 o 12) y se sitúa siempre mirando hacia adelante (en el sentido de la marcha). El respaldo deberá ser alto y contar con lados acolchados que protejan contra los impacto laterales, preservando así la cabeza y el cuello del niño. El refuerzo de espalda deberá tener guías para dirigir el cinturón de tres puntos. Es recomendable que el asiento del coche sea de isofix, ya que así el elevador se podrá sujetar mejor al coche.

Un cinturón de seguridad para coche está diseñado para ser utilizado por una persona mayor de 1,50 m de altura. Su trabajo consiste en distribuir la fuerza de un choque a los puntos más fuertes del cuerpo: el hombro, el pecho y la pelvis. En el caso de un niño, el cinturón de seguridad se asienta sobre sus dos puntos más vulnerables: el cuello/garganta y el área del vientre que contiene todos los órganos vitales. 

El cinturón de seguridad se convierte en un peligro para un niño que no está usando un asiento elevador de refuerzo

Familia feliz viajando cada uno en su asiento de coche

Recuerda algunos consejos básicos:

  • Es mejor que el asiento cuente con un sistema de isofix
  • Prueba a ver cómo se siente tu hijo en su nuevo asiento antes de comprarlo
  • Sigue las instrucciones de instalación propuestas
  • Quita a tu hijo el abrigo y la ropa que no necesite antes de sentarlo en el coche
  • No utilices objetos que no estén diseñados para la seguridad de tu hijo dentro del coche
Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar