¿Por qué no debes sentar a tu hijo en el coche con el abrigo puesto?

 

La seguridad de nuestros pequeños es algo que nos ocupa siempre como madres, es por esto que en invierno procuramos llevarles bien abrigados para evitarles un buen resfriado, pero resulta que este mismo abrigo que usamos para protegerles del frío puede ser una trampa mortal en caso de una colisión.

Cuestión de medidas

Un reciente estudio ha demostrado que el grosor del chaquetón que ponemos a los peques en invierno para protegerlos del frío, crea un espacio inseguro entre el cinturón de seguridad de la silla de carro y el cuerpo de los niños pequeños.

De este modo, al estar los cuerpos insuficientemente fijados a la silla del carro, podrían salir disparados en caso de una colisión a tan solo 60 kms por hora.

Haz una pequeña prueba

Nada como comprobarlo por uno mismo. Sienta a tu pequeño en la silla del carro con el chaquetón y ajusta el cinturón, luego hazle bajar, quítale el abrigo y vuélvele a sentar. Observa que la diferencia de las correas y su torso es significativa. Esos pocos centímetros pueden hacer la diferencia entre un choque con graves consecuencias y otro sin nada que lamentar. Sé precavida y no subestimes los alcances de estas pruebas de seguridad.

Un minuto hace la diferencia

La mayoría de las madres ya salimos de casa con los peques abrigados y así mismo los subimos al coche, esto evita tener que quitarles el chaquetón  justo antes de hacerles subir y luego volvérselo a poner antes de bajarse. Ciertamente es muy cómodo pero pone en riesgo la vida de nuestros hijos.

Así que tómate un minuto para quitarle el abrigo en la puerta del coche y luego para ponérselo al bajar, la vida de tu hijo vale mucho más que un minuto. Ten en cuenta que los accidentes en invierno suelen ser más frecuentes.

child-561229_960_720

 

Lleva una manta el el coche en lugar del abrigo

Si quieres mantenerlos calentitos durante los traslados en el coche, puedes tener una manta para cada uno de tus hijos.

Luego de sentarlos a cada uno  en su silla y ajustarles el cinturón, cúbrelos con la manta. Como sabemos que aveces vamos de apuro y el tiempo apremia, enséñales a ellos mismos a arroparse, seguramente se sentirán grandes y autónomos. Delégales esa responsabilidad si ya tienen unos 3 años o más, te asombrarás de lo bien que lo hacen.

Regulaciones vigentes

Ten presente que en España desde el pasado 1 de octubre de 2015  la policía o la guardia civil están en la obligación de impedir la circulación de coches que lleven niños  sin observar las normas de seguridad.

1390505739000--DSC4870

Esto es básicamente, que todos los pasajeros del vehículo deben ir con los cinturones de seguridad debidamente colocados y abrochados, así como también otros sistemas de retención homologados, tanto al desplazarse por vías urbanas como por vías interurbanas. Todo esto de acuerdo al artículo 117 del Reglamento General de Circulación.

Además, la legislación prohíbe expresamente que niños con estatura igual o inferior a 135 centímetros viajen en el asiento delantero del copiloto a menos que utilicen dispositivos homologados al efecto. Chequea la estatura de tus hijos teniendo en cuenta que por lo general los niños alcanzan los 135 centímetros entre los 8 y los 10 años de edad.

Si estás en otros países de la Comunidad Económica Europea, revisa las regulaciones de cada localidad pues suelen variar.

Un poco de prudencia adicional

Es conveniente chequear si, aunque tu hijo haya alcanzado los 135 centímetros, conviene llevarlo sentado adelante, especialmente en invierno donde existe una mayor posibilidad de accidentes por condiciones climáticas. También te recomendamos estimar su prudencia al viajar por carreteras o autopistas donde los coches suelen ir a velocidades más altas.

Comparte la información

Asegúrate que papá, los abuelos u otras personas que llevan a tus hijos en el coche sepan esta información, así viajarán seguros con cualquier persona.

Coméntale también a tus amigas, ayuda a difundir  esta información que puede salvar vidas y evitar accidentes de gravedad.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar