Conoce de qué se trata la Hiperpaternidad

Amanda · 7 julio, 2016

Hiperpaternidad es un término introducido por Eva Millet, periodista que nos explicó en su libro que existen muchos tipos de padres, todos con algo en común: el amor por sus hijos, pero algunos con un instinto protector muy desarrollado. Este concepto fue desarrollado por medio de la consideración de varias versiones de paternidad, descritos como padres helicóptero, bocadillo, mánager, tigre, guardaespaldas o apasionadores, pero todos incluidos en la categoría de “hiperpadres”.

Para comprender mejor lo que significa la hiperpaternidad, es recomendable que tratemos de identificarnos con aquellas familias donde el centro de todas las acciones son los hijos. En estos casos es posible ver casi una actitud de veneración hacia los pequeños, quienes cuentan con el máximo de atención por parte de los padres.

La autora del libro plantea que este tipo de padres ha evolucionado y se ha desprendido de la idea de aquel grupo que descuidó la atención de los hijos e intentó suplirlo con regalos. Dicha evolución ha creado a padres totalmente volcados hacia la educación, cuidado y atención de sus niños, una especie cada vez más común en nuestra sociedad.

4e9f900651cb1512c132731b7b99207e

¿Qué tipo de padres se relacionan con la hiperpaternidad?

El fundamento de la idea de hiperpaternidad implica una relación entre padres súper protectores pero con estilos diferentes. Este planteamiento explica el modelo para cuidar a los niños puede agrupar ciertos patrones comunes, los cuales la autora destacó por medio de representaciones como las siguientes.

  • Helicóptero. Este modelo de paternidad es aquel que sobrevuela por la vida de los hijos sin descanso, está pendiente de sus deseos y cumplirlos si es posible
  • Es aquel tipo de padres que moldea el camino de sus hijos para que en este no se encuentre ninguna dificultad; procuran que sus pequeños puedan circular sin impedimento a través de un terreno previamente apisonado por ellos.
  • Un padre bocadillo es aquel que espera con fervor a su hijo para que venga hacia él y reciba todo lo que se ha dispuesto para él.

La mayoría de estos modelos de hiperpadres podrían llegar a sobreproteger o controlar a sus hijos sin tregua, lo cual desencadena en gran medida en la aparición de niños temerosos, que no saben actuar de manera autónoma o son intolerantes a la frustración. Para los expertos, estos conceptos tienden a ser más dañinos que buenos para los niños, pues estos dependen mucho de lo que sus padres le ofrecen.

Desventajas de la hiperpaternidad

Un hijo criado bajo la sombra de la hiperpaternidad no tiene muchas oportunidades de tomar sus propias decisiones, tampoco es de aquellos que aprenden de sus errores y experiencia. Por lo general estos niños tienen todo resuelto sin complicaciones y son sus padres quienes organizan su vida diaria.

Esta teoría explica que los hiperpadres se forman desde los primeros días de la concepción; son aquellos que comienzan a estimular al bebé dentro del útero y se vuelcan desde el principio en atención para su embarazo. Cuando el bebé nace, con seguridad ya tendrá muchos de los productos especializados para cada etapa y los padres habrán dispuesto el espacio y momento para dedicarse por completo a la crianza.

Madre ejerciendo hiperpaternidad

Lo siguiente es un continuo proceso de sobreestimulación que se complementa cuando los niños comienzan a adquirir habilidades para realizar actividades diversas. En estos casos, los pequeños podrían ser objeto de la veneración de los padres en cuanto a sus destrezas para practicar todas las actividades de su agenda, porque los habrán inscrito en música, danza, deportes y otras.

La mayoría de los hiperpadres se caracterizan por su capacidad de sobrevalorar los talentos de sus hijos, que es sin duda un motivo de enfrentamiento cuando no es apreciado de la misma manera. En gran medida la hiperpaternidad es estresante, pues implica el cumplimiento de muchas actividades dedicadas a estimular al pequeño; además, requiere mucho esfuerzo crear una vida perfecta para los niños.