¿Cómo se hacen los comecocos para niños?

Fernando Clementin 29 abril, 2018
Parecerá anticuado para los niños acostumbrados a las pantallas y la realidad virtual, pero el comecocos sigue teniendo su indiscutible encanto. Prepara uno o varios para tus pequeños y dales muchas alternativas diferentes para jugar y aprender.

¿Quién no se ha pasado horas jugando con un comecocos de pequeño? Este sencillo entretenimiento, además de ser sumamente divertido para jugar con amigos, permite distraerse incluso a partir de su confección. A continuación, te dejamos un paso a paso de cómo hacer comecocos para niños.

Lejos de las pantallas y las variadas opciones que ofrecen las nuevas tecnologías, el comecocos para niños es una alternativa económica y sencilla. Para realizar esta manualidad solo vas a necesitar papel y algunos fibrones. Si pretendes encontrar un juego con el que entretener a los pequeños, no dejes pasar esta opción.

Instrucciones para hacer un comecocos para niños

Preparación del papel

Para comenzar, toma una hoja de papel; si bien cualquier puede resultar, es mejor coger una de tamaño A4, preferiblemente de color.

Como en realidad necesitaremos un papel cuadrado, dobla una de las esquinas y únela con el lado inferior de la hoja, más o menos a la altura de los 2/3 de largo. Luego, recorta el rectángulo que se ha formado. Quédate con el cuadrado para continuar trabajando.

Como verás, ya tendrá marcada una diagonal de punta a punta; procede a marcar la diagonal opuesta, de modo que quede una X en el medio. Házlo juntando las dos esquinas que no son atravesadas por la marca del doblez.

Los comecocs para niños pueden combinarse con retos y premios para darle mayor diversión a juegos grupales.

Confección del comecocos

Una vez cumplidos los pasos anteriores, te quedará un cuadrado de papel con una X en el medio. El siguiente paso consiste en llevar cada una de las esquinas del cuadrado hacia el centro de esta X.

Después, dale la vuelta al papel y dobla cada una de las esquinas hacia el centro, tal y como hiciste antes. Al finalizar este paso, deberá quedarte el mismo modelo de ambos lados; es decir, un cuadrado de fondo con cuatro triángulos que se unen en el centro. Estos, a su vez, tienen un doblez que los divide a la mitad.

Luego, dobla el comecocos a la mitad. Primero hazlo a lo ancho y después, a lo largo. Finalmente, introduce los dedos por abajo en las cuatro partes que quedarán delimitadas por cuadrados de papel; junta tus dedos al medio, ¡y listo! Has logrado hacer un comecocos para niños en tan solo unos minutos.

“Además de ser sumamente divertido para jugar con amigos, el comecocos permite distraerse incluso desde su confección”

Personalización de comecocos para niños

Si algo distingue a los comecocos es que cada uno tiene un diseño particular; generalmente, esta va acorde a los gustos de quien lo haya confeccionado.

Si no has utilizado papel de color, una idea fenomenal es la de pintar cada triángulo —de los que doblaste hacia el centro al principio— de un color diferente. Como ya sabráis, esta parte debe contener una leyenda en su cara inferior; de modo que al ser escogida, demos vuelta el papel y descubramos lo que dice.

En cuanto a esto, hay muchas opciones diferentes de mensajes para escribir. Estas dependerán del ámbito en el que se dé el juego, la edad de los pequeños y la cantidad de participantes. Algunas ideas para ello son:

  • Mensajes positivos: ideal para niños pequeños. Ejemplos: ‘Eres una gran persona’, ‘hoy te pasará algo bonito’.
  • Retos o recompensas: para los cumpleaños, por ejemplo, es divertido colocar desafíos o premios. Así, según la suerte del participante, puede tocarle algo bueno o malo. Para no repetir, es conveniente tener varios comecocos para niños para este uso.
  • Didáctico: sí, los comecocos también pueden usarse para aprender. En asignaturas como matemáticas, inglés o geografía, pueden escribirse preguntas que quien la escoja deberá responder.
  • Comecocos de adivinanzas: un juego muy divertido es colocar nombres de animales en los comecocos. Luego, quien los elija deberá imitar sus sonidos para que el resto del grupo adivine qué le ha tocado.

Así como estas, hay muchas otras alternativas. Se puede utilizar para las tareas de casa o para elegir un entretenimiento cuando varios niños prefieren una opción distinta, entre otras.

Los comecocos para niños te permitirán pasar tiempo de calidad con tus pequeños.

¿Cómo jugar con un comecocos para niños?

El uso que se le dé va a depender de los mensajes que hay en su interior. La forma básica consiste en la elección de un número para determinar las posibilidades de colores que se podrán escoger luego.

No obstante, para niños un poco más grandes, se puede pedir también el nombre de una persona conocida. Entonces, por ejemplo, si ha escogido el nombre ‘Laura’, se cuenta hasta dos —por las dos sílabas de la palabra— y luego se escoge un color. El mensaje que se descubra estará relacionado a esa persona; ‘Laura te debe un regalo’, podría ser un caso.

Los comecocos para niños son una opción clásica pero muy efectiva. Su principal virtud es que siempre pueden tener nuevos usos. Además, te ofrecen la oportunidad perfecta de pasar ratos divertidos con los niños.

Te puede gustar