Cómo saber que tu hijo adolescente está agotado y estresado

09 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Como madre o padre, es necesario que sepas cuándo tu hijo adolescente está agotado y estresado. Así podrás ayudarlo.

Un adulto no es el único que puede sentir que está agotado y estresado. Los adolescentes, a día de hoy, se estresan mucho, más que en generaciones anteriores. Puede que no tengan las estrategias necesarias para poder lidiar con este tipo de situaciones. Esto, a su vez, les provoca tristeza e, incluso, depresión.

Señales de que tu hijo está agotado y estresado

Como padre o madre, es importante que prestes atención a estas señales de advertencia que te podrían indicar que tu hijo está agotado y estresado. En estos casos, sería importante ayudarlo a hacer frente a estos sentimientos para que aprenda a gestionarlos de la mejor manera posible.

  • Insomnio. Algo le sucede a tu hijo adolescente cuando no duerme bien por la noche. Enseña a tus hijos a limitar el tiempo de pantalla en los dispositivos antes de ir a la cama para asegurarte de que puedan tener una buena noche de descanso.
  • Más ansiedad. La incapacidad para relajarse puede ser extremadamente frustrante, especialmente durante el tiempo de inactividad. Si tu hijo adolescente, generalmente, se siente inquieto y ansioso, el agotamiento podría ser la causa.
    Adolescente sentado en la ventana agotado y estresado.
  • Cambio de hábitos alimenticios. Puede que sea por comer en exceso o restringir la alimentación, pero un cambio en los hábitos alimenticios puede significar que tu hijo adolescente se siente agotado emocionalmente. El consumo de demasiados alimentos poco saludables puede causar cambios de humor continuos y conducir a tipos de comportamiento indeseables adicionales.
  • Acciones arriesgadas. Si tu hijo adolescente está experimentando con drogas o alcohol por primera vez, o si sospechas que podría estar usando sustancias con más frecuencia, podría estar usándolas como un medio para escapar de su estrés.
  • Comportamiento impulsivo o emocional. En lugar de culpar a las hormonas de los cambios de humor de inmediato, mira un poco más profundo, porque el agotamiento podría ser el culpable. Si tu hijo adolescente está experimentando periodos intensos de ira, frustración, tristeza u otras emociones, es probable que sea hora de conversar sobre el estrés.

Cómo ayudar a los adolescentes agotados y estresados

Ahora que conoces algunas de las características de un adolescente agotado, aprender a ayudar es fundamental para asegurarte de que comiencen a sentirse bien de nuevo. Una estrategia con la que muchos padres tienen éxito es preguntarles si conocen a alguien en su clase que muestre síntomas de agotamiento.

Abordar los temas con tu hijo de esta manera le permite responder abiertamente sin temor a que pueda haber una consecuencia, como: “No puedo decirle a mi madre que estoy demasiado cansado porque perderé mi teléfono por la noche”. 

Darle a tu hijo adolescente la oportunidad de hablar sobre los síntomas y luego conversar contigo sobre cómo manejaría ese síntoma es la mejor manera de mantenerle involucrado en el tema sin arriesgarte a que se aleje emocionalmente.

Adolescente medio dormida mientras se toma un café por la mañana.

Si tu hijo adolescente admite que algún amigo está tratando frenéticamente de equilibrar su vida personal con la académica, dale estrategias para abordar la situación. ¿Hay algunas actividades que se pueden reducir? ¿Debería apagar las pantallas antes para estar más descansado para seguir participando en estas actividades? ¿Ha creado un horario para poder ver cuánto tiempo tiene libre o cómo aprovecharlo mejor?

En lugar de criticar demasiado a tu hijo por su comportamiento, en caso de que muestre cualquiera de las señales de advertencia anteriores, úsalo como una oportunidad para hablar sobre la gestión del tiempo, establecer prioridades y desestresarse.

Gestionar mejor el tiempo para el adolescente agotado y estresado

Una de las formas más importantes que los padres pueden usar para intentar aliviar la presión sobre su hijo adolescente es ayudarlo a tomar decisiones sobre cómo administrar su tiempo. Ser un adolescente es difícil. Hay millones de nuevas experiencias y muchas presiones, junto con una cantidad muy limitada de experiencia de vida en general.

Comparte con tu hijos las medidas necesarias para que reorganicen su vida y que, de esa manera, aprendan a gestionar su tiempo sin necesidad de que llegue al agotamiento. Aunque sea diciéndoles a través de cómo su amigo debe hacerlo. También puedes explicarles tus formas de hacer las cosas, por si les sirve, de alguna manera, en su vida diaria.

Explicarles ejemplos propios los acercará a ti emocionalmente y, entonces, se sentirán comprendidos y aceptados. Recuerda que es muy importante no juzgarlos ni criticarlos; recuerda que tus hijos necesitan que los ayudes, no que seas el juez de su vida.