Cómo jugar con mis hijos: 7 claves para hacerlo bien

Jugar con los hijos es maravilloso... ¡si sabes cómo hacerlo bien! Te damos las claves para conseguirlo y para que todos puedan disfrutarlo mucho.
Cómo jugar con mis hijos: 7 claves para hacerlo bien
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 13 diciembre, 2021

Jugar con los hijos es una manera de potenciar el vínculo afectivo con ellos. Pero para que resulte un momento mágico para todos, es fundamental saber hacerlo bien. Por eso, hoy vamos a contarte las claves para sacarle el mayor provecho a las horas de juego compartido.

Debes saber que el juego en la infancia es mucho más que un entretenimiento. Es un medio de aprendizaje que les permite a los niños ser independientes, enfrentar diversas situaciones y desarrollar la concentración y la creatividad. Además, les prepara para la vida y para establecer buenas relaciones personales.

Por todo esto, jugar con los hijos es sumamente importante y al hacerlo, podrás acercarte aún más a ellos y a sus mundos. Entonces, busca dedicar un ratito todos los días para compartir momentos en la sala de juegos. ¡Verás que lo pasarán en grande!

Si no sabes cómo jugar bien con tus hijos, si te aburres o simplemente, le has perdido el ritmo en esta actividad, ¡no te aflijas! A continuación, te pondremos al día con estas claves. ¡Toma nota!

1. ¡Saca un tiempo para jugar todos los días!

Busca un rato en tu ajetreado día para dedicarle a la rutina de juego. No hace falta que sean muchas horas, pero sí un mínimo de 15 minutos sin interrupciones, para disfrutar plenamente con tus hijos.

Eso si, busca una actividad sin pantallas y concéntrate en ellos para incorporarte a su juego. La idea es pasar un tiempo juntos y que todos se sientan más felices.

2. Implica a tus hijos para jugar

Para que tus hijos disfruten del juego deben sentirse implicados en él. Por eso, ¡no quieras mandar sobre toda la actividad!

Permíteles llevar las riendas, que ellos manden y que disfruten de dirigir el juego a su manera. Les encantará ser los jefes en ese ratito del día y además, así entenderán que su opinión y su imaginación también son importantes.

¡Su autoestima se verá engrandecida por unos instantes! Y con el tiempo, se concentrarán más en su actividad y se sentirán mucho mejor. Ya lo verás.

3. Ponte a su nivel

No quieras ser el adulto en el tiempo de juego y trata de ponerte al nivel de tus pequeños. Conecta con tu niño o niña interior, ese que sueles enterrar durante el resto del día por tus responsabilidades de adulto.

Disfruta de ser infante por un rato y fundamentalmente, bájate a su altura físicamente también. El contacto visual es esencial para conectar con los peques desde otro lugar.

4. Piensa en sus intereses para jugar

Para que tus hijos disfruten mucho, lo más importante es que te fijes en sus intereses. Observa qué es aquello que les interesa y juega a eso. Si es necesario, describe lo que hacen en un tono positivo, pero evita corregirle todo el tiempo o querer dirigir la actividad.

Simplemente, copia lo que tus hijos haces y disfruta con ellos de ese mundo de fantasía que te plantean. Esa actividad los acercará emocionalmente.

5. Elogia su imaginación

Dile a tus hijos lo bien que te lo pasas y que te encanta su imaginación y su creatividad. Dales todo tu cariño y muéstrales tu afecto, háblales con toda la sinceridad del mundo cada vez que los elogies.

De esta manera, y de forma inconsciente, tus hijos serán capaces de volver a repetir esa tarea con ganas. Tus frases de afecto los harán sentir seguros y felices a tu lado.

6. No compitas con tus hijos al jugar

Si bien es cierto que los niños tienen que aprender a ganar y a perder, esto no es lo que importa en los ratos de juego compartido.

Tienes que intentar que sean momentos de diversión y de autoconocimiento. Por ende, aprovecha las situaciones de conflicto para trabajar la tolerancia a la frustración y la gestión de las emociones.

7. Potencia el juego libre

El juego libre es fundamental para que los pequeños desarrollen la creatividad y la imaginación. No les limites y permíteles buscar la manera de divertirse por sus propios medios.

Déjalos que exploren con total libertad y que se inventen palabras o juegos. No les digas que no se juega así o que tal palabras no existe, ¡incentívalos a dejar volar la imaginación!

Niña de 3 años jugando con el cubo y la pala.

Aprovecha para jugar hoy con tus hijos, pues no serán niños toda la vida

Con todo esto en cuenta y siguiendo las claves que te hemos dado aquí, verás que tus hijos disfrutarán de jugar contigo. Además, crearán unos recuerdos inolvidables de estos momentos mágicos, los cuales les permitirán crecer como adultos emocionalmente sanos.

Con tu inversión de tiempo, tus hijos se convertirán en personas valientes, seguras, con confianza en sí mismas, cooperativas, exitosas… ¡y felices!

Te podría interesar...
4 juegos colaborativos para jugar en familia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
4 juegos colaborativos para jugar en familia

Te contamos cuáles son las ventajas de los juegos colaborativos y te damos algunas ideas para que todos os divirtáis en casa.