Cómo impulsar el pensamiento divergente en niños

El pensamiento divergente trata de fomentar no solo el pensamiento lógico y estructural, sino también la capacidad creativa de cada uno.

El pensamiento divergente en niños consiste en un proceso que fomenta la concepción de ideas creativas. Para ello, propone la exploración y experimentación de diversos contextos y problemas para generar diferentes soluciones.

¿En qué consiste el método?

El método defiende que el pensamiento, cuando es estimulado debidamente, ocurre naturalmente, de forma espontánea. Tal como sucede cuando una idea nos viene en mente y genera conexiones con otros conocimientos y experiencias previas.

Cuando se habla de pensamiento divergente, se hace una clara contraposición al tradicional pensamiento lineal. Mientras el último prioriza el encadenamiento lógico y secuencial, el primero defiende la fluidez y espontaneidad de la creatividad.

Pero ello no significa excluir o sustituir el pensamiento lógico y estructural. Todo lo contrario: las propuestas se complementan para potenciar la capacidad creativa. Las ideas que surgen espontáneamente por el pensamiento divergente son posteriormente organizadas por las estructuras de la lógica.

“Cuando se habla de pensamiento divergente, se hace una clara contraposición al tradicional pensamiento lineal”

En primer lugar, dejamos fluir la imaginación y la experiencia libre para estimular la creatividad. A partir de sus sentidos y frente a diferentes propuestas, los niños pensarán en soluciones posibles. Posteriormente, utilizarán el pensamiento convergente para comparar dichas soluciones y elegir la más adecuada a cada situación.

Inteligencia, personalidad y pensamiento divergente en niños

El concepto de pensamiento divergente también nos propone repensar nuestras definiciones y perjuicios sobre la inteligencia.

Antiguamente, se creía que un niño inteligente era solamente aquel que sacaba buenas notas en el colegio. O se adaptaba estrictamente a los estándares de comportamiento y raciocinio lógico.

No obstante, los especialistas sobre pensamiento divergente en niños lograron observar que la inteligencia se manifiesta de diferentes maneras. Cada persona expresa y desarrolla su potencial de una forma única.

El problema es que no siempre las estructuras familiares e institucionales tradicionales dan espacio a las otras formas de inteligencia. Esto hace que los niños no sean debidamente estimulados y cohíban su sensibilidad por no sentirse pertenecientes.

¿De dónde surge la creatividad?

Estos investigadores también demostraron que la creatividad no necesariamente depende del coeficiente intelectual. Más bien se asocia a ciertos rasgos de la personalidad, como:

  • Curiosidad.
  • Persistencia.
  • Voluntad de experimentar y asumir riesgos.
  • Inconformismo y ganas de superarse.

También la alegría y un estado de espíritu positivo son esenciales para fomentar el pensamiento divergente en niños. Y lo mismo se dice respecto de las personas que componen su entorno y al ambiente a que es expuesto. O sea: un niño criado en relaciones sanas y con una autoestima elevada, suele ser más curioso y creativo.

“La inteligencia se manifiesta de diferentes maneras”

6 ejercicios para incentivar el pensamiento divergente en niños

Los especialistas indican que cada uno de estos seis ejercicios de pensamiento divergente para niños tiene infinitas soluciones posibles. Entrenarlos con tu hijo es un excelente método para incentivar su creatividad y mejorar su autoestima.

1 – La moneda en el café

La cuestión es la siguiente: “Se me cayó una moneda en mi café; la taza estaba llena pero la moneda no se mojó. ¿Por qué?”.

2- Una isla en llamas

Estamos en una isla con mucha vegetación y rodeada por tiburones hambrientos. Un lado de la isla está en llamas y el viento está a favor del fuego. ¿Qué hacemos para no quemarnos?

3- Dos trenes en el mismo túnel

Cierta línea de ferrocarril funciona en doble sentido. En ella, hay un túnel cuyo largo no alcanza para tener doble línea. Pero un día, un tren entró al túnel en un sentido y otro tren también ingresó en sentido contrario. Uno no chocó con el otro, ¿cómo puede ser posible?

Los niños superdotados tienen una gran capacidad de observación.

4 – Un lorito

Había una señora que compró un lorito en una tienda de pájaros, pues el vendedor le dijo que el lorito repetiría todo que oyera. Y a la señora le gustó muchísimo la idea. Poquito tiempo después, la señora volvió a reclamar porque su lorito no había dicho una palabra siquiera. Pero el vendedor tampoco le había mentido. ¿Por qué?

5 – Una botella cerrada

Tenemos una botella de vino por la mitad y tapada con un corcho. ¿Cómo podemos tomar el vino sin romper el corcho ni romper la botella?

6- ¡Hora del baño!

Estoy en un baño que no me pertenece y tengo ganas de darme una ducha. Pero no consigo saber cuál es el mando de agua fría y el de agua caliente. ¿Qué puedo hacer si quiero estar segura de abrir el agua caliente antes de la fría?

El pensamiento divergente en niños ayuda a prepararlos para los imprevistos y adversidades de la vida adulta. Además, fortalece su autoestima y estimula que quieran descubrir y explorar nuevos horizontes.

Categorías: Educación emocional Etiquetas:
Te puede gustar