¿Cómo hidratar la piel durante la quimioterapia? 6 formas efectivas

La piel durante los tratamientos de quimioterapia se torna más sensible. Te contamos cómo mantenerla hidratada y saludable.
¿Cómo hidratar la piel durante la quimioterapia? 6 formas efectivas
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 24 julio, 2023

La quimioterapia es un tratamiento que se lleva a cabo en el combate contra el cáncer. Aunque es una terapia efectiva, puede ocasionar efectos secundarios adversos en la piel, como sequedad, picazón y descamación. Por ello, es esencial la hidratación cutánea adecuada durante esta etapa para aliviar estos efectos y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Como madre, podría ocurrir que tengas que acompañar a tu hijo en un tratamiento de este tipo. O quizás tú misma tienes la indicación médica para superar la enfermedad. En este artículo, detallamos diversas estrategias para mantener la piel hidratada y saludable durante la quimioterapia.

¿Cuáles son los cambios de la piel durante la quimioterapia?

Durante la quimioterapia, pueden ocurrir diferentes cambios cutáneos como resultado de los efectos secundarios del tratamiento. Asimismo, estos cambios pueden variar de una persona a otra y dependen del tipo de medicamentos utilizados, la dosis administradas y la duración del tratamiento. Algunos de los cambios más comunes son los siguientes.

  • Sequedad de la piel: los medicamentos empleados en la quimioterapia pueden afectar la producción de aceites naturales. Esto hace que la piel se sienta áspera, tirante e incluso escamosa.
  • Sensibilidad cutánea: la piel puede volverse más sensible, lo que significa que podría reaccionar de manera más intensa ante productos o sustancias que antes no causaban problemas. Incluso, el roce de la ropa o la exposición al sol pueden desencadenar irritación o enrojecimiento en la piel.
  • Cambios en el color de la piel: algunas personas pueden experimentar cambios en el tono de la piel. Puede aparecer un tono más pálido o, en algunos casos, se puede observar un oscurecimiento de ciertas áreas.
  • Prurito: la picazón es otro síntoma común que puede ser causada por la sequedad de la piel como resultado de reacciones alérgicas a ciertos fármacos.
  • Acné o erupciones cutáneas: estos pueden ser el resultado de la alteración de las glándulas sebáceas y la sensibilidad de la piel durante el tratamiento.
  • Cambios en las uñas: además de los cambios en la piel, la quimioterapia también puede afectar las uñas. De hecho, pueden volverse frágiles, quebradizas y con líneas o manchas oscuras. En un artículo publicado por la revista Cancer Management and Research, se recomienda el uso de zapatos anchos, llevar una higiene correcta y velar por el cuidado adecuado de las uñas.
  • Mayor sensibilidad al sol: como detalla el National Cancer Institute, durante este tratamiento la piel puede volverse más sensible a la radiación solar.

Es importante aclarar que no todos los pacientes experimentarán estos cambios en la piel y la intensidad de los síntomas puede variar.



¿Cómo hidratar la piel durante la quimioterapia?

Existen diversas estrategias para mantener la piel hidratada y saludable durante este tratamiento. En concreto, la hidratación correcta ayuda a minimizar la sequedad y los efectos secundarios relacionados. Algunas de las formas de hidratar la piel en esta etapa son las siguientes.

1. Beber suficiente agua

Es fundamental que los pacientes con quimioterapia beban suficiente agua para mantenerse hidratados. De hecho, el agua ayuda a mantener la piel hidratada para prevenir la sequedad. Se recomienda beber al menos 8 vasos de agua al día, a menos que el médico indique lo contrario.

2. Usar productos suaves y sin fragancia

Durante la quimioterapia, la piel puede volverse más sensible y propensa a las irritaciones. Por lo tanto, desde el portal de la American Society of Clinical Oncology, se sugiere elegir limpiadores suaves, lociones y cremas hidratantes sin aditivos irritantes.

Incluso, es aconsejable consultar con el médico o a un dermatólogo para obtener recomendaciones específicas sobre productos adecuados para la piel durante este tipo de tratamiento.

3. Aplicar crema hidratante todos los días

La aplicación regular de una crema hidratante suave es fundamental para mantener la piel hidratada durante la quimioterapia, así lo explica el portal informativo Chemocare. Lo ideal es optar por una crema que contenga ingredientes como ácido hialurónico, glicerina o ceramidas, que ayudan a retener la humedad en la piel.

También, es preferible aplicar la crema inmediatamente después de la ducha o baño, cuando la piel aún está húmeda para ayudar a sellar la humedad.

4. Evitar el agua caliente

El agua caliente puede eliminar los aceites naturales de la piel y empeorar la sequedad. Por ende, durante la quimioterapia, se recomienda evitar baños o duchas con agua caliente y optar por agua tibia. A su vez, también se aconseja limitar el tiempo de exposición al agua para evitar la deshidratación de la piel.

5. Protegerse del sol

La piel de los pacientes en quimioterapia suele volverse más sensible a los rayos solares. Por esto, es importante protegerse del sol para evitar quemaduras y daño adicional en la piel. De hecho, se recomienda utilizar protector solar con un alto factor de protección (FPS), sombreros, ropa de manga larga y buscar sombra en los momentos de mayor intensidad solar.

6. Usar un humidificador de ambiente

La humedad en el ambiente ayuda a mantener la piel hidratada durante la quimioterapia y aliviar la sequedad. Por ende, se aconseja usar un humidificador en casa, en especial durante los meses de invierno, cuando el aire tiende a estar más seco.



La hidratación de la piel y la calidad de vida

La hidratación correcta de la piel durante la quimioterapia es esencial para minimizar la sequedad y otros efectos secundarios relacionados. A su vez, es importante destacar que cada paciente es único y puede requerir enfoques personalizados.

No obstante, la hidratación cutánea durante este tratamiento puede contribuir de manera significativa a mejorar la calidad de vida de los pacientes y proporcionar un alivio necesario durante el proceso de tratamiento de cáncer.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.