Cáncer de piel en niños: síntomas, causas y tratamiento

El cáncer de piel no es uno de los más frecuentes en niños. No obstante, se deben tomar recaudos desde la infancia para evitar que se desarrolle en el futuro.
Cáncer de piel en niños: síntomas, causas y tratamiento
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez el 15 Enero, 2021.

Última actualización: 15 Enero, 2021

El cáncer de piel en niños no es una de las afecciones más comunes de diagnosticar. Existen variantes del cáncer de piel de acuerdo al tipo de células cutáneas que se desarrollen en defecto.

Puede presentar metástasis a diferentes tejidos del cuerpo o tan solo mantenerse localizado en el área que se originó. Sin embargo, solo del 1 al 2 % de todos los tumores cutáneos de bebés y niños son malignos.

¿Qué es el cáncer de piel en niños?

El cáncer de piel es una transformación anormal de las diferentes estirpes de células que existen en la superficie cutánea. De acuerdo a la American Academy of Pediatrics, hay tres tipos importantes de cánceres de piel.

Niño en el dermatólogo en una revisión sobre el cáncer de piel.

Carcinoma basocelular

El carcinoma de células basales es el mas común de los cánceres de piel. Además, se caracteriza por ser tratable y por su crecimiento lento. Se presenta en localizaciones del cuerpo expuestas al sol, como la cara, las orejas, el cuello o los brazos. Incluso, suele afectar a quienes poseen piel, cabello y ojos claros.

Melanoma

El melanoma es un cáncer derivado de las células llamadas melanocitos. Es el cáncer de piel más agresivo, por la tanto, puede propagarse con facilidad. Tanto en los adultos como en los niños, la mayoría de los melanomas se generan de nuevo, pero en los infantes son mas frecuentes los melanomas atípicos, amelanóticos o nodulares, según una revisión del Journal of the Moffitt Cancer Center.

Carcinoma espinocelular

Derivado de las células escamosas de la epidermis, también se le conoce como carcinoma de células escamosas. Crece con más facilidad que el carcinoma basocelular y se puede diseminar por otras partes del cuerpo.

No obstante, el carcinoma espinocelular es uno de los cánceres de piel que presenta un tratamiento efectivo al diagnosticarlo a tiempo.

Quizás te interese: Protección solar en niños

Causas del cáncer del piel en niños

La exposición a los rayos ultravioletas es una de las causas en la aparición de cáncer en los niños. Incluso, juega un papel importante el color claro de la piel, el pelo y los ojos. Algunos otros factores de riesgo son los siguientes:

  • Radiación ionizante.
  • Predisposición de genodermatosis.
  • Nevo sebáceo.
  • Inmunosupresión a largo plazo, por ejemplo, después de un trasplante de órganos.
  • Virus del papiloma humano de alto riesgo.
  • Carcinógenos químicos, como arsénico inorgánico.
  • Inflamación crónica, ulceración, cicatrices y esclerosis.
  • Presencia de gran cantidad de lunares o atípicos.
  • Antecedentes de cáncer de piel en algún familiar.

Síntomas del cáncer de piel en niños

Los síntomas pueden ser variables en relación al tipo de cáncer que se desarrolle. De hecho, uno de los rasgos distintivos de los lunares existentes a considerar es la regla ABCDE:

  • Asimetría: una mitad es diferente a la otra.
  • Borde: borde irregular, ondulado o mal definido.
  • Color: diferentes tonalidades.
  • Diámetro: aumentos de tamaños o mayor a 6 milímetros.
  • Evolución: un lunar cambia de tamaño, forma o color.

Los primeros síntomas de la enfermedad son las manchas o bultos en la piel que crecen de manera rápida y en regiones del cuerpo expuestas al sol. Según un artículo publicado en Pediatrics, los signos de alerta abarcan el crecimiento rápido de la lesión, ulceración, fijación o localización profunda, textura rugosa, tamaño mayor de 3 centímetros y manifestación en recién nacidos.

Opciones terapéuticas para el cáncer de piel en niños

Los tratamientos para realizar dependen del tipo de cáncer de piel de niño, de la localización y de su extensión.

Criocirugía

Este método emplea frío para eliminar la lesión por completo. Se utiliza en tumoraciones pequeñas que se encuentren en la superficie cutánea. A través del uso de nitrógeno líquido se genera una ampolla y posterior costra, que se desprende con el paso del tiempo.

Radioterapia

La radioterapia se lleva a cabo mediante rayos X de alta energía que no penetran más allá de la piel, lo que contribuye a limitar los efectos secundarios. Actúa de manera local, por lo que es una gran opción para lesiones diminutas.

Niño con una gran quemadura solar.

Cirugía de Mohs

El tumor se corta en pequeñas láminas delgadas durante la cirugía, en simultáneo con la cirugía de extirpación. A su vez, se analizan los bordes mediante un microscopio para verificar que se haya retirado por completo la malignidad.

Este tipo de procedimiento se suele utilizar en las lesiones del rostro para evitar extirpar tejido cutáneo sano y generar una cicatriz más evidente.

Quimioterapia

Es un fármaco que se aplica en forma de pomada o crema en la superficie cutánea. Este tipo de tratamiento solo se utiliza si la lesión se encuentra superficial.

La prevención y el cuidado ante todo

El mejor tratamiento es la prevención. Por esto, se recomienda desde tempranas edades el uso de filtro solar mayor o igual a 50 que proteja tanto de los rayos UVA como de los rayos UVB.

El protector se debe reaplicar cada dos horas o después de haber estado en la piscina o en el mar. A su vez, los métodos físicos como los sombreros, gafas o prendas de vestir con filtro solar son de gran importancia.

No obstante, no debes olvidar que los bebés menores de 6 meses tienen prohibida la exposición a los rayos solares debido a la delicadeza de su piel por la falta de protección de melanina.

Te podría interesar...
Las 10 enfermedades de la piel más comunes en niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Las 10 enfermedades de la piel más comunes en niños

Las enfermedades de la piel más comunes en niños se expresan de manera similar. Saber diferenciarlas ayuda a abordarlas de la manera correcta



  • Huang JT, Coughlin CC, Hawryluk EB, Hook K, Humphrey SR, Kruse L, Lawley L, Al-Sayegh H, London WB, Marghoob A, Phung TL, Pope E, Gerami P, Schmidt B, Robinson S, Bartenstein D, Bahrani E, Brahmbhatt M, Chen L, Haddock E, Mansour D, Nguyen J, Raisanen T, Tran G, Travis K, Wolner Z, Eichenfield LF. Risk Factors and Outcomes of Nonmelanoma Skin Cancer in Children and Young Adults. J Pediatr. 2019 Aug;211:152-158. doi: 10.1016/j.jpeds.2019.04.017. Epub 2019 May 15. PMID: 31103258.
  • Knight PJ, Reiner CB. Superficial lumps in children: what, when, and why? Pediatrics. 1983 Aug;72(2):147-53. PMID: 6866598.
  • Mills O, Messina JL. Pediatric melanoma: a review. Cancer Control. 2009 Jul;16(3):225-33. doi: 10.1177/107327480901600304. PMID: 19556962.
  • Saiyed FK, Hamilton EC, Austin MT. Pediatric melanoma: incidence, treatment, and prognosis. Pediatric Health Med Ther. 2017;8:39-45. Published 2017 Apr 18. doi:10.2147/PHMT.S115534

Graduada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (2013). Realizó la especialidad en Dermatología y Medicina Estética avalada por la UBA. En 2016, realizó el Posgrado de Auditoría Médica en la Universidad Catolica (Argentina). Ha participado en Congresos internacionales en Dermatologia Pediatrica, Dermatología clínica y Medicina estética y manejo de láeres y luz pulsada intensa. Se perfeccionó realizando cursos de estomatología, dermatoscopía, dermatología oncológica, dermatología quirurgica y urgencias dermatológicas. En Argentina lleva adelante su consultorio particular y ejerce su profesión en un Centro médico hace mas de 5 años. Actualmente, además, se encuentra colaborando con medios digitales.