¿Cómo hablo con mi hija sobre la etapa de desarrollo que va a vivir?

Gladys · 1 julio, 2016

En la preadolescencia, mujeres y hombres experimentan cambios físicos, emocionales y hormonales. En el caso de las niñas, puede resultar algo complicado y es posible que te preguntes: ¿cómo hablo con mi hija sobre la etapa de desarrollo que va a vivir? Aquí te diremos cómo.

Hay decenas de temas que nos interesa compartir con nuestras hijas, especialmente cuando inician el camino para convertirse en adolescentes, esa compleja ruta que deben recorrer para ser todas unas señoritas.

En ocasiones, puede que nos encontremos en una encrucijada  entre nuestra preocupación por lo que se avecina y el no conversar oportunamente de lo que está por venir. Es por este motivo que debemos tratar, en la medida de lo posible, estar un paso por delante.

Si tu hija ha convivido con una hermana mayor, todo este tema será algo prácticamente natural para ella y entenderá de mejor forma la etapa de desarrollo que va a comenzar a vivir

¿Cómo prepararse para esta etapa de su vida? 

desarrollo 2

Entre los 10 y 13 años, ya tu hija tiene una personalidad bastante definida, sabe qué le gusta, qué quiere y asume posiciones definitivas frente a determinadas situaciones.

Es importante preparar a tu hija para lo que viene, sin que ello implique que deba sentir temor. Al contrario, cuéntale lo maravilloso que será vivir la etapa de desarrollo.

Será una adolescente y experimentará cambios físicos y emocionales importantes que se reflejaran en la forma de  interrelacionarse con su entorno

Tu hija comenzará a percibir que ya no es la misma, su cuerpo cambiará y aunque sea extraño al principio, a las madres nos toca la labor de ayudarlas a sentirse cómodas consigo mismas.

Enseñarle que lo que ocurre dentro de ella es tan absolutamente normal como fascinante será positivo, pues esto forma parte del trayecto hacia transformarse en una mujer.

En esta etapa suelen apreciar más el valor de hacer amigos, formar círculos y les encanta divertirse en grupo. Esto último puede que te preocupe más a ti o a la familia que a tu hija, es por esta razón que todos los integrantes del entorno familiar deben estar muy bien preparados.

Consejos para guiar a tu hija hacia la etapa de desarrollo

desarrollo 3

  • Conversa con frecuencia con tu hija. En este período tal vez es cuando más necesita de nuestra guía, consejo, comprensión  y amor.
  • No des todo por sentado. No delegues todo a sus profesores o o maestros, si bien tu hija recibirá información sobre los cambios que experimentará, nadie mejor que su mamá podrá guiarla en ese proceso.
  • Sé tan clara y abierta como puedas. No temas hablarle con un lenguaje más explícito, pues a su edad ya está más que capacitada para entender de forma clara y concisa toda la información que requiere.
  • Todo en su justa medida. No es necesario que la atiborres de mucha información, pues en lugar de ayudarla puedes confundirla.
  • Encuentra el equilibrio y dosifica tus enseñanzas y consejos. Ante el ambiente de absoluta confianza pronto observarás que será tu propia hija quien buscará comunicarte naturalmente los cambios que está experimentando y te hará las preguntas que necesite para aclarar sus dudas.
  • La llegada de su primera menstruación es una señal inequívoca de que ha llegado a la etapa de desarrollo. Y aunque casi siempre el inicio es difícil, forma parte de un proceso natural con el que poco a poco irá familiarizándose.
  • Instrúyela para que disfrute cada etapa. Hazle saber que todo tiene su tiempo, que no debe odiar ni apurar su llegada a una etapa determinada, tampoco debe vivir aprisa. 
  • Confía en ella y tu hija confiará en ti. Aprovecha las conversaciones que sostengan para reforzar los lazos familiares.
  • Procura que papá también participe en el proceso. Aunque digan que esto del desarrollo es cosa de féminas, involucrar la figura paterna en este proceso también es de suma importancia, pues papá también debe estar facultado para orientar a su hija cuando así lo considere necesario.
  • Comparte con ella sin sobreprotegerla. Debemos entender que una vez que ha comenzado a crecer no puedes pararla, comienza a ser más independiente y a veces querrá estar sola, por lo que debemos entenderla.

Es probable que en la etapa del desarrollo nuestra hija pueda sentirse como un “patito feo” o que simplemente no encaja, pero si tú estás para apoyarla, todo será más fácil. Cada ser humano es único y especial, asegúrate de que tu hija lo sepa en el camino hacia esta nueva etapa en su vida.