Cómo frenar a los niños impertinentes

23 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Los niños impertinentes tienen actitudes que, a veces, pueden suponer para sus padres momentos incómodos. A continuación, vamos a ver cómo frenar la impertinencia en los menores.

Hay niños que no dejan hablar porque creen que siempre llevan la razón, no escuchan, no aceptan regañinas y sus faltas de respeto a los adultos o a otros niños están a la orden del día. Estos pequeños son un verdadero reto para los padres. Por ello, vamos a ver algunas formas de frenar a los niños impertinentes.

Algunos menores muestran estas actitudes de una forma tan inteligente que es complicado ver la impertinencia y, por eso, a veces, no dirigimos bien la educación. Es por esto que dejamos pasar estas actitudes y estas pueden transformar al pequeño en “el niño molesto para los demás”.

Por lo tanto, es importante identificar estos comportamientos impertinentes y ponerles freno para que no acabe siendo un niño inoportuno. ¿Cómo? Vamos a verlo a continuación

Niños impertinentes: ¿por qué?

Los niños impertinentes son así porque estas actitudes o conductas no se han corregido en su momento. Cuando son pequeños, puede que nos hagan gracia sus contestaciones astutas e inteligentes y nos sintamos orgullosos de esas formas de hablar, pero lo verdaderamente importante es identificar y guiar estos comportamientos hacia acciones positivas que den valor a la sociedad y a la familia.

Padre pidiendo silencio para frenar a los niños impertinentes en medio de su reunión.

Por ejemplo, un papá le esta comentando a su hijo de cuatro años algo que no ha hecho bien, pero, en lugar de aceptar que se equivocó, el niño contesta con algún error que su papá cometió.

Esto, en un primer momento, puede resultarle gracioso al padre por la ocurrencia del niño, pero, si no se corrige, el pequeño desarrollará una falta de empatía y de reconocer sus errores, y hará que termine siendo un niño inoportuno e impertinente que la sociedad rechaza.

Los niños prueban hasta dónde pueden llegar con sus comportamientos y actitudes sin recibir ninguna regañina por parte de los padres. Así, exploran los límites y ponen a prueba la paciencia, la reacción y la forma de afrontar estas conductas inesperadas por parte de los progenitores.

Consejos para evitar que tus hijos sean niños impertinentes

Muchas veces, los padres no somos ágiles en actuar en consecuencia ante un mal comportamiento. Esta situación puede llevarnos a hacer dos cosas: dejarlo pasar porque hace días que ocurrió o hablarlo con los niños de forma empática para explicarles que no estuvo bien, aunque hayan pasado horas o días.

La cuestión es aprender con nuestros niños y buscar la mejor manera de actuar. Con los pequeños, cada día es un nuevo desafío al que los padres nos enfrentamos. Por ello, vamos a ver algunos consejos para evitar esas actitudes impertinentes.

Respetar siempre a los adultos

Hay que educar a los niños en el respeto hacia los adultos; tienen que entender que a las personas mayores se les trata diferente y que han de respetarlas con sus palabras y hechos.

Sé coherente en cuanto a lo que dices y haces para frenar a los niños impertinentes

Si ves a una persona que dice una cosa y hace otra, ¿qué te parece? No debes ser incongruentes con lo que dices y haces, porque, si no, pierdes la credibilidad y el respeto. Sé coherente y los niños también actuarán así; ellos aprenden de lo que hacen sus padres.

Cuenta siempre con su opinión para demostrarle lo importante que es para ti

Pide, siempre que puedas, la opinión de tu hijo, para que vea que para ti es muy importante lo que piensa. Así, irá comprendiendo que hay momentos en los que se puede opinar y otros en los que no. Es clave que el pequeño sepa distinguir cuándo tiene que callar y cuándo mostrar su opinión.

Fomenta los buenos modales

Está claro que cada persona se enfrenta a la misma situación de forma diferente, dependiendo de su experiencia o sus gustos. Pero es fundamental que tengas un patrón de comportamiento de acuerdo a tus valores y se lo infundas a tus hijos.

Por ejemplo, las conductas de esperar los turnos, saber cuándo tiene que callar ante una conversación que no es de su competencia, respetar todas las cosas que no son suyas, escuchar con atención cuando alguien le habla…

Trucos para frenar a los niños impertinentes

Hay algunos trucos de distracción que te pueden ser de utilidad si te encuentras en una situación incómoda con alguna respuesta inoportuna de tu hijo. Pero no las utilices siempre y de forma indiscriminada porque tu niño acabará aprendiéndolas y perderán su función. Vamos a ver algunos de estos trucos:

Niño pesado escuchando siempre música.
  1. Usa la sorpresa. Ante un mal comportamiento, gástale una broma o hazle cosquillas para distraerlo de su acción.
  2. Cambia de tema de forma inesperada. Si estáis jugando, cambia de juego o de actividad, o, si estáis hablando, cambia el tema.
  3. Haz un ruido o gesto imprevisto. Si lo distraes de forma súbita, su mente se distrae y lo puedes reconducir hacia un comportamiento más positivo.
  4. Sugiérele opciones limitadas. Cuando tu hijo quiera algo que no puede ser, puedes darle a elegir entre otras dos opciones que sí te parezcan bien. De esta forma el pequeño pensará que ha conseguido su propósito.

La importancia de frenar a los niños impertinentes

Los niños impertinentes pueden resultar graciosos al principio por sus ocurrencias inteligentes, pero, si los padres no nos damos cuenta de esto, estos pequeños pueden acabar siendo los típicos niños impertinentes e inoportunos que la sociedad rechaza. Estos consejos y trucos pueden serte de gran utilidad ante situaciones incómodas.

Es importante educarlos con empatía y guiar esas actitudes hacia acciones positivas que lo lleven hacia otro camino distinto de la impertinencia. Y recuerda: ¡trabajar en la educación de nuestros hijos es reforzar su evolución!

  • Audrey, R. (1999). ¡No seas impertinente!: Un programa en cuatro fases para poner fin al mal comportamiento de sus hijos. Siglo XXI.