Evitar el mal comportamiento en niños de edad escolar

04 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Cuando los niños sufren tristeza, rabia, enfado, frustración u otras emociones intensas mal gestionadas, pueden tener un mal comportamiento. Descubre qué hay detrás de un niño que se comporta incorrectamente.

Cuando un niño tienen mal comportamiento, siempre hay un sentimiento en su interior que lo provoca. Normalmente, es tristeza, en otras ocasiones, rabia o enfado, e, incluso, frustración. La tristeza, como cualquier otro sentimiento, es una fase emocional normal que todas las personas deben sentir y pasar. La tristeza nos ayuda a entender que hay algo en nuestra vida que no nos permite estar bien y que debe cambiar.

La vida tiene cambios, y esto puede provocar tristeza, una tristeza que disminuye o se acaba tan pronto como se resuelven los problemas que lo provocan. Pero, si no se le presta la atención adecuada, a veces la tristeza puede conducir a la depresión, lo que puede causar trastornos emocionales y problemas de conducta más complicados.

Los niños también se sienten tristes

Al igual que los adultos, los niños, especialmente aquellos que ya están en edad escolar, también experimentan tristeza en las primeras etapas de sus vidas. Debido a varios factores conductuales y sociológicos, los niños pequeños pueden ser propensos a sentir tristeza, especialmente si no reciben suficiente tiempo, seguridad, cuidado y apoyo de sus padres o compañeros.

Niño triste y pensativo apoyado en la mesa.

Se cree que los problemas de comportamiento afectan el aprendizaje cognitivo. Esto también puede ser un problema, especialmente en el desarrollo de la memoria y el lenguaje de los niños que ya están en edad escolar. Se aconseja a los padres y maestros que presten más atención y apoyo a los más pequeños para evitar problemas de comportamiento.

Cómo evitar el mal comportamiento

Para evitar el mal comportamiento en los niños, tanto en el hogar como en la escuela, (además de prestar más atención a los niños en edad preescolar), aquí hay algunas estrategias que los padres y los maestros pueden usar:

  • Presta atención a lo que un niño pregunta o exige. Estar atento a las solicitudes de los niños los hará sentir más importantes y puede ayudarlos a ver las cosas de manera positiva. Puede ayudar a los niños a tener una actitud positiva en la vida yendo unos pasos más allá.
  • Enseñar una actitud positiva. Puedes enseñarle a un niño a tener una actitud positiva en la vida guiándolo a ser más independiente y autosuficiente. Siempre asegura a un niño que tendrá siempre tu amor y tu apoto.
  • Dile que lo quieres. Decir “te quiero” a diario o tan a menudo como puedas ayuda al niño a sobrellevar la posible tristeza que siente cuando no estás cerca. La seguridad de tu amor y apoyo también puede darles más confianza en sí mismos.
  • Escucha lo que tiene que decirte. Estar interesado en las actividades diarias de un niño o preguntarle cómo se siente acerca de ciertas cosas hará que el niño sienta que es importante. Este sentimiento de importancia puede ayudar a un niño a sentirse seguro sabiendo que los adultos en su vida los consideran importantes.
  • Nutre sus intereses. Alentar y fomentar los intereses, pasatiempos e inclinaciones de un niño lo hará sentir que apoyas sus decisiones y elecciones.
    Niño con mal comportamiento gritando a su hermana.
  • Pasar tiempo de calidad juntos. Aunque estés ocupado, asegúrate de pasar tiempo de calidad con un niño para estar actualizado sobre lo que está sucediendo en su vida. Este tiempo de unión también puede ayudar al niño a alejarse de la tristeza que siente porque hay personas que están dispuestas a pasar tiempo de calidad con ellos.
  • Observa. Si notas que el estado de ánimo de un niño fluctúa continuamente o pierde el impulso de hacer algo que antes disfrutaba, es hora de preguntar qué le pasa. Observar el comportamiento de un niño también puede ayudarlo a determinar qué es lo que le molesta y puede ayudarlo a controlar si es propenso a desarrollar problemas de comportamiento.
  • Sé un ejemplo a seguir. Mostrarle a un niño enfoques positivos para tratar los problemas puede ayudarlo a adquirir las habilidades necesarias cuando tiene que lidiar con sus propios problemas. Si ven cómo lidias con problemas específicos, es probable que lo imiten y lo apliquen solos.

Los padres y los maestros pueden ayudar a aliviar la tristeza y la depresión en los niños, lo que a su vez les permitirá aprender y evitar problemas de comportamiento más adelante. Tomarse el tiempo para demostrarle a un niño que realmente te preocupas por él puede tener un impacto que durará toda la vida.