Cómo extraer leche materna y cómo conservarla

Aprender a extraer leche materna y a conservarla tiene muchas ventajas. Tener leche materna almacenada correctamente te puede sacar de cualquier apuro en el que necesariamente debas separarte de tu bebé y en el caso de que la separación sea prolongada por dos días te ayudará a aliviar tus senos si están muy apretados.

Hay varias forma de hacer y esto y de conservarla para usarla posteriormente. En primer lugar, debes tener en cuenta que el sacaleches extrae la leche de los pechos maternos de forma sencilla e indolora, por lo que no debes preocuparte por ello, es más te ayudan a cuidar tus senos.

Ahora, la forma más fácil de aprender a extraer leche es manualmente, mientras amamanta. Esto puede hacerse gracias a un reflejo circulatorio de la leche, el cual propicia el flujo hacia ambos senos. Esto te posibilita para extraer leche del lado del que no esté tomando el bebé.

Primero que nada lávate las manos. Luego, prepara un recipiente para recolectar la leche. Lo recomendado es usar un recipiente de boca ancha o un embudo especialmente diseñado. Antes de usar el recipiente, lávalo con agua jabonosa muy caliente. No es necesario esterilizar el recipiente.

Si extrae la leche sin tener al bebé cerca, tómate unos minutos para masajear suavemente tus senos hacia abajo y hacia afuera, en dirección al pezón. De ser posible, antes de la extracción, aplícate toallitas tibias y húmedas sobre los senos durante cinco minutos.

leche materna recién extraída

Los pasos para la extracción manual son muy sencillos

Primero sostén tu seno entre tus dedos índice, corazón y pulgar, colocados a una distancia de entre 5 a 7 centímetros de tu pezón. Empuja hacia adentro, en dirección hacia la pared torácica para llegar detrás de los conductos galactóforos.

Luego, rueda el pulgar y los dedos hacia su pezón. Este movimiento no debe consistir en apretar ni en deslizar, sino que debe buscar hacer rodar los dedos como si estuviera tomando impresiones del pulgar y los dedos. No aprietes tu pezón, solo la areola.

Hoy en día hay muchos sacaleches disponibles. Si no eres muy partidaria de la idea de hacerlo manualmente y prefieres la tecnología, pues existen sacaleches que funcionan con batería e incluso sacaleches eléctricos. Es importante realizar una selección cuidadosa. No todos los sacaleches funcionan para todas las mujeres. Las investigaciones muestran que algunos pueden dañar realmente el tejido del seno.

Hay muchos sacaleches eléctricos, incluso aquellos que tienen un accesorio de extracción doble para sacar leche de ambos senos a la vez. Hay sacaleches más pequeños y livianos para viajar o llevar al trabajo. También existen paquetes de baterías y adaptadores, que te permiten encender el sacaleche enchufándolo al encendedor de un automóvil.

extractor de leche materna

Cómo conservar la leche materna extraída

Si la leche, que se ha extraído, ha de servir para la tetada siguiente o va a utilizarse en las horas siguientes, basta con llenar el biberón y guardarla en el frigorífico. Si el contenedor del sacaleches es un biberón, no es necesario cambiar la leche de envase.

Si lo que se quiere es conservar la leche materna durante más tiempo, se puede guardar en el congelador durante, al menos, tres meses. En este caso, la leche se guarda en bolsas esterilizadas que se cierren herméticamente y hay que colocar un adhesivo para anotar la fecha de extracción.

La forma más fácil de almacenar la leche extraída puede ser usar pequeñas bolsas tipo biberón, desechables o biberones de plástico o vidrio. Para prevenir desperdicios, asegúrate de no llenar por completo la bolsa o el biberón. Busca bolsas fabricadas especialmente para dicho fin.

La leche materna se expande al congelarse. Por lo tanto no llenes el biberón o la bolsa, más bien deja un espacio libre para permitir esta expansión. Si usas una bolsa, dobla la parte superior de la bolsa desechable y ajusta con un precinto flexible o banda elástica.

Rotula el recipiente de leche con la fecha y hora de la extracción. Y usa siempre primero la leche más antigua. Cuando sea necesario transportar la leche materna para usarla fuera de su hogar, trata de  mantenerla fría hasta el momento inmediato antes de usarla.

Descongela la leche materna a temperatura ambiente o en un bol de agua corriente caliente. Descongélala usando la menor cantidad posible de calor. Nunca calientes o descongeles la leche materna con el uso de microondas, dado que pueden generar áreas calientes y destruir algunas vitaminas y enzimas beneficiosas.

Es normal que la leche materna se separare al enfriarse, dado que la crema sube a la parte superior. Para esto mezcle la leche agitando suavemente. No le des la leche medio descongelada a su bebé sino hasta que se haya descongelado por completo.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar