¿Cómo escolarizar a un niño inmigrante en España?

02 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el abogado Francisco María García
La llegada de un niño inmigrante en España necesita una regulación legal en diferentes aspectos de la vida que el pequeño tendrá. Una de las cuestiones más importantes es la relativa a la escolarización.
 

La escolarización en España es obligatoria para todas las personas hasta los 16 años. Es por eso que, cuando una familia extranjera con hijos menores llega, una de las primeras cosas que debe hacer es informarse sobre la escolarización del niño inmigrante.

Por otra parte, la escolarización de los menores es uno de los dos factores que forman parte de la integración de las personas migrantes en España. El primero es la reagrupación familiar. Se trata de dos aspectos fundamentales para lograr que las familias migrantes se integren al nuevo contexto social en el que se encuentran. A continuación, veremos algunos elementos sobre la escolarización de un niño inmigrante en España.

¿Cuáles son los derechos del niño inmigrante en España en lo que se refiere a la educación?

La Constitución Española refleja el derecho de los menores a recibir una educación básica. Este derecho está regulado en la Ley Orgánica del 3 de julio de 1985. En ella se establece que los extranjeros residentes en España tienen derecho a recibir una educación básica que les permita el desarrollo personal y la capacitación para desempeñar una actividad útil a la sociedad.

Niño inmigrante en su primer día de clase.
 

La ley también señala que las personas migrantes tienen derecho a acceder a niveles superiores de educación en función de sus aptitudes y su vocación. En ningún caso podrán ser discriminadas por su situación económica, nivel social o lugar de residencia.

Cabe precisar que el derecho de los menores migrantes a la educación está garantizado más allá de la situación legal de los padres. Además, las personas migrantes que se encuentren en situación irregular y tengan hijos menores escolarizados no podrán ser expulsadas de España hasta que se termine el curso escolar.

Esto quiere decir que todos los niños o adolescentes extranjeros en edad escolar tienen derecho a recibir una educación básica, sin importar en absoluto si sus padres han regularizado o no su situación España.

La escolarización de los menores migrantes: un pilar para la integración

La reagrupación familiar y la escolarización de los menores son dos aspectos fundamentales para la integración de los extranjeros en España. En efecto, en una familia inmigrante, el hecho de que los hijos vayan a clase facilita mucho la integración con los vecinos y, en general, con los demás residentes de la ciudad.

Los padres y hermanos también participan en las actividades sociales y culturales ligadas a la vida escolar y esto les permite crear lazos con la comunidad. En esta situación, la escolarización constituye, por ello, el punto de partida para la inserción familiar, y tiene un efecto estabilizador para los adultos de la familia extranjera.

 

Pasos que hay que seguir para escolarizar a un menor migrante

Muchas familias extranjeras cuando llegan a España no saben cuáles son los pasos que deben seguir para escolarizar a sus hijos. En cada ayuntamiento se han elaborado guías orientativas para ayudar en ese proceso. En efecto, es importante que sepan que cada comunidad autónoma tiene su propia normativa, a pesar de que las bases son las mismas.

Niños trabajando en clase con el ordenador.

Lo primero que debe hacer una familia migrante con menores en edad escolar es acudir a las oficinas del ayuntamiento o al mismo colegio, donde le explicarán el proceso de matriculación.

Los padres podrán elegir el centro educativo, siempre que haya plazas disponibles. Esto dependerá de la cantidad de alumnos ya matriculados, del tipo de centro, del barrio en el que se encuentra, etc.

Por ejemplo, hay centros en los que se enseñan varios idiomas, otros que imparten clases de religión católica obligatoria, etc. Es importante que las familias estén informadas de todos estos aspectos antes de proceder a la matriculación.

A pesar de que los requisitos pueden variar un poco de una comunidad a otra, existen algunos documentos básicos que se deben presentar para poder matricular a los menores.

 

Se trata principalmente de documentos que acrediten la identidad del padre, de la madre y del menor: DNI o pasaporte de los padres y libro de familia, o algún otro documento donde figuren el nombre, los apellidos, la fecha de nacimiento y la nacionalidad del menor.

También se deberá presentar la cartilla de vacunación, en caso de que exista, y el certificado de empadronamiento en el lugar de residencia. Además, se deberá contar con algún documento que acredite los estudios realizados anteriormente por el menor. Pueden ser boletines de calificaciones, certificados de estudio, etc.