¿Cómo enseñar a los niños a tener amor propio?

Óscar Dorado · 22 octubre, 2018
Enseñar a los niños a tener autoestima es uno de los aspectos más importantes para asegurar un correcto desarrollo. A continuación, te brindamos algunos tips que te permitirán lograrlo.

Enseñar a los niños a tener amor propio es un proceso que se desarrolla lentamente, pero que puede comenzar a tratarse desde la infancia. Se trata de una cualidad que puede ayudar a que los niños tengan un mejor desempeño en la escuela, en casa y en las relaciones personales.

La autoestima en los niños comienza a desarrollarse en los primeros años de vida. En este sentido, los padres son las personas más influyentes en la niñez y juegan un papel crítico en su desarrollo. Sus palabras de aliento pueden ayudar a desarrollar esta confianza, especialmente cuando se refieren a los esfuerzos o habilidades específicas de un niño.

Tener un sentido positivo de uno mismo es uno de los mejores regalos que se le pueden dar a un hijo. Un niño con amor propio necesita, a la vez, una percepción positiva y realista de sus habilidades. Por eso, es muy importante trabajar tan temprano como sea posible.

A continuación, hemos preparado una lista con las mejores formas de enseñar a tu hijo a construir una autoimagen positiva. ¡No dudes en ponerlas en práctica!

Formas de enseñar a los niños a tener amor propio

1. Fomenta la práctica de deportes

La primera de las formas de enseñar a los niños a tener amor propio es fomentar la realización de deportes u otras actividades físicas. Los deportes ayudan a los niños a aumentar y construir su confianza, ya que les permite plantearse objetivos, mejorar sus habilidades y alcanzar sus metas. Entre otros beneficios, los ayuda a reconocer sus fortalezas y aceptar sus debilidades.

Es necesario que los niños practiquen deporte para mejorar su bienestar y desarrollo.

Sin embargo, lo más importante es que el hecho de superar las adversidades en el deporte es un modo de fomentar la confianza. Por si fuera poco, también se mantienen en forma y aprenden a cuidar sus cuerpos, lo cual siempre es muy positivo para consagrar su amor propio.

2. Habla con él y predica con el ejemplo

Hablar con tu hijo sobre su aprendizaje es algo positivo. De hecho, es recomendable dialogar sobre aquellos problemas con los que encuentra dificultades y necesita trabajar con mayor intensidad para superarlos.

Es bueno que tu hijo te escuche hablar sobre cómo valoras sus propias fortalezas, al tiempo que reconoces sus debilidades. La resolución de problemas fomenta el amor propio, por lo que debes hacerle ver que siempre hay puntos positivos.

En esta línea, también debes predicar con el ejemplo. Debes amarte a ti mismo antes de poder enseñarle a tu hijo a quererse. Puedes modelar este comportamiento recompensándote y elogiándote cuando lo haces bien.

Por otro lado, también puedes compartir tus fortalezas y debilidades con tu hijo y contarle qué haces para superar las situaciones más desafiantes. Enséñale que todas las personas necesitan trabajar para conseguir superar las adversidades; es el mejor aprendizaje que puede obtener.

“Los padres son las personas más influyentes en la niñez y juegan un papel crítico en el desarrollo del niño. Sus palabras de aliento pueden ayudar a desarrollar su confianza”

3. No a las críticas

Las críticas que los niños escuchan sobre sí mismos de otras persona repercuten directamente en cómo se sienten acerca de sí mismos. De hecho, las palabras negativas siempre son dañinas y no motivadoras. Cuando los pequeños escuchan mensajes negativos sobre sí mismos, esto afecta directamente a su amor propio.

Por lo tanto, si deseas corregir algunas actitudes de tu hijo, debes hacerlo con paciencia y poniendo el foco de atención en lo que quieres que haga la próxima vez. Lo ideal es que te centres en sus fortalezas y prestes atención a lo que hace bien y aprovechar para ponerlo en valor. Pon más atención en las fortalezas que en las debilidades si quieres ayudarlo hijo a sentirse bien con él mismo.

4. Aprender cosas nuevas

Por último, debes tener en cuenta que aprender cosas nuevas es una de las mejores ideas para fomentar el amor propio en los niños. Teniendo en cuenta que les encanta aprender y que las opciones son ilimitadas, es una buena manera de fortalecer su autoestima.

Incluso durante la infancia, el hecho de aprender a sostener una taza o dar sus primeros pasos les genera una sensación de dominio y logro inigualable.

El aprendizaje de cosas nuevas es un método para enseñar a los niños a tener amor propio.

Por esa razón, medida que los niños crecen deben aprender cosas nuevas, como vestirse, leer o andar en bicicleta. En general, cualquier oportunidad para adquirir conceptos y habilidades es un buen momento para que su amor propio crezca.

Te recomendamos que, si enseñas a los niños a hacer cosas, debes ayudarles siempre al principio. Luego, será el momento de que lo intenten, se equivoquen, aprendan y se sientan orgullosos. Los desafíos siempre deben estar a su nivel.

Finalmente, no olvides que enseñar a los niños a tener amor propio es posible si sigues estos consejos y practicas una crianza afectiva. Recuerda que tu papel como madre es muy importante; tus palabras de apoyo son necesarias para asegurar un correcto desarrollo del pequeño.