¿Cómo elogiar a tus hijos equitativamente?

Cómo elogiar a los hijos equitativamente tiene su truco. Esto no es algo especialmente difícil pero sí va a requerir de nuestra capacidad de atención, tacto y sobre todo, astucia.

Los elogios construyen, aportan un comentario positivo a un aspecto determinado de la persona (o del niño, en este caso). Ahora bien, los elogios no deben dosificarse por el bien de todos. Demasiados elogios pueden alimentar demasiado el ego, crear complejos de superioridad, promover envidias y otras actitudes perjudiciales.

Busca la manera de aprender a dar los mejores y más oportunos elogios a tus hijos para que los ayudes a desarrollar su autoestima y no despertar resentimiento entre hermanos.

Todos los niños son diferentes. Esta es la realidad directa de los padres que tienen varios niños. Sus hijos, así sean hermanos y se críen con los mismos valores, desarrollan habilidades diferentes y también tienen una personalidad distinta.

La cuestión está en ser equilibrado al momento de elogiar a uno u otro por la razón que sea. Ciertamente, ningún padre sano busca deliberadamente que sus elogios hagan sentir mal a alguno de sus hijos. Sin embargo, a veces sin querer, algunos padres hieren los sentimientos de otro de sus hijos al elogiar a su hermano frente a él.

No obstante, por lo general, los niños no contabilizan la cantidad de elogios que un hermano recibe al día o a la semana. Lo que sí notan es la sinceridad del elogio que le dan a otros o que está recibiendo él, explica Mark Griffin fundador y ex director de la Eagle Hill School, en Estados Unidos.

Cómo elogiar a tus hijos

1. Elogia el esfuerzo

Una de las mejores herramientas para elogiar a uno de tus hijos sin que los demás se sientan mal es otorgar a cada uno de ellos elogios sinceros por sus esfuerzos más que por sus logros.

Está comprobado que un niño que recibe elogios por su esfuerzo, aprende a ver el éxito como el resultado del trabajo y el esfuerzo constante.

Si elogiamos el esfuerzo que pusieron nuestros hijos por conseguir una tarea, en lugar de elogiar su inteligencia, les enseña a los niños el valor de la perseverancia, entre otros aspectos importantes como la disciplina, la organización, entre otros. Incluso, esto le ayuda a tener una mejor actitud ante cualquier proceso de toma de desiciones. 

Los elogios deben aportar, no convertirse en una forma de alimentar egos.

2. Elogia de manera moderada

Si quieres elogiar a uno de tus hijos en particular, puedes tomarte unos minutos y hacerlo aparte en algún lugar en donde los otros niños no estén presentes. De esta forma, evitarás riñas y malos sentimientos.

Por otra parte, si notas que uno de sus hijos al ser elogiado corre a vanagloriarse delante de sus hermanos, o si cada vez que es recompensado por algo sale corriendo a mostrar su recompensa, con el único fin de levantar envidia, esto debe corregirse de inmediato, ya que comportamientos como este no son nada sanos.

3. Sé sincera y ten tacto

Evita exagerar tu tono de voz o el grado de entusiasmo al momento de elogiar a uno de sus hijos. Trata de mantener un tono de voz calmado y pausado todo el tiempo, acompañado de una postura relajada.

No olvides que mentirle a un niño no es una tarea fácil, saben muy bien cuando se está exagerando cada vez que elogias algo que no es verdaderamente bueno.

Está comprobado que un niño que recibe elogios por su esfuerzo aprende a ver el éxito como el resultado del trabajo y el esfuerzo constante.

La exageración en el elogio a un niño en particular puede hacer sentir mal sobre todo a los que les cuesta realizar una tarea específica, a diferencia del resto de sus hermanos.

En ese caso, si tus elogios no son sinceros te encontrarás ante una situación un poco difícil, ya que te será complicado dar un elogio honesto cuando uno de ellos esté batallando en unas áreas y el otro no.

Lo importante es ser equitativo a la hora de elogiar.

Si tu caso es así, entonces enfócate en elogiar el esfuerzo, la constancia y la determinación de tu hijo, quien busca seguir avanzando aun teniendo dificultades. Hazle entender que avanzar hasta la meta es tan digno como alcanzarla.

4. Incentiva el trabajo en equipo

Otra buena forma de elogiar a todos tus hijos por igual y de forma inteligente es motivar a todos tus hijos a trabajar como un equipo y que cada uno ponga a disposición del grupo sus habilidades.

Cuando finalicen su tarea, podrás darles cuantos elogios quieras. Elógialos cuando veas que están disfrutando juntos lo que están haciendo de manera colaborativa.

Trata de elogiar también el trato que se brindan los unos a los otros. Elógialos hasta por los más pequeños actos de gentileza que observes entre ellos, no pierdas oportunidad.

5. Todos tienen habilidades

Enfocarte en las destrezas o habilidades de cada uno de tus hijos es una buena herramienta para lograr un buen ambiente de trabajo entre ellos. Eso los podrá hacer sentir bien y así podrás elogiarlos sin despertar celos.

El cómo elogiar correctamente a un niño es un arte que requiere de la sutileza de todo padre, sobre todo de aquellos que tienen varios niños. Uno de los secretos está en elogiar con sinceridad los esfuerzos de cada niño y evitar las comparaciones.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar