¿Cómo cuidar el cabello durante el embarazo?

Existen varios consejos para mantener un cabello saludable y brilloso durante el embarazo, ya que las alteraciones hormonales del organismo alteran su textura, la cantidad y el aspecto.
¿Cómo cuidar el cabello durante el embarazo?
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 06 noviembre, 2022

El pelo durante el embarazo experimenta importantes cambios como consecuencia de las alteraciones hormonales. Por lo tanto, para mantenerlo sano y bonito se recomiendan algunos cuidados para poner en práctica. En este artículo, te detallamos cómo tratar tu cabello para que luzca saludable y brilloso.

Cambios en el cabello durante el embarazo

Las alteraciones hormonales que suceden durante el embarazo afectan el cabello, de manera que se torna más delgado o más grueso. Además, cambia el ciclo de desarrollo de los folículos pilosos. Alrededor de las 15 semanas, el pelo se vuelve más grueso al permanecer más tiempo en la fase de crecimiento del ciclo. Por lo tanto, existe una menor caída respecto de la habitual.

Otra de las alteraciones que se puede experimentar es el cambio de textura, lo que hace reaccionar de manera diferente a los diversos tratamientos capilares. No obstante, cuando el estrógeno regresa a sus niveles normales luego del embarazo, se puede experimentar caída del cabello y crecimiento normal del mismo.



Cuidados del cabello durante el embarazo

Lo más importante para tener un pelo brilloso y saludable durante la gestación es mantener el cuero cabelludo hidratado y sano para paliar los efectos de la caída que se presentan en el postparto. Para ello, ten en cuenta los detalles que te contamos a continuación.

Una dieta saludable contribuye a estimular el crecimiento del cabello y a mantenerlo fuerte. Esta debe ser equilibrada y con un alto contenido de frutas y verduras.

Alimentarse en forma saludable

Lo ideal es mantener una alimentación equilibrada con alto contenido de verduras y frutas para contribuir a que el cabello se encuentre fuerte, estimule su crecimiento y brinde protección al folículo piloso. A su vez, las vitaminas y los minerales, como el hierro, fortalecen las cutículas e impiden que se quiebren.

Por su parte, la levadura de cerveza tiene un alto contenido de vitamina B que ayuda a detener la caída del cabello y a fortalecerlo. De hecho, la alimentación cumple un papel fundamental para tener un buen aspecto durante el embarazo. Además, la ingesta de suficiente cantidad de agua mantiene una hidratación adecuada de la piel y del cuerpo.

Aplicar mascarillas nutritivas

El cabello requiere de tratamientos adecuados de acuerdo con su tipo, es decir, si es seco, graso o mixto. Las mascarillas hidratantes contribuyen con un pelo brillante e hidratado. Por ello, el embarazo es el momento perfecto para utilizarlas y prepararlo para la pérdida del brillo en el postparto.

La aplicación de las mascarillas nutritivas puede hacerse una o dos veces por semana, dejándola realizar su efecto en el cabello húmedo durante al menos 20 minutos.

Evitar las planchas o secadores

Siempre se recomienda tratar con suavidad el cabello cuando se encuentra mojado y frágil, ya que es tres veces más vulnerable a la rotura. A su vez, los peines de dientes anchos para desenredar son los ideales. Por su parte, se desaconseja el uso de planchas y secadores de pelo o al menos disminuir su uso. No obstante, si necesita utilizar instrumentos calientes para quitar la humedad del cabello, se recomienda hacerlo con temperaturas no muy altas.

A su vez, de acuerdo con las recomendaciones de la American Academy of Dermatology Association los peinados tirantes hacia atrás, con demasiada fuerza, como las trenzas o colas de caballo, pueden dañar el cabello. Por ende, se aconseja el uso del pelo suelto.



El uso de tinturas para el cabello está desaconsejado durante el embarazo, sobre todo si contienen amoníaco. De todas formas, algunos tipos de coloración son menos tóxicos y se pueden realizar si se toman ciertos recaudos.

No usar tinturas

Si bien el cabello no absorbe suficientes químicos dañinos provenientes de los tintes, no se recomienda el uso de colorantes permanentes que contengan amoníaco. Lo ideal, es retrasar la coloración hasta que culmine el primer trimestre, de acuerdo con los consejos de la American Pregnancy Association.

Existen diferentes tipos de coloración que se caracterizan por sus diversas técnicas:

  • Coloración permanente: está contraindicada en el embarazo, ya que sus químicos pueden tener contacto estrecho con el cuero cabelludo.
  • Las mechas: este tipo de coloración no es tan tóxico, puesto que las mechas son las que se tiñen y no el cuero cabelludo.
  • La permanente y los moldeados: se aconseja esperar hasta el último trimestre para realizar estos procedimientos.

Utilizar champú con pH neutro

Se aconseja utilizar agua templada para enjuagarse el pelo. También, se deben realizar masajes capilares circulares con la yema de los dedos, que estimulan la circulación sanguínea del cuero cabelludo.

En general, una de las principales alteraciones que experimenta el cabello es un aumento de la liberación de grasa por parte del cuero cabelludo. Por esto, en los pelos grasos, se recomiendan los champús suaves y de pH neutro; mientras que en los cabellos secos, los champús nutritivos y las mascarillas. Una buena opción es evitar el uso de productos con ingredientes agresivos, como el lauril sulfato de sodio o el lauril sulfato de amonio.

El cabello durante el embarazo y su cuidado

En conclusión, siempre que se trate de la salud, la indicación de los profesionales médicos es lo más recomendado. Por lo tanto, consulta con un especialista para que te indique cuáles son los tratamientos permitidos durante la etapa de gestación. No olvides tomar en cuenta estos consejos para ¡lucir un cabello fuerte y radiante durante el embarazo!

Te podría interesar...
Guía de belleza durante el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Guía de belleza durante el embarazo

Con esta guía de belleza durante el embarazo, podrás seguir cuidándote con tu rutina de siempre, sin afectar tu salud o la de tu bebé.