Cómo crece la barriga durante el embarazo: trimestre a trimestre

La manera en la que crece la barriga durante el embarazo varía en cada mujer e incluso, en sus distintas gestas. Te contamos todo al respecto.
Cómo crece la barriga durante el embarazo: trimestre a trimestre
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 09 abril, 2022

Un signo que caracteriza a toda embarazada es su vientre crecido. La evolución de su tamaño dependerá del volumen del útero, el cual mantiene estrecha relación con el crecimiento del bebé y con la anatomía materna.

A continuación, te contaremos como crece la barriga durante el embarazo trimestre a trimestre y otros puntos destacados de este tema.

¿Cómo es la barriga en el primer trimestre de embarazo?

La manera como crece la barriga durante el embarazo es muy variable entre las mujeres y resulta complejo determinar medidas estándares de dicha evolución. Esto es porque existen múltiples factores que inciden directa o indirectamente en su tamaño.

Entre ellos, la contextura corporal materna, el tamaño de su pelvis, el número de embarazos previos, la cantidad de líquido amniótico, el tamaño de la placenta, la posición y el volumen del bebé.

Aun así, en líneas generales podemos decir que la barriga no sufre grandes modificaciones durante el primer mes, pues el útero prácticamente no se expande.

Durante el segundo mes de embarazo, muchas gestantes puedan experimentar una leve inflamación del vientre, debido a que el útero comienza a engrosar sus paredes y la placenta empieza a expandirse. A partir de este momento, es normal que la ropa se sienta más apretada en el área de la cintura.

Al llegar al tercer mes de la gestación ya es posible palpar el polo superior del útero por encima del pubis. El bebé pesa unos 40 gramos y la cantidad de líquido amniótico es bastante considerable. Estos cambios provocan que la matriz se torne más redondeada y que comience a empujar las paredes del abdomen materno, sobre todo si la mujer ha tenido embarazos previos.

vientre materno embarazada 3 meses primer trimestre
Hacia el final del primer trimestre es posible vislumbrar el crecimiento de la barriga. Sobre todo en las segundas gestas.

La barriga en el segundo trimestre de embarazo

A partir del segundo trimestre la barriga comienza a crecer a pasos de gigante. Entre las semanas 12 y 16, las mamás comienzan a  percibir que su abdomen se ha distendido y que, poco a poco, adquiere la forma típica del embarazo. De hecho, muchas mujeres deben comenzar a adecuar sus vestuarios para esta nueva etapa.



Durante el cuarto mes, el fondo del útero (o polo superior) se sitúa unos 4 cm por debajo del ombligo y para este entonces, el bebé pesa unos 150 gramos y mide alrededor 13 cm.

Un aspecto que determina el tamaño de la barriga en este momento es el número de gestas previas. Esto es porque cuando ya se vivió un embarazo, los músculos abdominales quedan más estirados y esto los lleva a ceder fácilmente ante el crecimiento uterino.

Hacia el final del sexto mes el fondo uterino se ubica unos 4 cm por encima del ombligo y la barriga adopta el tamaño de un balón de futbol. En esta instancia ya se puede constatar cómo la piel del abdomen responde a este gran cambio anatómico. Por ende, es normal que la epidermis se sienta bastante tensa y que pique durante las noches.

Aunque la barriga crece considerablemente durante este período, su tamaño no suele generar molestias todavía, ni impedir la realización de las actividades cotidianas. Es por esto que el segundo trimestre se destaca por ser el más llevadero de todo el embarazo.

Si bien durante el segundo trimestre el vientre crece mucho, su tamaño aún no genera incomodidades ni impide realizar las actividades cotidianas.

Tercer trimestre de embarazo: crecimiento acelerado

El tercer trimestre de embarazo se caracteriza por el desarrollo acelerado del bebé, lo cual determina el tamaño de la barriga.

Lo normal es notar un crecimiento exponencial del vientre, así como una pesadez que despierta malestares, como los dolores en la espalda baja.

En el octavo mes, el polo del útero se sitúa por debajo de las costillas y ejerce presión sobre los órganos de la cavidad torácica.

Esto impide la expansión total de los pulmones que genera que la madre se canse rápidamente, que respire más rápido y en ocasiones, que también le cueste dormir. Otros síntomas habituales de esta etapa son la acidez estomacal, las digestiones lentas y la micción frecuente.

Durante los días previos al nacimiento, el bebé toma su posición de salida y se encaja en la pelvis. Esto, junto con el peso propio de la barriga, provoca un descenso brusco de la misma, lo que conforma un signo de la inminente llegada del bebé.

Luego del parto, la barriga vuelve lentamente a su tamaño normal. Pero esto no ocurre en un día, sino que demora unas 6 semanas.

Acompaña el crecimiento de tu barriga de la mejor manera posible

Es importante llevar una dieta balanceada durante el embarazo, hidratarse adecuadamente y usar cremas o lociones humectantes en la barriga para evitar las estrías.

Si tienes dudas acerca de los cuidados y de los cambios que pueden aparecer en tu abdomen, conviene que las aclares con tu médico y matrona.

Te podría interesar...
Barriga dura durante el embarazo: ¿a qué se debe?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Barriga dura durante el embarazo: ¿a qué se debe?

La barriga dura durante el embarazo generalmente responde a cambios fisiológicos y en raras ocasiones, es producto de una complicación.