Cómo crear un buen espacio para los deberes en casa

17 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Contar con un espacio dedicado a hacer los deberes en casa es la base para que esta actividad sea algo gratificante e incluso algo divertido.

Para muchos niños, ponerse a hacer las tareas del colegio es algo poco apetecible, y para los padres se convierte cada día en una especie de reto lograr que las hagan. Hoy vamos a ver la importancia de crear un buen espacio para los deberes en casa.

Cuando salen de clase, la mayoría de los niños piensa en infinidad de cosas, y el hacer los deberes suele aparecer en el último lugar de la lista de cosas que quieren hacer. Muchos, incluso, acaban desarrollando malos hábitos a la hora de hacer los deberes: los hacen con la tele puesta, en medio del salón con demasiado ruido y los adolescentes mirando el móvil.

Lo mejor que podemos hacer por ellos, como padres, es preparar su espacio desde el primer momento para que hacer los deberes en casa sea algo a lo que estén acostumbrados e incluso que disfruten.

Tener un espacio de trabajo designado para las tareas es la base para que puedan hacerlas de una forma rápida, eficiente y agradable.

Su opinión es lo más importante

Ya hemos hablado sobre esto en muchas ocasiones, pero vamos a insistir: a la hora de crear algo para nuestro hijo tenemos que tener en cuenta su opinión. Así que, en el momento de crear un espacio para los deberes en casa y para estudiar debemos esta atentos siempre a lo que piensa.Padre ayudando a su hijo con los deberes en un buen espacio en casa.

Podemos empezar preguntando dónde le gustaría que esté su espacio. Le dejaremos elegir colores (siempre con nuestro asesoramiento), herramientas y materiales que quiere tener en su zona.

Elegir el espacio adecuado para los deberes en casa

En primer lugar, hay que elegir un buen espacio. Antes de elegirlo debemos fijarnos en cómo hace nuestro hijo las tareas. Muchos niños necesitan absoluto silencio para concentrarse, pero otros necesitan estar en un sitio en el que haya alguna actividad para poder terminar el trabajo.

Se puede organizar el espacio para el niño fijándonos en esto. Si necesita tranquilidad para concentrarse, elegiremos un rincón de su dormitorio, en una habitación de estudio, si podemos disponer de ella, o en una sala familia que no vaya a estar concurrida durante su trabajo.

Si, por el contrario, necesita que haya movimiento a su alrededor, es posible elegir un lugar en el salón de casa en el que haya más gente, pero siempre controlando que la actividad que haya a su alrededor esté controlada y le permita la concentración.

Iluminación

La mejor luz para hacer los deberes es la luz natural. Por eso, siempre que sea posible, buscaremos un lugar en casa en el que podamos disfrutar de luz natural el mayor tiempo posible. Si esto es imposible, ya sea por la estación del año o por la ubicación del espacio, buscaremos una buena lámpara artificial que pueda graduarse en altura e intensidad.Niña estudiando en un buen espacio para los deberes en casa.

Un espacio divertido para los deberes en casa

Cuando tengamos claro qué lugar de la casa elegiremos para hacer los deberes, nos vamos a asegurar de que este espacio tenga elementos divertidos para el niño. Para eso, vamos a tener en cuenta lo que le guste; el niño debería elegir la mayor parte de la decoración para estar más cómodo.

Si vamos a poner un escritorio pegado a una pared, podemos colocar carteles de colores, con imágenes bonitas que elegiremos con nuestro hijo. Hay varios estudios que demuestran que tener imágenes positivas en un ambiente de estudio ayuda a tener una mente positiva.

Podemos optar por paisajes bonitos o incluso algún personaje de una película o cómic que le guste al niño. Intentaremos que el rincón de estudio esté lleno de color; hay que huir de lo aburrido.

La organización

El espacio de estudio debe tener todo lo que el niño vaya a necesitar para estudiar. Darle las herramientas que necesita es la base de una buena organización. Podemos añadir cajoneras, cajas y todo lo necesario para poder organizar su material.

Contar con un espacio dedicado a hacer los deberes en casa es la base para que esta actividad sea algo gratificante e incluso divertido. Con poco esfuerzo y un poco de dedicación al principio lograremos que hacer las tareas sea algo a lo que nuestro hijo se acostumbre. Le estaremos ayudando a crear una buena rutina en su educación.

  • Canter, Lee. Homework without tears. The Education Digest. 1988.