¿Cómo actuar ante la negatividad de los niños?

02 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
Convivir con un niño negativo puede resultar bastante incomodo. ¿Cómo actuar ante la negatividad de los niños? En este artículo te lo contamos.

Convivir en el seno de una familia en la que reina la negatividad en alguno de los hijos no es plato de buen gusto para nadie. Tener que lidiar día tras día frente a un niño negativo puede convertirse en una difícil tarea. En este artículo hablaremos de cómo actuar ante la negatividad de los niños.

No hay una edad concreta para que aparezca la negatividad de los niños y son muchos los que pueden presentarla. De hecho, la negatividad puede acompañarlos hasta la edad adulta. Por eso, en este artículo queremos dar algunas claves para luchar contra la negatividad de los niños y que esta no llegue a prolongarse.

 

“No habrá ningún cambio si la gente está empeñada en pensar de manera negativa”.

– John C. Maxwell –

¿Qué provoca la negatividad de los niños?

Cuando los niños están impregnados de negatividad piensan que no hay otra forma de pensar que no sea la suya. Creen que lo que para ellos es negativo no se puede cambiar y que no hay otra forma posible de pensar. Algunas de las causas que pueden provocar la negatividad de los niños son:

  • El tipo de apego que han recibido. El apego que se forja durante las primeras etapas del desarrollo va a afectar a la personalidad de los niños y a cómo se relacionan con el mundo que les rodea.
    La negatividad de los niños es un factor que se debe reconducir.
  • El tipo de educación recibida. Los adultos actuamos como modelos de los niños. De hecho, la mayoría de conductas que realizan los niños las aprenden mediante aprendizaje vicario o modelado. Si los adultos mostramos una educación autoritaria y violenta, lo más probable es que los niños desarrollen conductas y pensamientos negativos en su persona.
  • Por factores genéticos. En ocasiones, puede existir un déficit de alguno de los neurotransmisores que se encargan de regular las emociones. Por consiguiente, esto provoca que sus conductas y emociones no estén reguladas normalmente. Si esta fuera una de las causas, se precisaría de medicación y, por tanto, de la consulta de un especialista.

 

“Las emociones negativas intensas absorben toda la atención del individuo, obstaculizando cualquier intento de atender a otra cosa”.

– Daniel Goleman –

Algunas señales para detectar a los niños negativos

Si en algún momento detectamos algunas de estas características de personalidad que a continuación expondremos, probablemente, estemos frente a un niño con negatividad.

  • La mayor parte del tiempo están malhumorados.
  • Creen que todo lo que realicen les saldrán mal.
  • Con frecuencia se están quejando.
  • Suelen jugar solos porque piensan que nadie querrá jugar con ellos.
  • Utilizan el sesgo de magnificación, es decir, exageran lo negativo de un rasgo, situación, acontecimiento o persona.
  • Cuando están realizando los deberes, creen que no van a tenerlos bien y no van a saber hacerlos.
  • En los casos más severos, pueden llegar a presentar conductas hostiles con los demás.

 

“Quejarse siempre es no aceptar lo que es, y conlleva invariablemente una carga de inconsciencia y negatividad. Cuando te quejas, te conviertes en una víctima; cuando te expresas, asumes tu poder. Por tanto, cambia la situación emprendiendo una acción o expresando lo que piensas siempre que sea posible o necesario; abandona la situación o acéptala. Lo demás es locura”.

– Eckhart Tolle –

Cómo podemos eliminar la negatividad de los niños

No es siempre fácil sobrellevar las situaciones que se nos presentan. A veces, resulta duro para los padres y demás familiares vivir bajo el mismo techo que un niño negativo. Por eso, si estamos en esta tesitura, debemos tener mucha paciencia y calma e intentar comprender por qué el niño incurre en ese tipo de comportamientos.

Niño sentado de brazos cruzados mostrando su negatividad ante la vida.

En este sentido, algunas claves que podrían ayudarnos a eliminar la negatividad:

  • Lo principal es ser un buen ejemplo para ellos. Los niños son propensos a imitar conductas. Nosotros, los adultos, actuamos como sus modelos más directos. Sería conveniente que vieran en nosotros conductas más optimistas, donde no cupiese un ápice de negatividad.
  • No prestar atención. Ante los pensamientos negativos de los niños, no debemos prestar más atención de la necesaria. En caso contrario, estaríamos animando a los niños a tener este tipo de pensamientos.
  • Aumentar su autoestima. Tenemos que potenciar una actitud positiva en los niños y evitar que los pensamientos negativos sigan formando parte fundamental de su repertorio. Hay que hacerles ver cuánto nos importan y que los tomamos en cuenta. Mostrarles que nos importan lo que piensan y lo válidos que son para desempeñar sus tareas.
  • Mostrar afecto. Tenemos que hacer que se sientan queridos y respetados. Mostrarles todo lo que nos importan y decirles de vez en cuando: “te quiero, tal y como eres”.
  • Practicar deporte con regularidad. Realizar actividad física nos aporta numerosos beneficios como la liberación de endorfinas. Las endorfinas están relacionadas con el bienestar. Por consiguiente, será menos probable que aparezcan pensamientos negativos en los niños y lo más probable es que con el tiempo vayan apareciendo pensamientos más positivos.
  • Trasformar sus pensamientos. Se trata de cambiar esos pensamientos negativos por otros que concuerden más con la realidad.
  • Descubrir el abanico. Enseñar a los niños que las cosas no son blancas o negras, que pueden existir muchos puntos de vista y no por ello son menos válidos que el nuestro.