Cómo actuar si tu hijo adolescente quiere un piercing o un tatuaje

¿Tu hijo adolescente quiere hacerse un piercing o un tatuaje? ¿No sabes cómo actuar ante esta situación? A continuación, te damos algunos consejos.
Cómo actuar si tu hijo adolescente quiere un piercing o un tatuaje

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago el 08 Enero, 2021.

Última actualización: 08 Enero, 2021

Según una encuesta realizada por The Harris Poll en el año 2016, se estima que entre un 10 y un 23 % de los adolescentes con una edad comprendida entre los 12 y los 22 años tiene algún tatuaje, y entre el 27 y el 42 % un piercing corporal. Estos porcentajes siguen creciendo y cada vez son más los jóvenes que quieren hacerse un piercing o un tatuaje.

¿Es el caso de tu hijo? Como madre o padre, ¿cómo debes actuar? A lo largo de las siguientes líneas respondemos a esta cuestión. No pierdas detalle

Pero antes de comenzar a tratar dicho tema, cabe aclarar que la adolescencia es una etapa en la que tienen lugar multitud de cambios físicos, psicológicos y sociales. A estas edades los jóvenes tienden a manifestar comportamientos de reivindicación y de búsqueda de una identidad propia. Por lo que no es de extrañar que quieran experimentar con su estilo y expresar su personalidad y sus gustos a través de él.

¿Cómo actuar si tu hijo adolescente quiere un piercing o un tatuaje?

Si tu hijo adolescente te comunica que quiere hacerse un piercing o un tatuaje, lo que nunca debes hacer es darle un no rotundo e inmediato. La prohibición no es el camino correcto, ya que con ello lo único que se consigue es crear un mal ambiente, lo que dará lugar a una fuerte y tensa discusión familiar.Entonces, ¿qué debes hacer ante esta situación? A continuación, te damos algunas pautas.

Abre un diálogo con tu hijo

Intenta mantener la calma y no actúes de forma impulsiva. De hecho, lo mejor que puedes hacer es dialogar y negociar con tu hijo adolescente. Para ello, puedes empezar por plantearle las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué quieres hacerte un piercing/tatuaje?
  • ¿En qué zona del cuerpo te lo quieres hacer?
  • En el caso de ser un tatuaje, ¿cuál quieres que sea su tamaño y forma?

Al mostrar interés por el tema, tu hijo se sentirá escuchado, respetado y comprendido y, además, podrá exponer sus argumentos y razones que lo llevan a querer adornar su cuerpo con tinta o perforaciones.

Busca información sobre los posibles riesgos de hacerse un piercing o un tatuaje

Trata de buscar información contrastada y veraz sobre los posibles riesgos asociados a los piercings y tatuajes para, después, transmitírsela de forma clara a tu hijo.

En un principio, esta práctica no debería suponer ningún peligro, pero es importante que el adolescente conozca los efectos secundarios o complicaciones a los que se expone al hacerse un piercing o un tatuaje. Y, teniendo dicha información en cuenta, toma una decisión.

Actúa como fuente de apoyo y acompañamiento

En el caso de que tu hijo, tras haber dedicado tiempo a reflexionar sobre el asunto, siga con la idea de hacerse un piercing o un tatuaje, debes asumir una postura de apoyo y acompañamiento a lo largo del proceso.

Piensa que, seguramente, aunque tú no estés de acuerdo, consiga someterse a dicha práctica por su cuenta, lo que sería mucho más peligroso para él. Así que, mejor si lo hace contando con tu supervisión.

De esta manera, te puedes asegurar de que el lugar en el que se hace el piercing o el tatuaje cumple con las medidas de higiene y seguridad oportunas. Asimismo, podrás guiarle en la realización de los cuidados posteriores, para que no se produzca ninguna infección u otro problema dermatológico.

Sobre los piercings y los tatuajes durante la adolescencia

Durante años, los piercings y tatuajes se han asociado con conductas violentas, problemáticas y delictivas. Sin embargo, y aunque mucha gente sigue pensando así, estos no son más que prejuicios que deben ser erradicados de la sociedad.

La mayoría de las personas (incluidos los adolescentes) que hoy en día se hacen un piercing o un tatuaje, lo hacen por motivos estéticos. Por lo que, si este es el caso de tu hijo, esto no influirá negativamente en su comportamiento. Tu hijo seguirá siendo el mismo, lleve o no dibujos en la piel o perforaciones. Lo verdaderamente importante es la educación que le hayas dado a lo largo de los año.

En definitiva, si tu hijo adolescente te pide hacerse un piercing o un tatuaje, guíale y oriéntale para que tome la mejor decisión, pero no le impongas tus ideas.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Es la adolescencia una etapa tan problemática?

En general, pensamos que los adolescentes son desafiantes, conflictivos y rebeldes. Pero, realemente, ¿es la adolescencia una etapa tan problemática?



  • Fornes, B., Díez, P. y Sierra, C. (2011). Complicaciones y cuidados de los piercings y los tatuajes (1ª parte). Enfermería Dermatológica5(13), 22-28.

Graduada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en el año 2016. Máster en Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Deusto (2017) y Máster en Formación del Profesorado, con especialidad en Orientación Educativa (2020). 

Ha realizado un Curso en Atención Temprana (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2018) y un Curso de Aula Multisensorial en Educación Especial (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2019).

Ha publicado un artículo para la revista del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia. Es autora de un Curso e-learning sobre Atención al alumnado con altas capacidades y autora y tutora de un Curso e-learning sobre Trastorno del Espectro Autista para Educación. Ha colaborado con diversas asociaciones, centros e institutos realizando una labor psicopedagógica. Desde 2017 ejerce como psicóloga especializada en el área de la educación en diferentes centros y gabinetes de psicología.