6 alternativas educativas en lugar de prohibir

28 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
A veces, prohibimos a nuestros hijos que hagan determinadas cosas habiendo alternativas mucho más eficaces en lugar de prohibir. ¿Quieres ver cuáles son estas alternativas?

Se está demostrando cada vez más que la prohibición en la educación no tiene ninguna efectividad, sobre todo en los adolescentes. Cuando prohíbes, la respuesta de los chicos suele ser la oposición y la rebeldía. Por ello, aquí vamos a ver algunas alternativas educativas en lugar de prohibir.

Si se educa de una forma excesivamente autoritaria, las reacciones de los niños no van a ser las que esperamos conseguir, sino al contrario, lo que acabará agravando la situación. Las alternativas educativas más democráticas son las que están demostrando que la solución no es prohibir.

¿Quieres saber qué alternativas educativas puedes emplear en lugar de prohibir? ¿Por qué prohibir no resulta efectivo? Estas preguntas vamos a intentar contestarlas a continuación.

Algunas alternativas educativas en lugar de prohibir

Un estilo educativo autoritario lleva a niños y adolescentes a hacer lo que se les pide, no de forma voluntaria, sino por miedo a las consecuencias que pueda tener el no hacerlo.

Es importante que tengamos un estilo democrático en el que haya un equilibrio en la autoridad que ejercemos. Para poder conseguir esto, podemos tener en cuenta estos consejos.

Padre hablando con su hijo utilizando alternativas educativas en lugar de prohibir.

Educar siempre con agrado y simpatía

Si basamos la educación de nuestros hijos en la imposición, no vamos a conseguir nada, solo la oposición y la rebeldía de los niños. Por eso, es mucho más sano y positivo educar con agrado, amabilidad y cariño. Tampoco es cuestión de ser excesivamente permisivos, sino que tiene que haber un equilibrio.

Es importante que expliquemos siempre el porqué de todo, que contemos con ellos para negociar las normas y comprenderlos siempre, para que sientan que pueden contar con nosotros en cualquier momento.

Educar con una mente abierta y flexible, una de las alternativas educativas en lugar de prohibir

Debemos tener una mente abierta y entender que nuestra generación es diferente a la de nuestros hijos, y que ellos están creciendo en unas circunstancias distintas a las nuestras. Por eso, es importante estar al día de todas la novedades y tendencias que hay para ponernos más en el lugar de los hijos; nunca debemos despreciar sus gustos.

Enseñar a los niños el autocontrol desde pequeños

Un niño y un adolescente con un buen autocontrol será un adulto de éxito en el futuro. Cuando establezcamos las normas, estas deben estar consensuadas por todos y explicar siempre el porqué de esa norma para que entienda que no es para fastidiarle, sino para poner un orden en su vida.

Al final, las normas son formas de crear en los niños y adolescentes hábitos positivos que puedan mantener en el tiempo, para que sean ellos responsables de hacerlo sin que nadie se lo tenga que recordar.

Hablar de forma positiva sobre las calificaciones

Cuando hablamos sobre las notas, siempre es un tema complicado, sobre todo cuando no son buenas. Pero, si esto pasa y nuestros hijos tienen malas notas, no debemos castigarlos dos meses estudiando y sin salir de la habitación, tal y como lo haríamos con un modelo autoritario.

Según el modelo democrático, hay que hablar con ellos y analizar las causas por las que no les ha ido bien en el examen y, a partir de ahí, buscar soluciones juntos. Si no entienden bien la asignatura, podemos llevarlos a una academia o hablar con el profesor a ver qué pasa, para que en la siguiente evaluación no vuelva a pasar.

Valorar más el esfuerzo que su capacidad, otra de las alternativas educativas en lugar de prohibir

Esto quiere decir que no hay que decir lo listo o inteligente que es, sino elogiar su esfuerzo. Todos los padres sabemos de las capacidades de nuestros hijos y, por muy inteligentes que sean, necesitan esforzarse para conseguir resultados.

Madre e hija hablando sobre las habilidades de resolución de problemas que hay que adquirir durante la infancia.

Cuando un adolescente cree y sabe que tiene mucha capacidad, dejará de esforzarse y puede que en niveles educativos menos exigentes vaya bien, pero, cuando el requerimiento sea mayor, fracasará.

Enseñar a disfrutar del proceso de aprender

Es importante hacerlos disfrutar mientras los educamos, pues generar un ambiente agradable facilitará su aprendizaje. Podemos realizar actividades divertidas con ellos y crear un vínculo sano entre padres e hijos. Si les gustan los cómics, se puede ir a alguna exposición de esta temática, o, si les gusta el arte, llevarlo a alguna exposición de pintura.

¿Por qué el prohibir no es eficaz?

Si continuamente les prohibimos a nuestros hijos, al final, conseguiremos que se sientan unos fracasados porque no hacen nada bien, y su autoestima quedará dañada.

El prohibir hará que se opongan y se rebelen, y hagan con más ímpetu lo que se les está prohibiendo. Es mucho mejor darles información, explicar las cosas y no prohibir; de esta manera, aprenderán a tomar decisiones de una forma más saludable.

Cuando se trata de un niño pequeño, no debemos prohibirle que se suba solo al tobogán, sino explicarle que se puede caer y que nosotros lo guiaremos para que pueda subirse sin riesgos y con seguridad.

En definitiva, como habéis podido ver, el método educativo autoritario no nos sirve de nada y queda demostrado que no es eficaz. Existen alternativas educativas en lugar de prohibir que resultan mucho más efectivas, en las que se utiliza un método democrático en el que la autoridad y la permisividad están en equilibrio. Esperamos que estas recomendaciones para incluir en tu día a día con tus hijos y evitar prohibirles te sirvan de ayuda.

  • (1993b) Estilos educativos paternos, en QUINTANACABANAS,J. M.ª (coord.). Pedagogíafamiliar. Madrid, Narcea, 45-58.
  • WINSLER, A.; MADIGAN, A. L. y AQUILINO, S. A. (2005) Correspondence between maternal andpaternal parenting styles in early childhood, Early Childhood Research Quarterly, 20, 1-12.