Comer por dos no es necesario

Adrianazul 2 septiembre, 2016

Aunque a veces realmente tengas ganas de comer el doble, no es lo recomendable. La creencia de que ahora debes comer por dos es además de errónea, innecesaria, pues los médicos recomiendan de manera unánime que te esmeres en la calidad de los alimentos que ingieres más que en la cantidad.

La naturaleza es sabia y no deja nada al azar. Durante el embarazo tu cuerpo se vuelve mucho más eficaz en extraer los nutrientes de lo que come. Consumir el doble de alimentos no aumenta la posibilidad de que tengas un bebé sano sino que se traduce en aumento de peso excesivo para ti, lo cual eleva la posibilidad de que desarrolles ciertas complicaciones durante el embarazo. 

La salud y el crecimiento de tu bebé están directamente relacionados con lo que te alimentas antes y durante el embarazo. Llevar una dieta adecuada es muy importante, por lo que antes de caer en la tentación de comer demasiado, recuerda que estás comiendo para un bebé, no para un adulto más; por lo tanto debes procurar siempre comer alimentos de calidad y no en cantidad.

Beautiful healthy young pregnancy eating vegetable salad

Comer sano es lo importante

Comer bien es una de las mejores medidas que puedes tomar para ayudar al bebé a crecer y desarrollarse adecuadamente. Consumir una alimentación equilibrada y saludable puede ayudar a prevenir: aumento excesivo de peso, diabetes gestacional, las probabilidades de necesitar una cesárea, anemia e infecciones en tu cuerpo, también evita que padezcas de cicatrización insuficiente y un nacimiento prematuro del bebé, entre otras complicaciones.

Si tu peso era el adecuado al momento de quedar embarazada, lo más recomendado es lo siguiente: no es necesario que consumas calorías adicionales durante el primer trimestre, agrega unas 300 calorías diarias durante el segundo trimestre, y unas 450 durante el tercero. Si estás un poco por encima de tu peso ideal o por debajo del mismo, necesitarás ajustar estas recomendaciones (300 calorías) según la meta de aumento de peso que te aconseje tu médico de cabecera.

Debes considerar que estas 300 y 450 calorías adicionales se suman a tu cuerpo más fácilmente de lo que piensas. Por ejemplo, con dos vasos de leche descremada y dos tortillas de harina, o un sándwich de atún, ya tienes las calorías diarias adicionales que necesitarás durante el último trimestre.

 

Durante el embarazo, come lo necesario

No se sabe con exactitud cómo el cuerpo de una mujer embarazada reparte los nutrientes entre ella y el bebé, los cuales no sólo provienen de la dieta, sino también de las reservas en huesos y otros tejidos maternos. Lo que sí está comprobado es que tanto la alimentación previa al embarazo, como durante este se relacionan directamente con el desarrollo del bebé.

7a3dfede56ae6ae102a4a972160d5b8e

Es decir, para asegurar que el bebé reciba todos los nutrientes que necesita para crecer sano es indispensable que lleves una alimentación adecuada. Esta deberá incluir alimentos de todos los grupos y en porciones adecuadas, para no pasar hambre ni sobrepasar las calorías requeridas.

Además, es muy importante asegurar la preparación y consumo de los alimentos con higiene, pues esto reducirá el riesgo de adquirir diversas enfermedades.

En anteriores estudios científicos se creía que el bebé era el huésped perfecto, capaz de tomar del cuerpo de la madre todo lo que necesitaba sin importar cuál fuera la alimentación de la mamá. Esta creencia promulgaba que si en tu dieta faltaba el calcio, por ejemplo, esto no le perjudicaría al bebé sino a ti, porque el pequeño bebé lo extraería de las reservas almacenadas en tus huesos y dientes, debilitando tu organismo.

Hoy en día los expertos piensan que el que sufre cuando hay escasez de nutrientes en la alimentación de la madre, es el bebé que se está desarrollando. Incluso se cree que las carencias alimenticias durante el embarazo afectan la salud del bebé durante toda su vida, lo mismo ocurre con los excesos de nutrientes; por eso los expertos hacen especial énfasis en que la alimentación sea lo más balanceada posible para garantizar el equilibrio perfecto en el desarrollo del bebé.

Algo muy recomendado a todas las madres en estado es evitar la comida chatarra en su totalidad, por el contrario debes elegir alimentos que sean ricos en proteínas, bajos en grasa, bajos en azúcar (el azúcar solo da calorías vacías) o carbohidratos. Los nutrientes fundamentales que tu bebé necesita son:

  • Calcio, que ayuda al crecimiento sano del bebé.
  • Hierro, que ayuda al riego sanguíneo del bebé y también previene la anemia en la madre
  • Ácido fólico, que ayuda a reducir el riesgo de espina bífida (cierre incompleto de la médula espinal), anencefalia (anomalía del cerebro) y otros defectos de nacimiento.
Te puede gustar