Deficiencia de hierro en el embarazo, mayor riesgo de complicaciones

Eva 30 agosto, 2016

La deficiencia de hierro en el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones, como parto prematuro o aborto involuntario. De hecho, alrededor del 35 por ciento de las mujeres embarazadas puede estar en riesgo de complicaciones durante el embarazo por falta de hierro.

Esta es la conclusión de un nuevo estudio publicado recientemente en la Revista Europea de Endocrinología. Entre otros datos de interés, los investigadores también encontraron que alrededor del 10 por ciento de las mujeres embarazadas con deficiencia de hierro tiene problemas de tiroides.

Deficiencia de hierro durante el embarazao

La deficiencia de hierro es una forma común de la anemia  que se produce cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro, un mineral presente en la carne de ternera, las legumbre,  las nueces, los granos enteros y las frutas secas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud,  más de 30 por ciento de la población mundial es anémica y en la mayoría de los casos esta condición es atribuible a la deficiencia de hierro.

Como resultado de la deficiencia de hierro, el cuerpo produce niveles insuficientes de hemoglobina,  una proteína en las células rojas de la sangre que lleva el oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo. Esto puede provocar fatiga y falta de energía, falta de aliento, dolor en el pecho, palpitaciones y tez pálida.

La deficiencia de hierro puede ser especialmente perjudicial para las mujeres embarazadas y en sus fetos, ya que las mujeres necesitan más hierro durante el embarazo para el crecimiento del feto y la placenta.

El hierro también ayuda al funcionamiento de una proteína llamada peroxidasa tiroidea, que es crucial para la producción de la hormona tiroidea. Las mujeres embarazadas necesitan producir suficiente hormona tiroidea para que el cerebro de sus bebés se desarrolle plenamente. Esto es particularmente importante en el primer trimestre del embarazo, cuando el feto todavía tiene que desarrollar su propia glándula tiroides.

La deficiencia de hierro es una forma común de la anemia que se produce cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro

Embarazadas con deficiencia de hierro y autoinmunidad tiroidea

Los investigadores encontraron que el 35 por ciento de las madres gestantes tenía deficiencia de hierro, de las cuales el 10 por ciento tenía autoinmunidad tiroidea. Entre las mujeres embarazadas sin deficiencia de hierro, el 6 por ciento tenía la autoinmunidad tiroidea.

Lo que es más, las mediciones mostraron que el 20 por ciento de las mujeres embarazadas con deficiencia de hierro tenía hipotiroidismo subclínico , donde los niveles de la hormona tiroides son ligeramente más elevados, en comparación con el 16 por ciento de las que no tenían deficiencia de hierro. Los resultados se mantuvieron después de considerar la edad y el índice de masa corporal de las mujeres.

Los investigadores dicen que sus hallazgos muestran que la deficiencia de hierro sigue siendo un problema importante, por lo que sugieren una mayor énfasis en identificar y tratar la deficiencia de hierro durante el embarazo.

También quieren establecer la relación causa y efecto entre estas condiciones para saber si es la deficiencia de hierro lo que pueden influir en la autoinmunidad tiroidea o si es al contrario. Aunque señalan que los estudios anteriores indican que la primera proposición es más probable, parece que es necesario hacer más investigaciones.

Consejos para combatir y prevenir la anemia durante el embarazo

alimentos ricos en hierro y vitamina c

Es habitual que los médicos receten suplementos de hierro a las mujeres embarazadas, incluso antes de producirse la fecundación. No obstante, es posible prevenir la anemia comiendo alimentos ricos en hierro y también alimentos que favorezcan sus absorción.

La carne roja es la mejor fuente natural de hierro, pero tienes más opciones. Entre los alimentos de origen vegetal ricos en hierro se encuentran las legumbres, el tofu, las pasas, los dátiles, las ciruelas, los higos, los albaricoques, las patatas, el brócoli, las remolachas, los vegetales de hoja verde, el pan y integral y los cereales integrales. Aunque también es una buena fuente de hierro, durante el embarazo deberías evitar el consumo de hígado.

Para favorecer la absorción del hierro, come y bebe alimentos ricos en vitamina C al mismo tiempo, como mandarinas, naranjas, tomates, fresas, o pimientos, entre otros. En cambio, el calcio interfiere en la absorción de hierro, igual que ocurre con el té y el café, por lo que procura tomar estos alimentos en otro momento.

Te puede gustar