Colorear: el idioma de sus fantasías

Gladys · 31 mayo, 2017

A los niños les encanta colorear ya que para ellos esto representa su propio mundo, en el que descubren, se comunican, expresan su sensibilidad, aprenden y exploran la creatividad.

Colorear es una de las formas de expresión simbólica en los niños, pues a través de una pintura realizan trazos libres donde ellos manifiestan emociones, experiencias y ciertos aspectos de la personalidad.

Darles colores y papel para pintar va más allá de una actividad simple en el colegio o un pasatiempo. Para nuestros chiquitos se trata de una forma de comunicación, pero de manera diferente. Es decir, este es el idioma que les permite transmitir aspectos imposibles de ignorar ejecutando con facilidad la creatividad sin necesidad de mencionar una sola palabra.

Los dibujos muestran el mundo consciente, pero también los deseos inconscientes

Además, la pintura a nivel físico ayuda a los niños a dominar ciertas habilidades manuales, especialmente la motricidad fina, la cual le permite agarrar o soltar pequeños objetos.

En cuanto al componente afectivo, colorear o trazar imágenes bonitas producto de la imaginación, los motiva a que esta manualidad surja de manera espontánea y refuerce la autoestima.

Colorear permite a los pequeños expresar aspectos emocionales, aun cuando no saben hacerlo de forma coherente con palabras

Una actividad que nos ayuda a conocerlos

Las madres sabemos absolutamente todo de nuestros hijos, desde que están en nuestro vientre sentimos un gran lazo especial que nos hace detectar y aprender todo sobre ellos, sin embargo, los dibujos son una grandiosa herramienta que nos sirve para reconocer aspectos importantes de sus vidas.

Lo primero que debemos saber es que, dependiendo de la intensidad de los trazos en la pintura y las formas, podemos identificar estados de ánimo, e incluso, si nuestro pequeño es extrovertido, introvertido, depresivo, agresivo u otros rasgos de la personalidad.

Los colores también nos hablan de su naturaleza, pues dependiendo de los tonos e intensidad con que los plasman en las composiciones artísticas es fácil conocer los conflictos por lo que puede estar atravesando en la escuela o en casa.

Asimismo, los personajes que los niños coloreen en un dibujo de la familia, por ejemplo, refleja qué integrantes de sus seres queridos son importantes para él y cómo es la dinámica de la relación.

Un personaje dibujado y bien coloreado en una composición artística es la persona más cercana y cuanto más detalles posea es más valiosa en el mundo afectivo del pequeño

Colorear estimula a los chicos a aprender

Un estudio realizado por Dartmouth College de Hanover demostró que colorear ayuda a desarrollar la percepción visual, el pensamiento abstracto y la capacidad motora en las primeras etapas de vida de los niños.

Además, se comprobó que la pintura estimula los hemisferios cerebrales: el izquierdo encargado del pensamiento lógico o numérico, y el derecho asociado con la creatividad y fantasías.

Por esta razón, cuando en la escuela o en casa le damos a los chiquitos dibujos impresos para colorear con temas relacionados con números, tablas de multiplicar, abecedario, animales, lugares, personajes, etc, ellos se sienten interesados y aumenta el interés por aprender.

Otra de las grandiosas ventajas que aporta la pintura al aprendizaje es que favorece que los pequeños tengan ideas más organizadas. Esto en un futuro le sirve como herramienta para solventar problemas o buscar salidas ante ciertas circunstancias en su entorno.

Cómo fomentar la expresión artística de nuestros hijos

Como buenas mamis siempre nos preocupamos por nuestros hijos y queremos saber todo acerca de ellos, no obstante, al momento en el que expresen su idioma a través de los dibujos no es bueno atosigarlos o preguntarles a cada rato qué sienten o qué están pintando. Es bueno apartarnos y darles cierta libertad.

Debemos saber que esto es un proceso espontáneo así que cuando termine es el momento idóneo en el que podemos preguntarle cómo lo ha elaborado y qué significados tiene.

Otra forma de motivar a chicos a manifestar sus sentimientos o experiencias por medio de composiciones artísticas es facilitándoles materiales recreativos y divertidos, como por ejemplo, marcadores, colores, pinturas no tóxicas, pinceles, plantillas e incluso plastilina.

De esta manera, lo verán como un juego en el que pueden manifestar fantasías de forma libre y llenas de entretenimiento.