Claves para padres de niños agresores

24 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Hoy en día se da cada vez con más frecuencia el acoso escolar y nos encontramos técnicas para ayudar a las víctimas. pero también es muy importante intervenir con los agresores para eliminar esas conductas.

El acoso escolar es una de las cosas que más preocupa a padres y profesores, puesto que las agresiones entre compañeros se están convirtiendo en algo cada vez más frecuente. En las siguientes líneas veremos alguna claves para padres de niños agresores.

Con frecuencia, encontramos artículos sobre qué hacer para ayudar a los niños víctimas de acoso escolar, pero también hay que trabajar con los agresores para que esas malas acciones se terminen. Muchas veces estos niños utilizan la agresión como forma de relacionarse con los demás y eso hay que trabajarlo.

¿Cómo pueden detectar los padres de niños agresores si su hijo hace bullying?

El acoso escolar es complicado que salga a la luz debido a la “ley del silencio” a la que la víctima se enfrenta. Siempre nos solemos centrar en detectar a las víctimas de acoso escolar y en ver cómo son sus características. Así pues, vamos a ver algunos aspectos que son comunes en la mayoría de niños que ejercen de agresores:

Los apodos en los niños se pueden convertir en acoso escolar.
  • Suelen ser chicos carentes de empatía y razonamiento moral; no saben ponerse en el lugar de la otra persona y el dolor que causan.
  • Presentan baja tolerancia a la frustración y son muy impulsivos.
  • Todo lo arreglan a base de violencia y a la fuerza. Con frecuencia, se encuentran formando parte de enfrentamientos y constantemente suelen burlarse de los demás compañeros.
  • Su modo de interactuar con otros chicos es a través de la sumisión y el dominio.
  • No tienen habilidades para resolver conflictos, por lo que emplean la violencia para la solución de problemas.
  • Son niños que no respetan los límites ni las normas establecidas, estén en el lugar que estén.
  • Carecen de responsabilidad y no son capaces de entender lo grave de la acción que realizan. Son incapaces de hacer autocrítica.
  • Frecuentemente, ejercen la violencia escolar para llamar la atención, ya que intentan compensar situaciones en las que se han sentido fracasados o excluidos.

Que un niño cumpla estas características no quiere decir que ya sea agresor, pero las posibilidades de que lo sea pueden aumentar si las posee. Si tu hijo tiene algunas de estas características, obsérvalo y, si lo necesita, pide ayuda especializada.

¿Qué pueden hacer los padres de niños agresores para ayudar a su hijo?

Si es difícil saber que tu hijo es víctima de acoso escolar, también lo es enterarte de que el agresor es tu hijo. En ambos casos esto supone un problema grande para los padres. Por eso, es importante prevenir desde pequeños enseñándoles valores morales.

Si eres padre o madre de un niño agresor, puedes sentirte culpable y esto impide que razones con claridad. Ese sentimiento de culpa puede llevar a la negación (no puedes creerlo y niegas que tu hijo haya sido agresor), pero debes quedarte en la negación, sino que tienes que avanzar para redirigir la situación.

¿Qué puedes hacer si tu hijo ejerce de agresor en el acoso escolar?

  • Siempre tienes que colaborar con el centro educativo del pequeño. Habla con los profesores que te cuenten la situación, interésate por lo que está pasando y ve a hablar con el departamento de orientación para que pueda ayudarte a encauzar la situación.
  • Promueve que tu hijo entienda que es responsable de sus actos y que estos tienen consecuencias. Nunca hagas responsable a los profesores o a otras personas. Cuando veas que tu hijo está preparado, debe pedir perdón a la víctima.
  • Nunca defiendas sus conductas y le eches la culpa al resto de compañeros. Esto solo hará empeorar la situación.
  • Averigua por qué tu hijo actúa así. No hay niños buenos y malos, sino niños con malas conductas. Estas conductas hay que corregirlas y para esto te puede ayudar un psicólogo.
    Niñas haciendo fotos a un compañero al que acosan.
  • Establece un ambiente de comunicación y confianza para que pueda expresar lo que siente y podáis hablar libremente.
  • Cuando aparezca la conducta agresiva, intenta reconducirlo hacia una forma más positiva de reacción. Por ejemplo, puedes apuntarlo a hacer deporte o alguna actividad lúdica que sepas que le gusta.
  • Hazle entender que esas conductas son inaceptables y explícale las consecuencias de esa situación de acoso, tanto para él como para la víctima.

En definitiva, es difícil de asumir para los padres de niños agresores esta situación y, además, produce sufrimiento y dolor en la familia. Pero, ante todo, hay que afrontarlo de una manera calmada y ayudar al niño para que aprenda conductas positivas.

Asimismo, has de tener en cuenta que no estáis solos en este proceso, que hay profesionales que pueden ayudaros en este complicado camino para salir victoriosos de él. ¡Ánimo! Vosotros no sois culpables.