7 claves para ayudar a lidiar con el estrés a los adolescentes

Muchos adolescentes sufren estrés. Por esta razón, es importante que sepamos ayudarles a manejar esa tensión física y emocional. Aquí te damos algunas claves.
7 claves para ayudar a lidiar con el estrés a los adolescentes
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 27 julio, 2022

Hoy en día, el estrés forma parte de la vida de todos, incluso de la de los adolescentes. Por eso, en este artículo te brindamos algunas claves para ayudar a tu hijo que sufre con este problema.

Los chicos no solo se ven afectados por lo que ocurre en casa, en el instituto o en el club, sino también en el mundo en el que viven, que está repleto de cambios económicos y sociales. Otra de las cosas que les hace vivir con estrés son sus deseos de destacarse. Principalmente, cuando utilizan las redes sociales les puede afectar el hecho de recibir o no un “me gusta” en una publicación o algún comentario positivo de otros usuarios.

Sigue leyendo para conocer cómo puedes reconocer las señales de estrés en los adolescentes y cuáles son las claves para lidiar con él.

Cómo reconocer el estrés en adolescentes

Son muchas las señales que pueden indicarnos que nuestro hijo adolescente está atravesando un período de estrés. Vamos a ver algunas de ellas:

  • Cambios en su conducta: podemos observar que nuestro hijo, que siempre ha sido de salir, ha dejado de hacerlo y solo quiere estar en casa.
  • Dificultades para dormir: se queja con frecuencia de que está cansado. Puede que duerma más de lo que lo suele hacer o, por el contrario, presenta problemas para conciliar el sueño.
  • Síntomas físicos: los adolescentes con estrés suelen tener dolores de cabeza, de estómago o náuseas.
  • Cambios de alimentación: puede darse en algunos chicos que coman más o, por el contrario, que se alimenten poco.
  • Mal humor e irritabilidad frecuente: los adolescentes con estrés pueden mostrarse más irritables de lo normal, con un continuo estado de mal humor y, además, suelen discutir muy seguido.
  • Evasión de sus responsabilidades: si un adolescente deja de ser responsable de sus tareas u obligaciones y lo pospone todo, esto puede ser un signo de estrés.
Los adolescentes que sufren de estrés suelen ser muy irritables o estar de mal humor todo el tiempo.

Conoce algunas claves para ayudar a los adolescentes que sufren estrés

Los padres podemos ayudar a nuestros hijos si estos están atravesando un período de estrés. Vamos a contarte algunas claves para asistir a los adolescentes. 

1. Hacer frente al estrés

Si notamos que nuestro hijo está atravesando un período de ansiedad o de estrés, lo primero que tenemos que hacer es ayudarlo y hacer frente a los factores que son causantes de este problema. De lo contrario, la ansiedad se puede ver intensificada.

2. Pedirle que nos cuente cuál es la situación

Mantener una conversación con nuestro hijo para que nos explique qué es lo que le preocupa o qué le produce estrés es clave para poder ayudarlo. De esta manera, se sentirá atendido y escuchado por nosotros.

3. Ayudarle a identificar sus emociones

Si el joven es capaz de identificar sus emociones, de interpretarlas y de ponerles un nombre, será más fácil que las pueda integrar y que logre reflexionar sobre ellas.

4. Tratar de identificar el tipo de estrés

Es conveniente que se pueda identificar el tipo de estrés que sufre el adolescente en esta etapa para intervenir a tiempo y buscar soluciones.

  • Si es un estrés continuo y no saben identificar la fuente.
  • Si se relaciona con algún hecho negativo que han sufrido.
  • Si es resultado de un acúmulo de problemas diarios que se escapan de su control.
Si se considera necesario, es importante contar con ayuda profesional. De este modo, se puede identificar cuál es el tipo de estrés que afecta al joven y saber cómo actuar al respecto.

5. Hacerle ver que el estrés puede ser útil en algunas ocasiones

El estrés en su justa medida, si no se da en exceso ni de forma crónica, puede ser bueno. La tensión positiva nos pone en alerta y mejora nuestro aprendizaje, el rendimiento y el crecimiento personal.

6. Contarle que hemos pasado por la misma situación

Podemos hablar con nuestro hijo y explicarle que en algún momento de nuestra vida nos hemos enfrentado a alguna situación difícil y que nos ha generado estrés, pero que pudimos superarla.

7. Dejar que sean ellos quienes resuelvan su problema

Es normal que queramos resolver el problema de nuestro hijo. Aun así, si el padre se adelanta y encuentra la solución, le quitará la oportunidad al joven de aprender a hacerle frente por sí mismo.

En este sentido, si dejamos que los adolescentes intenten solucionar sus propios problemas, conseguiremos que ganen confianza y que puedan enfrentarse con mayor soltura a los contratiempos de la vida.

Sobre cómo lidiar con el estrés en adolescentes

Como has visto, lidiar con el estrés en adolescentes es posible. Para ello, en caso de que observes o sospeches que tu hijo puede estar pasando por esta situación, puedes seguir las claves que te hemos brindado en este artículo. De todos modos, en caso de ser necesario, es recomendable acudir a un profesional que nos oriente y que pueda ayudar al menor

Te podría interesar...
Cómo saber que tu hijo adolescente está agotado y estresado
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo saber que tu hijo adolescente está agotado y estresado

Es posible que notes que tu hijo adolescente está agotado y estresado. Descubre en este artículo cuáles son las causas y ayúdalo a cambiar esa situ...



  • Salinas, B. G. M., & Chimal, A. M. (2015). Afrontamiento del estrés en adolescentes estudiantes de nivel medio superior. Revista digital de investigación en docencia universitaria, 9-20.
  • González, M. L. G., & Hernández, P. M. (2009). Estrés y adolescencia: estrategias de afrontamiento y autorregulación en el contexto escolar. Studium: Revista de humanidades, (15), 327-344.
  • Barra, E., Cerna, R., Kramm, D., & Véliz, V. (2006). Problemas de salud, estrés, afrontamiento, depresión y apoyo social en adolescentes. Terapia psicológica, 24(1), 55-61.