5 claves para ayudar a los niños a superarse a sí mismos

Un niño que aprende a superarse a sí mismo es capaz de afrontar retos sin miedo y de perseguir sus sueños y objetivos sanamente. Te contamos cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la mentalidad adecuada.
5 claves para ayudar a los niños a superarse a sí mismos
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 19 mayo, 2022

La infancia no es solo una etapa en la que se aprende a hablar, a caminar, a sumar o a leer. Es un periodo sensible durante el cual se producen otro tipo de aprendizajes de vida, relacionados con los recursos personales para enfrentar la adversidad. La actitud que el pequeño tiene para con él y su visión del mundo pueden conducirle al éxito o al fracaso, a la felicidad o a la tristeza. Por eso, es importante ayudar a los niños a superarse a sí mismos.

Esta fortaleza es clave en el seno de una crianza respetuosa, ya que este método educativo promueve la autonomía y la autoestima infantil. Los progenitores que deseen potenciarlo, habrán de evitar la sobreprotección y estar dispuestos a dejar que sus hijos tropiecen, caigan y vuelvan a levantarse, para aprender de la experiencia.

Si te sientes identificada con este objetivo, te indicamos cómo conseguirlo. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo ayudar a los niños a superarse a sí mismos?

Cuando animas a tu hijo a superarse a sí mismo desde pequeño, contribuyes al desarrollo de una autoestima fuerte y sólida, que le será de gran utilidad durante el resto de su vida.

Y es que solo al aceptar los retos y sacarlos adelante es como se aprende a confiar en uno mismo; los halagos y elogios sin esta parte práctica resultan vacíos.

Dicho esto, vamos a acercarte algunas claves para que pongas en práctica hoy mismo con tus pequeños. ¡Apunta!

Enséñales a tolerar la frustración

Tolerar la frustración es una de las tareas más complicadas para los niños, ya que suelen ser impulsivos, espontáneos y tienen dificultades para demorar la gratificación. Quieren lo que quieren y lo desean ya, y esperar o aceptar un “no” por respuesta se les dificulta bastante. Por esto, los padres han de apoyarles en esta tarea, principalmente, con una puesta de límites claros y coherentes.

En cualquier proceso de aprendizaje el niño cometerá errores, tendrá intentos fallidos y verá que no alcanza su objetivo a la primera. Saber asumir esta realidad sin frustrarse en exceso, lograr sobreponerse y perseverar lo ayudará a alcanzar el éxito a su debido tiempo.

nino patio escuela consuela a otro companero estres tristeza
La tolerancia a la frustración es una habilidad de suma importancia, pues no solo nos incentiva a superarnos a nosotros mismos, sino que también evita que dañemos nuestra autoestima ante los inevitables fracasos.

Deja afuera el perfeccionismo, pues el error es parte del aprendizaje

En relación a lo anterior, es importante que el pequeño desarrolle una visión positiva del error como parte del proceso. En aquellas familias que fomentan el perfeccionismo, y en las cuales fallar es algo por lo que avergonzarse, los niños suelen quedar limitados y paralizados.

Por miedo a errar, a ser regañados o a no ser “lo suficientemente buenos”, muchos infantes optan por ni siquiera intentar enfrentar los retos.

Esto es lo que Carol Dweck denominó mentalidad fija: la idea de que una persona es lo que es y no puede mejorar. De este modo, ciertos infantes prefieren no poner a prueba su inteligencia o sus capacidades por miedo a fallar.

En cambio, los niños que desarrollan una mentalidad de crecimiento saben que fallar es un paso necesario para aprender, por lo que no les asusta. Tienen claro que el esfuerzo es lo que les hará mejorar sus habilidades.

Ofréceles tareas desafiantes, pero asequibles

Si queremos ayudar a los niños a superarse a sí mismos, hemos de permitirles que experimenten, que practiquen y que se pongan a prueba. Deben contar con tareas y responsabilidades en el hogar, acordes a su edad, que puedan aprender y ejecutar día a día.

Actividades tan simples como vestirse solos, poner la mesa para el desayuno o regar las plantas les ayudan a sentirse útiles y competentes y así, podrán convertirse en individuos resueltos y autónomos.

El lema ha de ser “no hagas por tu hijo lo que pueda hacer él”, ya que de ese modo lo privarías de la posibilidad de comprobarse a sí mismo de qué es capaz.

Ahora bien, escoge tareas que tengan un nivel de dificultad apropiado: lo suficiente para motivarlos a enfrentar el reto, pero no tan complejo como para impedir su ejecución y conducirlos a la frustración. Para esto, ten en cuenta la edad de tu hijo y sus conocimientos previos y acompáñalo en sus primeros intentos.

Valora el proceso y no el resultado

Muchas familias caen en el error de centrar la atención únicamente en los resultados de sus hijos: la calidad del dibujo que han hecho, la precisión de la acrobacia que han aprendido o las calificaciones que han obtenido. Sin embargo, como es evidente, las primeras veces que un infante intenta algo no tiene los mejores resultados.

Si su esfuerzo, su interés y el proceso que ha realizado para llegar a donde está no son valorados, es probable que desee rendirse y tirar la toalla a la primera falla. Por esto, es importante acostumbrarnos a observar y a apreciar los pasos previos y no solo la meta final.

Cuando veas que tu hijo ha practicado mucho o ha estudiado con constancia, pero sus resultados no son los esperados, valora, elogia y premia ese esfuerzo.

Recuérdales que la única competición es consigo mismos

Por último, para ayudar a los niños a superarse, hemos de ayudarles a entender que no están en competición con otros sino consigo mismos. Para esto, evitemos compararles con sus hermanos, primos o compañeros y tomemos como referencia sus propias versiones anteriores.

Si ayer no podía resolver un problema y hoy sí ha podido, este es el logro que hemos de celebrar y no recalcar que otro niño lo ha conseguido en menos tiempo.

Además, anima a tu hijo a apreciar y a valorar cada una de sus pequeñas victorias y también, a recordarlas siempre que tenga dudas sobre sus capacidades para afrontar un nuevo reto. Si pudo superarse en el pasado, puede volver a conseguirlo en el futuro.

escalera trazo lapiz nino escolar propio camino autosuperacion metas
Recuérdale a tu hijo cada día que sus metas deben trazarse sobre su propio camino y no en función de los logros o los tiempos de los demás.

Enseñar a los niños a superarse a sí mismos es formar adultos sanos y capaces

En gran medida, la infancia es un campo de practicas de habilidades para la vida. Dentro de un entorno seguro y con la supervisión y el apoyo paternos, los pequeños se “entrenan” para encarar cada día nuevos retos a fin de lograr sus metas. Si esto se aprovecha, el resultado será una sólida autoestima y una fuerte confianza en sí mismo, tanto hoy como en la vida adulta. 

De este modo, aprender la autosuperación desde la infancia es un hábito que nos acerca al éxito, a la autorrealización y a la felicidad. No dudes en fomentar este aprendizaje en tus niños desde pequeños. Te lo agradecerán de mayores.

Te podría interesar...
7 actitudes para generar autoconfianza en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 actitudes para generar autoconfianza en los niños

La autoconfianza en los niños es clave para que sepan desenvolverse por la vida. En este artículo te contamos cómo podemos incentivarla.



  • Dweck, C. (2015). Carol Dweck revisits the growth mindset. Education Week35(5), 20-24.
  • Gunderson, E. A., Gripshover, S. J., Romero, C., Dweck, C. S., Goldin‐Meadow, S., & Levine, S. C. (2013). Parent praise to 1‐to 3‐year‐olds predicts children's motivational frameworks 5 years later. Child development84(5), 1526-1541.