Cómo inculcar una mentalidad de crecimiento en los alumnos

11 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Inculcar una mentalidad de crecimiento en los alumnos es posible. Vamos a ver algunas formas concretas de hacerlo.

Los niños tienen dos formas de pensar. Esto se diferencia claramente en muchas teorías pedagógicas. Tenemos la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento. Son fácilmente distinguibles.

Alguien que tiene mentalidad fija piensa que sus capacidades son innatas y que no pueden cambiar. Una persona con esta mentalidad intentará evitar cualquier tipo de riesgo y, si surge algún problemas con el que se tengan que enfrentar, se desanima. Para alguien con mentalidad fija los retos son algo poco deseable.

Por otro lado, alguien con mentalidad de crecimiento cree que es capaz de aprender y que puede mejorar sus capacidades. Los retos son grandes oportunidades para crecer, los errores sirven para aprender y se enfrentan a los problemas. Cree firmemente que es capaz de conseguir lo que quiera si dedica el tiempo y el esfuerce necesario. Busca sus metas y trabaja por ellas.

La mentalidad de crecimiento es un territorio inexplorado en muchos entornos educativos. Entenderla y buscarla en los alumnos de forma eficaz es una de las grandes prioridades actuales de la enseñanza.

La relativamente nueva pedagogía se centra en ayudar a los alumnos a comprender los valores del esfuerzo, la persistencia y en buscar probar nuevos métodos de aprendizaje para potenciar sus talentos y habilidades. Vamos a ver algunas formas concretas de inculcar una mentalidad de crecimiento en los alumnos.Niños poniendo en práctica la mentalidad de crecimiento.

Evitar elogiar la inteligencia y el esfuerzo

Elogiar la inteligencia y el esfuerzo en vez de reconocer la importancia de planificar y probar nuevos enfoques hará que corramos el riesgo de desalentar el crecimiento. Hay que tener en cuenta la importancia del lenguaje.

«Hacer cumplidos sobre la inteligencia puede reforzarla como un rasgo fijo».

-Dweck-

Los elogios y la retroalimentación pueden cambiar la forma en la que los alumnos ven los procesos de aprendizaje. Por lo tanto, de su enfoque dependerá el estar creando una mentalidad de crecimiento o no.

Además, aunque el esfuerzo está relacionado con una mentalidad de crecimiento, elogiarlo de forma explícita puede ser contraproducente. Lo recomendable es buscar estrategias de aprendizaje distintas.

Vamos a ver ejemplos de posibles estrategias con comentarios concretos aplicables al respecto:

  • Incorrecto (mentalidad fija): has hecho todo lo que has podido. No te preocupes.
  • Recomendado (mentalidad de crecimiento): no te preocupes si no entiendes algo de inmediato. Concéntrate en tus próximos pasos. ¿Cuáles crees que deberían ser?
  • Incorrecto (mentalidad fija): ¡Buen trabajo! ¡Eres muy inteligente!
  • Recomendado (mentalidad de crecimiento): ¡Buen trabajo! El plan de estudios que has creado y seguido te ha ayudado mucho. Deberías crear otro para el próximo examen.

Usa diversas estrategias de enseñanza buscando una mentalidad de crecimiento

«Exponer a los estudiantes a diferentes métodos y estrategias de aprendizaje va a ayudarlos a crear un repertorio de habilidades para enfrentarse a diversos desafíos».

-Carol Dweck-

Así que, podemos utilizar tácticas y principios de enseñanza distintos para diferenciar el contenido que estamos presentando a los alumnos. De esta manera, haremos que cambie la forma en la que procesan el contenido y sus conocimientos.

Los alumnos deben crear toda una gama de habilidades nuevas que les ayuden a acercarse a los diferentes nuevos obstáculos de aprendizaje.

  • Contenido: cuando sea aplicable, utilizaremos vídeos, audioclips, presentaciones y bloques en la exposición de contenidos.
  • Procesos: daremos a los alumnos la oportunidad de trabajar de forma individual pero también en parejas, grupos pequeños y grupos grandes.
  • Productos: dejaremos que los estudiantes demuestren que han asimilado el contenido con distintas formas de calificaciones. En exámenes, proyectos y tareas: ensayos, presentaciones o producciones artísticas.Niños en clase aprendiendo la mentalidad de crecimiento.

Introduce Elementos de Gamificación Simples

Ciertos aspectos de la gamificación (aplicar elementos de juegos en el aula) pueden resaltar el progreso del alumno en vez de enfatizar los errores. Específicamente, podemos modificar fácilmente la forma en la que presentamos las calificaciones en las pruebas de evaluaciones.

Enseñar los valores de los desafíos en la mentalidad de crecimiento

Explicar los beneficios inherentes a la superación de obstáculos puede ayudar a los alumnos a desarrollar una mentalidad de crecimiento. Al esforzarse en entender conceptos difíciles, se producen efectos en el cerebro. De esta forma, las neuronas crean conexiones más fuertes y esto lleva a una inteligencia mejorada con el tiempo.

Por lo tanto, el esfuerzo y la dificultad son caminos, no obstáculos, para volverse más inteligentes.

Exponer esto de forma explícita a los alumnos hace que los resultados sean mejores. Así, entienden que al esforzarse está pasando algo. Esto lo comprobaron Dweck y sus colegas en un estudio.

El mero hecho de enseñar los grandes beneficios de construir una mentalidad de crecimiento puede tener un efecto positivo en los alumnos.

Por lo tanto, debemos tomarnos el tiempo de enseñar a nuestros alumnos la diferencia entre mentalidad fija y mentalidad de crecimiento. Podemos recordarles que es normal tener una mentalidad que evoluciona de crecimiento a fija y viceversa, y ayudarles a identificar qué cosas pueden desencadenar un cambio de mentalidad, así como la importancia de la mentalidad de crecimiento.

  • Carol Dweck. (2016). Mindset, la actitud del éxito. Editorial Sirio.