Capacidades de orden superior: ¿por qué son importantes?

3 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Aprender es un proceso que supone no solo asimilar y memorizar información, sino también poder comprender significativamente, aplicar y reflexionar sobre lo que se aprende.

Las capacidades de orden superior se aprenden por medio de los procesos de aprendizaje que atraviesa una persona, ya que el ser humano, desde que nace, y a través del lenguaje y la comunicación con los demás y con el entorno, está aprendiendo continuamente.

El aprendizaje se desarrolla en un contexto social y cultural, y se trata de una actividad individual para adquirir conocimientos a través del estudio, el ejercicio o la experiencia.

¿Qué significa aprender?

Como hemos dicho, aprender es adquirir conocimientos, pero ello no supone solo memorizarlos, sino que también hay que comprenderlos y valorarlos. Para lo cual, son necesarias otras operaciones cognitivas, como la capacidad de análisis y la capacidad de síntesis.

Así, dichas operaciones cognitivas permitirán que las personas asimilen información sobre conceptos, procedimientos y valores. Pero que, además, con esa información, construyan nuevas representaciones mentales funcionales para aplicar en diferentes contextos y circunstancias.

Aprender, entonces, es una habilidad que permite a las personas desarrollar otras, conocer y adquirir hábitos, construir y modificar actitudes y conductas. En definitiva, el aprendizaje humano permite desarrollar capacidades necesarias para adaptarse motora e intelectualmente al medio.Niña en la biblioteca mejorando sus capacidades de orden superior.

Las capacidades intelectuales de orden superior

Dentro de las habilidades o capacidades a desarrollar por las personas a través de los procesos de aprendizaje, existen unas más complejas conocidas o denominadas ‘capacidades de orden superior’.

Mathew Lipman, en su libro Pensamiento complejo y educación,habla sobre la construcción de un pensamiento de mejor calidad que desarrolle funciones psicológicas superiores. El autor hace referencia a una forma de razonar más parecida a la necesaria en una investigación, que se autocuestiona constantemente.

Así, Lipman sostiene que se deben desarrollar capacidades que son de un orden superior, y las define como El conjunto de acciones interiorizadas, organizadas, y coordinadas, que propician un adecuado procesamiento de la información, enfocadas tanto a  la información a procesar en sí, como también a las estructuras, procesos y estrategias que están siendo empleadas al procesarla”.

Las capacidades de orden superior son las siguientes:

  • Análisis. Capacidad de distinguir y separar las distintas partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios o elementos.
  • Síntesis. Capacidad para llegar a la composición de un todo a partir del conocimiento y reunión de sus partes.
  • Conceptualización. Es la capacidad de abstraer los rasgos que son necesarios y suficientes para describir una situación, un fenómeno o un problema.
  • Manejo de la información. Capacidad para visualizar como un sistema los elementos constitutivos de una situación. Es decir, como un conjunto de reglas, principios o medidas que tienen relación entre sí.
  • Pensamiento crítico. Capacidad de pensar por cuenta propia, analizando y evaluando la consistencia de las propias ideas, tanto de lo que se lee, de lo que se escucha, de lo que se observa.Niña sonriendo.
  • Investigación. Es la capacidad de proponer hipótesis precisas de aquello que se estudia. Además, implica recopilar datos e información con el propósito de verificar las hipótesis y, posteriormente, formular leyes y teorías.
  • Metacognición. Es la capacidad de reflexionar sobre los pensamientos propios.

La importancia de las capacidades de orden superior para un pensamiento de orden superior

En la base de un pensamiento de orden superior subyace un desarrollo y manejo de las capacidades intelectuales de orden superior que hemos mencionado.

Si bien un pensamiento de orden superior es posible en la madurez, es importante que las capacidades que lo permiten se desarrollen y fortalezcan desde tempranas edades. Y ello puede hacerse tanto en contextos familiares como escolares, y en otros ámbitos formales e informales de educación.

En definitiva, las capacidades de orden superior son importantes para la estructuración de un pensamiento complejo capaz de atender tanto al contenido como a los procedimientos. Y son importantes porque posibilitan un pensamiento racional y reflexivo y, a la vez, crítico, innovador y creativo.