Las capacidades físicas básicas que deben fortalecer tus hijos

Fortalecer las capacidades físicas básicas de los niños es fundamental para potenciar su desarrollo integral y para mejorar su salud. ¡No dejes de incentivarlos!
Las capacidades físicas básicas que deben fortalecer tus hijos
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 27 enero, 2022

Como madre es probable que, de manera inconsciente, pases por alto las necesidades de tus hijos respecto a su desarrollo físico.

La niñez sobresale como una de las etapas más importantes del ser humano y, a su vez, como una época sensible para el conocimiento y la maduración psicofísica.

Por eso, se hace necesario conocer cuáles son los aspectos más relevantes del desarrollo infantil y fomentarlos. Algunos de ellos son las capacidades físicas básicas. ¿Las conoces?

¿Qué son las capacidades físicas básicas?

Las capacidades físicas son una serie de aptitudes presentes en todas las personas que resultan necesarias a la hora de realizar cualquier tipo de tarea motriz. Aunque pueden funcionar de forma individual, usualmente se complementan la una con la otra y se requieren como un todo. La preponderancia de cada una depende de la actividad que se lleve adelante.

A los fines prácticos, vamos a clasificarlas en 4 tipos y debes saber que todas ellas se encuentran presentes desde la niñez. Se trata de la fuerza, la resistencia, la velocidad y la flexibilidad.

Si bien todos los humanos nacemos con estas habilidades, es necesario fortalecerlas desde la infancia de forma precisa y adecuada.

1. Fuerza

Niño enseñando su fortaleza.

La fuerza es la capacidad física del organismo para vencer una resistencia y se lleva a cabo por medio de contracciones musculares. Cabe resaltar que este tipo de capacidad se evidencia contra obstáculos estáticos o dinámicos.

A pesar de que existen teorías que se oponen al trabajo de la fuerza en los niños, el organismo en desarrollo requiere del estímulo de esta capacidad.



2. Resistencia

La resistencia hace referencia al período de tiempo dentro del cual puedes realizar una actividad física antes de alcanzar tu límite de fatiga. En los niños es un hecho curioso, ya que es poco frecuente verlos cansados después de correr y jugar durante horas. Sin embargo, esta capacidad también debe ser estimulada de forma adecuada y continua durante la niñez.

3. Velocidad

La velocidad es la capacidad de realizar una o más acciones en el menor tiempo posible y con alta eficacia. Aunque la mayoría de las capacidades llegan a funcionar de forma específica, la velocidad requiere de las demás para llevarse a cabo. Especialmente, de la fuerza.

4. Flexibilidad

La flexibilidad, por su parte, se centra en la habilidad de los músculos y de las articulaciones para realizar movimientos de gran recorrido a partir de un punto fijo. Entre más alta sea esta capacidad, más baja será la probabilidad de sufrir una lesión.

Cómo fortalecer las capacidades físicas básicas de los niños

Pasar por alto el fortalecimiento de las capacidades físicas básicas de los hijos es algo más común de lo que puedes imaginar. Pero en general, esto sucede a causa del desconocimiento del tema por parte de los padres. Incluso, algunas personas creen que este tipo de capacidades pueden estimularse y fortalecerse en la edad adulta.

No obstante, una de las funciones principales de la educación física escolar se centra en desarrollar estas habilidades. Cabe resaltar que, aunque la escuela juega un papel fundamental en este tema, como madre debes permanecer al tanto de lo que sucede y fomentar el desarrollo de tus pequeños.

Implementar actividades variadas

Más allá de las actividades escolares, procura implementar una serie de actividades extraescolares para favorecer el desarrollo psicomotor de los niños. Trata de que estas alternativas sean variadas y que se enfoquen en el estímulo de cada capacidad física.

Evita que sean ejercicios específicos que involucren el mando directo. Generalmente, los niños pequeños pierden la motivación al tratarse de un movimiento repetitivo, el cual requiere de órdenes y reglas precisas.

Una opción para ello puede encontrarse en los deportes, especialmente en aquellos que tus hijos escojan. Sin embargo, te aconsejamos recurrir a la natación, al ciclismo, al running o al fútbol, si ves que no se deciden por ninguno en especial.

Niños nerviosos practicando natación.

Buscar entornos apropiados

Las actividades físicas o deportivas enfocadas al fortalecimiento de las capacidades físicas básicas requieren de un entorno apropiado para llevarse a cabo.

Como madre, uno de los principales objetivos es buscar que tu hijo se sienta motivado, cobijado y, sobre todo, seguro. Por tal razón, busca entornos apropiados para cada actividad o práctica deportiva y evita los sitios sin mantenimiento o las zonas que ofrecen una mínima seguridad.

Asesorarse con un profesional

Quizá cuentes con la motivación suficiente para querer estimular y fortalecer las aptitudes físicas de tus hijos, pero tus conocimientos sobre el tema sean básicos o nulos.

En este punto, lo más oportuno es asesorarse con un profesional en educación física infantil a fin de planificar las actividades y obtener las mejores pautas.

¿Por qué es importante fortalecer las capacidades básicas en los niños?

Aparte de colaborar en el desarrollo psicomotriz de los infantes, las capacidades físicas básicas aportan grandes beneficios a la salud de los niños. 

Si las cuatro capacidades mencionadas son trabajadas de forma correcta, es probable que tus hijos disminuyan las probabilidades de sufrir lesiones en sus músculos y articulaciones a corto y a largo plazo. Por otra parte, todo su organismo se verá beneficiado, ya que estos ejercicios fortalecen al sistema cardiovascular, respiratorio, inmunológico y muchos más.

Te podría interesar...
Mitos sobre el trabajo de fuerza física en niños y adolescentes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Mitos sobre el trabajo de fuerza física en niños y adolescentes

El entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes ha sostenido una serie de mitos a lo largo de los años que no son del todo ciertos.