Candidiasis vaginal durante el embarazo

Francisco María García 30 marzo, 2018
Con el incremento del flujo vaginal que se produce en el segundo trimestre de gestación, puede aparecer la candidiasis vaginal. ¿En qué consiste?

Una de las advertencias de los médicos durante el período de gestación tiene que ver con las infecciones vaginales. Debido a los procesos hormonales, este tipo de afección resulta muy común; en muchos análisis, las mujeres padecen candidiasis vaginal durante el embarazo, sobre todo en el segundo trimestre.

Aunque este tipo de infección no resulta de especial riesgo para el bebé, sí puede haber contagio en el momento del parto. La candidiasis se transmite al niño a través del contacto con la vagina durante un parto natural. Por eso, ante la sospecha de una infección de candidiasis vaginal durante el embarazo, lo recomendable es visitar al médico.

El tratamiento es un proceso sencillo, pero en las embarazadas puede llevar de 10 a 14 días. La particularidad en estos casos es que el tratamiento se lleva a cabo mediante medicamentos que no ponen en riesgo el desarrollo o vida del bebé.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

La candidiasis es una infección provocada por un hongo llamado cándida. Por lo general, este tipo de microrganismo habita de forma natural en la vagina y el intestino. Los procesos hormonales del embarazo alteran el equilibrio de la vagina, lo que contribuye al crecimiento de la cándida.

Esta infección no es considerada una enfermedad de trasmisión sexual, pero puede haber contagio a través de relaciones sexuales. Por ello, ante la sospecha de candidiasis, es recomendable aplicar también tratamiento a la pareja.

La candidiasis no representa un riesgo para el desarrollo del embarazo o crecimiento del bebé, como puede ocurrir con las enfermedades de trasmisión sexual u otras infecciones. Sin embargo, se puede contagiar al bebé durante el parto provocando candidiasis bucal (hongo en la boca).

La candidiasis vaginal durante el embarazo puede provocarles molestias a las futuras mamás.

¿Qué provoca la candidiasis vaginal durante el embarazo?

La candidiasis vaginal durante el embarazo es más común en el segundo trimestre. En este período, es normal que el flujo vaginal aumente y se debe prestar atención a cualquier cambio que se produzca en él.

La causa principal es el proceso hormonal que vive la mujer. El incremento de estrógeno hace que los azúcares de la vagina se incrementen; esto favorece el crecimiento de la cándida. También las mujeres diabéticas son propensas a esta infección por el alto nivel de azúcar en la sangre.

Otras causas de candidiasis son el uso de pastillas anticonceptivas y algunos medicamentos, como los antibióticos o esteroides. Incluso las duchas vaginales, el semen, la sangre menstrual o el coito vaginal pueden contribuir a la formación de esta infección.

“La candidiasis no representa un riesgo para el desarrollo del embarazo o crecimiento del bebé. Sin embargo, se puede contagiar al bebé durante el parto provocando candidiasis bucal (hongo en la boca)”

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis?

Al igual que otras infecciones vaginales, la candidiasis se puede detectar a través del flujo vaginal, que debe ser fino, transparente y sin olor. En el caso de infecciones, se puede observar abundante, muy espeso, de apariencia amarillenta o grisácea; su olor puede semejarse al olor de la levadura, ácido o maloliente.

Asímismo, se siente escozor o picazón e incluso la vulva se puede hinchar o enrojecer. Las mujeres con candidiasis presentan dolor o molestia al orinar, al igual que durante las relaciones sexuales.

En algunos casos, los síntomas de la candidiasis vaginal durante el embarazo pueden confundirse con los de una enfermedad de transmisión sexual. De ahí la importancia de acudir al médico inmediatamente para garantizar la aplicación del tratamiento correcto.

La candidiasis vaginal durante el embarazo suele aparecer en el segundo trimestre.

¿Cómo se puede prevenir este tipo de infección?

  • Vestir prendas de algodón. El algodón es el material más recomendado para prendas íntimas, porque permite una mejor transpiración de la piel. A diferencia del nailon o la licra, que generan calor y conservan la humedad.
  • Evitar la higiene excesiva de las partes íntimas. La resequedad puede también contribuir a la formación de hongos e infecciones. Por eso, no se recomienda el uso de duchas vaginales o lavados excesivos.
  • Utilizar jabones de tipo neutro. Los jabones comerciales contienen muchos aditivos y químicos que pueden causar irritación de la piel o alterar su pH. Ocurre lo mismo con los detergentes, por eso se recomiendan jabones neutros.
  • Secar bien la zona del pubis después del baño. Tras el baño, se recomienda mantener desnuda la zona del pubis, hasta que se seque por completo. Hay quienes recomiendan utilizar un secador de pelo con aire fresco.
  • Cuidar la alimentación. La ingesta en exceso de azúcar o harinas refinadas aumenta el riesgo de infecciones vaginales. En su lugar, se recomienda el consumo de lácteos como el yogur, cuyos bacilos benefician al organismo; una dieta balanceada siempre ayuda.

La candidiasis vaginal durante el embarazo no constituye en sí una infección grave para la madre o el bebé. Sin embargo, en todos estos casos es preferible tomar los recaudos pertinentes para evitar su aparición.

Te puede gustar