¿Campamentos de verano sí o no?

Cada vez que llega la temporada de vacaciones te preguntas: ¿Irá mi hijo a un campamentos de verano este año? La decisión depende de muchas variantes, pero, descartando el aspecto económico, lo primero que debes preguntarte es si la experiencia del campamento será beneficiosa o no para tu hijo.

El objetivo principal de los campamentos de verano es que los niños pasen buena parte de su tiempo libre en alguna actividad que les enseñe y los entretenga. Con ese principio claro, puedes averiguar qué campamentos tienen actividades afines a los gustos de tus hijos.

También conviene informarte sobre qué conocimientos o cualidades quieres cultivar en tu hijo, y de acuerdo a ello inscribirlo en campamentos que fomenten tales aspectos. Carlota Sofía es una niña muy interesada por la naturaleza, a ella le gusta regar las plantas, jugar con semillas y ver mariposas. A ella le viene bien un campamento en el zoológico de la ciudad donde vive, en donde sus participantes pernoctan una noche en el parque y aprenden durante los días sobre flora y fauna.

imagen-9

Este campamento está hecho por personal cualificado y certificado por el  Instituto Nacional de Parques, lo cual brinda confianza a los padres que inscriben allí a sus hijos; porque ese es otro aspecto importante, poder confiarle tus hijos a otras personas que son desconocidas para ti.

Por eso es mejor que tus hijos participen en campamentos de verano cuando tengan la suficiente madurez para diferenciar de alguien que se comporta bien o correctamente y alguien que no, es decir, es bueno que tu hijo participe en actividades en las que no podrás supervisarlo directamente cuando sepa diferenciar “lo bueno de lo malo”, como decían las abuelitas.

Confiar en los campamentos de verano

La tarea de confiarle a tu hijo a otras personas debe ser asumida con mucha seriedad, por eso es preciso ocupar el tiempo que sea necesario en investigar dónde y con quienes estará tu hijo, además de la trayectoria de  los organizadores del campamento de verano; eso puede darte una idea de quienes van a enseñar a tu hijo ciertos aspectos de su vida.

Recuerda que inscribir a tu hijo en un campamento de verano es una tarea tan seria como inscribirlo en una escuela y piensa también que será una actividad de provecho para él, pues los campamentos de verano ocupan a los niños en actividades que les exigen ser sociables, aprender bajo el concepto de educación no formal, necesaria para el crecimiento integral de la persona y como fin último y quizás el más importante, los aleja de las calles y del ocio.

e791ac1ac2828c2f7bd0bed88ce5494c

Basarte en tu sistema de valores como escala para medir las actividades en la que involucrarás a tu hijo suele ser una buena herramienta. Hazte las preguntas correctas respecto al campamento y verás que con esa escala –la de los valores– sabrás discernir con mayor luz lo que le conviene a tu adorado retoño o no.

Qué riesgos estás dispuesta a asumir, es otro aspecto a evaluar; por ejemplo estás perfectamente segura de que tu hijo sabrá desenvolverse en actividades al aire libre porque ya lo ha hecho con sus padres. ¡Pues perfecto! Inscríbelo en campamentos que incluyan paseos supervisados a parques, o si no, puedes apuntarlo en actividades menos osadas.

Afianzar valores en el campamento de verano

Otro punto muy importante es consultar la opinión de tu hijo, qué quiere hacer, qué le gustaría aprender, a qué dificultades se enfrentó este año durante la escuela, no solo en el aspecto académico sino en el aspecto emocional. Crecer por dentro es una de los aspectos más descuidados en nuestras vidas, y el verano bien puede ser un momento ideal para cultivar valores y no sólo para gastar el tiempo en “algo”.

Un campamento que ayude a tu hijo afianzar los valores positivos que tú le inculcas en tu casa no tiene por qué necesariamente ser un monasterio o una academia de arte, tu hijo bien puede aprender inglés en un lugar donde le resulte divertida la experiencia de conocer y dominar un nuevo idioma y donde se relacione con personas cultas y honestas.

Aquí te dejamos una lista con algunos aspectos a considerar a la hora de elegir un campamento de verano para tu hijo:

  • Debe ser limpio, seguro y cómodo
  • Tener licencia de funcionamiento al día.
  • Las personas a cargo deben estar formadas adecuadamente para el trabajo con niños.
  • Debe contar con actividades variadas.
  • Desarrollar valores como respeto, comprensión, entendimientos, etc.
  • Brindar toda la información necesaria sobre las instalaciones: alojamientos, actividades, excursiones, etc.
Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar