La caja de la ira para las rabietas

20 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La caja de la ira es una técnica que puede ayudar a los niños a aprender a gestionar esa emoción negativa que siente y que, para ellos, es muy difícil de controlar.
 

Las rabietas son uno de los problemas a los que los padres nos tenemos que enfrentar cuando tenemos hijos pequeños. Los niños no son capaces de gestionar la rabia que sienten y lo expresan de esa manera. La caja de la ira puede ayudar a los pequeños a dirigir su ira hacia otra actividad.

Alrededor de los dos años, suelen aparecer estas rabietas, y tienen su punto álgido alrededor de los 3 o 4 años, aunque, en ocasiones, puede llegar a durar hasta los siete. Esta es una etapa del desarrollo infantil que resulta complicada para los padres, que tienen que lidiar con estos berrinches.

¿Quieres saber cómo aplicar la caja de la ira para mejorar las rabietas? Sigue leyendo.

La caja de la ira: ¿por qué aparecen las rabietas en los niños?

El niño tiene que expresar su enfado, pero la forma en la que lo hace es a través de la rabieta. Cuando empiezan a surgir las rabietas, alrededor de los 2 años, los niños no son capaces de tener control sobre sus emociones, ya que su corteza prefrontal, que se encarga de regularlas, no está completamente desarrollada.

Es normal que los niños expresen su frustración y enfado como una explosión que no pueden controlar de otra manera. Los niños de estas edades ya son capaces de relacionar causa-efecto, y muchas veces utilizan las rabietas porque saben que pueden lograr lo que quieren. Por esta razón, las utilizarán como una forma de conseguir lo que desean.

Niños haciendo dibujos para la caja de la ira.
 

Es muy importante que, aunque las rabietas sean normales a estas edades, los padres las controlemos y pongamos freno a estas conductas cuando aparezcan. A pesar de que no sea una tarea sencilla, necesitamos constancia, paciencia y cariño, y podemos utilizar algunas técnicas, como la caja de la ira, y usarla para el control del enfado del niño.

¿En qué consiste la caja de la ira?

La caja de la ira es una técnica que creó la psicóloga Marina Martín y que utiliza el cuento infantil de la escritora francesa Mireille D´Allancé Vaya Rabieta. Este juego ayuda a los niños a gestionar su enfado y consigue que se calmen antes de que pueda tener una explosión de ira: la rabieta.

Lo primero que tenemos que hacer es contarle el cuento:

La historia trata de un niño (aquí ponemos el nombre que queramos) que tuvo un mal día en casa, en el colegio, en el parque con sus amigos, etc., ya que no conseguía lo que quería y todo le salía al revés. Y, claro, ese mal día acabó cuando, al llegar la noche, estalló en una rabieta y un llanto muy fuerte.

En ese instante en el que (el nombre que hayamos elegido) sentía tanta rabia, vio cómo un enorme monstruo salió de él y empezó a destruir todo lo que había a su alrededor.

(Nombre elegido) al ver ese estropicio, se puso a arreglarlo y a ordenarlo todo; de esta manera, el monstruo se iba haciendo cada vez más y más pequeño hasta que desapareció. “Historia basada en el cuento Vaya rabieta, de Mireille d´Allancé.

 
Niño dibujando como parte del test de Torrance para evaluar la creatividad en niños.

Dibujo

Cada vez que el enfado o la rabia aparezca, como en el caso de nuestro amigo del cuento, el niño tiene que ponerse a dibujar su enfado en un folio, dibujo libre. Dale una hoja en blanco y lápices de colores. Así, canalizará sus emociones plasmándolas en un papel y aliviará esa frustración y enfado que tiene.

Cuando haya hecho su garabato, le dices que le dibuje unos ojos, pies, manos, para que su monstruo quede definido. En la mayoría de casos, los niños expresan ese enfado en forma de garabato; si hace otro dibujo, no pasa nada, sirve igual, porque es su modo de expresar esa emoción que siente.

Una vez haya acabado con su dibujo, le pediremos que hago una bola con él, arrugándolo, y lo meteremos en la caja que habremos destinado para los monstruos de la rabia. Así, una vez dentro, el monstruo no puede salir y el pequeño quedará libre de esa emoción negativa que siente.

Sobre la caja de la ira

Esta técnica de la caja de la ira lo que intenta conseguir es que los niños sean conscientes de esa emoción negativa que sienten y aprendan a controlarla. Esta técnica redirigirá su enfado y rabia hacia otras emociones más positivas, evitando los arranques de agresividad o ira. Ya podéis empezar a ponerla en práctica, seguro que veréis los resultados. ¡A por esos monstruos de la rabia!