Buenas noches, mamá: la mejor forma de acabar el día

Valeria 5 septiembre, 2017

A veces, el nudo de nuestros problemas se desvanece al instante solo con mirar a nuestros hijos dormir y desearles las buenas noches. No importa el estrés del día, no importa lo que tengas que hacer mañana, no importa el cansancio… porque si tu niño/a está bien, todo está bien. Así de simple…

A pesar de que no falta quien te recuerde una y otra vez aquello de que la maternidad y la educación de los niños es una travesía complicada y hasta desafiante, tú lo tienes claro. Tener un hijo en realidad hace la vida mucho más sencilla. De hecho, hay un aspecto que sin duda ya habrás percibido: ellos hacen que cualquier esfuerzo valga la pena, ellos te dan una razón para seguir cada mañana adelante. Ellos lo son todo.

Asumir este enfoque, por curioso que parezca, es vital, es sinónimo de salud y bienestar. De hecho, no lo decimos a la ligera o por casualidad. Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Finlandia, los padres que no saben gestionar el estrés y que no aprecian las cosas más simples de la vida corren el riesgo de trasmitir a sus hijos sus mismos patrones de ansiedad.

De este modo, nunca está de más recordar algo muy simple que sin duda tú mismo te habrás dicho más de una vez: los problemas, las presiones del día y las ansiedades deben dejarse fuera de casa y lejos del “alcance” de los niños. Cuando estemos con nuestros pequeños deben percibir que son nuestra máxima prioridad, la semilla de nuestra felicidad.

¡No quiero ir a dormir, mamá!

Los expertos en dinámicas familiares e incluso en relaciones de pareja suelen dar un consejo muy elemental: nunca debemos irnos a la cama enfadados con nuestros cónyuges. No es de extrañar por tanto que con los niños ocurra lo mismo.

  • En muchas casas la hora de dormir de los más pequeños es a menudo origen de conflictos, protestas y alguna pataleta.
  • Nuestros pequeños suelen ser bastante reacios a eso de despegarse de buenas a primeras de sus juegos o de sus actividades para irse a la cama. De ahí que más de alguna mamá y algún papá no tenga otro remedio que llevarles a regañadientes hasta su habitación, terminando así el día de una forma poco adecuada, con enfados y mal humor.

No acabes tu día sin decir un “te quiero” a tus hijos, no apagues la luz de sus habitaciones sin desearles antes “buenas noches” con una sonrisa de complicidad, recordándoles que todo está bien, que son amados.

Si esta situación se repite cada día y a ella le añadimos además el cansancio de los padres por sus respectivas jornadas de trabajo, ya tenemos sin duda los ingredientes suficientes para ver la última hora del día como algo bastante traumático. Cuando en realidad, debería ser el momento más mágico del día…

Te daré las buenas noches con tranquilidad, estaré contigo hasta que te duermas

Los niños dormirán mejor si los padres los acompañan

Sabemos que hay cierta polémica y más de alguna discrepancia sobre a qué hora deberíamos acostar a nuestros hijos. Hay madres y padres que llegan un poco más tarde del trabajo y no quieren renunciar a estar un rato con sus niños, a compartir momentos con ellos, a regalarse afectos y frases como  “qué tal tu día” y un “cómo te he echado de menos”.

Queda claro que cada familia tiene sus normas, sus dinámicas internas que se ajustan a sus propias características y necesidades. Sin embargo, hay unas pautas básicas que no podemos descuidar en estos últimos momentos del día ya que, tal y como hemos señalado al inicio, pueden contribuir sin duda a una mejor crianza, a una mejor huella emocional en tus hijos.

Una despedida relajada

Si tu trabajo te lo permite, es recomendable que establezcas unas pautas adecuadas con las que favorecer la hora de ir a la cama. Una hora antes, apagaremos la tele o cualquier dispositivo electrónico para relajarnos.

  • Un baño antes de ir a dormir es siempre muy recomendable.
  • Asimismo, siempre es positivo que los acompañemos a la cama y establezcamos unos minutos de diálogo para hablar de todo y de nada, para reír, soñar o simplemente, leerles un cuento.

Todo este proceso debe darse sin tensiones, sin peleas o protestas. Si se acostumbran a esta rutina desde edades tempranas lo integrarán a la perfección.

Amor es ver a nuestros hijos dormir y pensar que eso es felicidad, que nada puede satisfacernos más que llegar a casa y verlos descansar felices, rendidos a un descanso donde los sueños los acarician mientras nosotros nos preguntamos cómo pueden ser tan bonitos, tan perfectos…

En ese último momento del día deben hablar las emociones, no las preocupaciones

Hay padres que se despiden rápidamente de sus hijos cuando les dan las buenas noches. Si su hijo o hija quiere decirle algo, es común que el progenitor responda eso de “ahora toca dormir y papá/mamá está cansado”.

  • Sabemos que a esas horas todos estamos agotados. Sin embargo, pocos instantes quedan de manera tan patente en la memoria emocional de nuestros hijos como esos en los que estamos al borde de su cama, les leemos un cuento, les hacemos una promesa, les deseamos las buenas noches o simplemente nos quedamos en silencio esperando que se duerman. Protegiendo sus sueños, deleitándonos de su compañía tras un día de tensiones.
Dormir ayuda a tu hijo a cargar pilas para el día siguiente

No dudes en disfrutar de esos momentos irrepetibles. La niñez de tus hijos es muy corta y hay que saber estar presentes, disfrutar de este “aquí y ahora” que no volverá a repetirse.

Te puede gustar