Los beneficios de que los niños aprendan a colorear

Francisco María García · 18 junio, 2018
La creación del hábito de colorear en los niños va mucho más allá de un simple entretenimiento. Son muchos los beneficios para los más pequeños, a nivel psicológico y mental; es una positiva interacción con el mundo que les rodea.

Desde siempre, colorear ha sido una actividad fundamental en el desarrollo infantil. Esta dinámica significa mucho más que pasar un buen rato o divertirse; son muchos los beneficios de que los niños aprendan a colorear.

Sin embargo, en la era de la tecnología, esta actividad ha sido reemplazada por tabletas y teléfonos inteligentes. Por ello, es muy importante incentivar y potenciar a los niños para que realicen actividades de colorear en los momentos libres; será una tarea muy beneficiosa en su desarrollo mental.

Beneficios de que los niños aprendan a colorear

El hábito de colorear o pintar es, sin dudas, una actividad sumamente enriquecedora para los niños. Es su forma de comprender el mundo que los rodea y un medio para comunicarse libremente; se trata de una actividad lúdica que aporta mucho a la infancia de cada niño.

Entre las principales ventajas de este pasatiempo, encontramos:

Mejora las habilidades motoras de los niños

Colorear es un excelente ejercicio para que los niños desarrollen la habilidad motora fina. Es una manera de potenciar los circuitos cerebrales que se relacionan con esta habilidad; además, les permite desarrollar la coordinación óculo-manual.

Potencia la autoestima

Colorear es una fuente de felicidad y satisfacción para el niño cuando se desarrolla en un ambiente no competitivo; esto ayuda a potenciar su autoestima.

La mayoría de los niños interpretan sus obras artísticas como un objetivo alcanzado, se sienten capaces y orgullosos de sus obras. Este sentimiento es aún mayor cuando reciben el elogio de sus familiares.

Los padres deben dedicar tiempo para que los niños aprendan a colorear.

Desarrolla la creatividad y la comunicación con el entorno que les rodea

Dentro de los beneficios de que los niños aprendan a colorear, es importante mencionar el estímulo y desarrollo de la creatividad. En general, los niños no tienen patrones ni referencias establecidas; a la hora de colorear, se sienten libres para crear sin parámetros que les condicionen.

Esta actividad también es una herramienta a través de la cual los niños aprenden a expresarse y comunicarse con sus pares. De los dibujos de los niños, los adultos pueden obtener mucha información sobre lo que piensan los pequeños y las experiencias que viven.

Mejora el desarrollo del aprendizaje

Los niños que colorean desarrollan un papel más activo en el proceso de aprendizaje. Es decir, no solo aprenden más y de manera más eficaz, sino que también entienden mejor el mundo y se sienten más motivados por aprender.

La dinámica de dibujar y colorear es especialmente importante durante la etapa de la primera infancia. Es el precedente de los modelos visuales y diagramas. Estos modelos, más tarde, ayudarán al niño a representar su realidad en el contexto educativo.

“Colorear es una manera de potenciar los circuitos cerebrales que se relacionan con esta habilidad; además, les permite desarrollar la coordinación óculo-manual”

Favorece el autocontrol y la concentración

Colorear es una estrategia muy práctica para estimular la concentración del niño. Se trata de un gran estímulo de la atención selectiva si se realiza en edades tempranas.

Asimismo, este método ayuda a potenciar el autocontrol emocional; es el medio por el cual los niños canalizan sus emociones cuando están alegres, tristes o excitados.

Que los niños aprendan a colorear les ofrece muchos beneficios.

Cómo motivar a los niños para colorear

En estos tiempos en los que los avances tecnológicos atraviesan la vida de todos, los niños muchas veces dejan de lado actividades vitales para su crecimiento, tales como dibujar o colorear. Por eso, motivar y enseñar a colorear a los niños es un escalón fundamental en su crecimiento.

Hay muchas maneras de motivar a los niños, pero una de las más importantes es que los padres le dediquen un tiempo y espacio destinado a compartir con ellos este momento de ocio que es colorear. Que sea un momento de libre creación y compartida lo hace aún más valioso para ellos.

Otra forma de incentivar a los pequeños es diseñar un espacio artístico dentro del hogar. Un lugar donde ellos puedan contar con materiales variados y muchos colores: papeles, lienzos, lápices, temperas. Hay que tener en cuenta que la variedad de materiales potenciará su creatividad de manera ilimitada.

Por último, también es muy bueno llevar a los niños a cursos de pintura infantil o de visita a exposiciones de distintos pintores. Esta última opción es una propuesta muy interesante para los niños; muchos museos ofrecen visitas guiadas para los más pequeños, que incluyen talleres y juegos.