Beneficios de la música clásica para niños

Hacer de la música clásica una compañía para los niños, puede marcar la diferencia.
Beneficios de la música clásica para niños
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz el 15 octubre, 2021.

Última actualización: 15 octubre, 2021

Acercar el arte a los niños favorece su desarrollo integral y en este sentido, la música es una de las disciplinas más versátiles para lograrlo. Si bien existen muchos estilos y ritmos, hoy vamos a enfocarnos en los beneficios de la música clásica para los niños.

¿Por qué la música clásica?

El estilo clásico ofrece múltiples ventajas para los niños, gracias al tempo y la periodicidad de sus composiciones.

En cuanto al tempo o velocidad, expresada en BPM o beat per minute, la música clásica tiene un tempo que oscila entre los 60 y los 80 BPM. Esto es sensiblemente menor a los 80 a 100 latidos por minuto del corazón, razón por la cual nos sentimos cómodos con ella.

Además, las repeticiones de las ondas sonoras en un determinado espacio de tiempo (o periodicidad) son óptimas para que los niños adquieran un mejor razonamiento espacial y temporal.

Según algunos estudios científicos, esto puede alcanzarse con ciertas obras de Mozart y Bach, porque tienen un alto nivel de periodicidad a largo plazo (10 a 60 segundos). Numerosas investigaciones han comprobado que estas características del género clásico provocan efectos positivos en la salud, en las emociones y en la mente de los niños.

bebe con auriculares

6 razones que explican por qué la música clásica es buena para los niños

Hacer de la música clásica una buena compañía desde la gestación es una gran idea, ya que relaja a la mamá y esta sensación de bienestar llega al niño. Si esta práctica se continúa luego del nacimiento, los beneficios se multiplican. Te los compartimos a continuación.

1. Calma la ansiedad y provoca bienestar

Escuchar música clásica reduce la presión arterial, calma la ansiedad y produce relajación en los niños. Así mismo, el ambiente distendido que crea, mejora la capacidad de comunicación y de socialización entre los convivientes.

2. Reduce el estrés

Hoy en día, los días de los niños están repletos de actividades y esto puede provocar cierto nivel de estrés. En línea con esto, escuchar música clásica los ayuda a reducir los niveles de cortisol y a percibir una bella sensación de bienestar.

3. Ayuda a conciliar el sueño

Los patrones rítmicos de ciertas obras de la música clásica, junto con el estado de relajación, contribuyen al buen descanso. Además, estas melodías ayudan a los niños a dormirse mucho más rápido y bien tranquilos.

4. Mejora las habilidades de aprendizaje

Si bien escuchar música clásica no mejora de forma directa la capacidad de aprender, el ambiente relajado predispone al cerebro a crear más conexiones neuronales, mejorar la concentración y potenciar la memoria. 

Además, los pequeños que estudian música y aprenden a tocar instrumentos cultivan la perseverancia y la disciplina, cuestiones que los favorecen también en su actividad escolar.

Los aspectos en los que más influye la música clásica son el razonamiento lógico, las operaciones numéricas, el procesamiento del habla y el aprendizaje de los idiomas.

5. Activa las emociones

Los niños que escuchan música clásica desarrollan una mayor sensibilidad. Esto les permite detectar rápidamente sus diferentes estados de ánimo y manejar mejor sus relaciones sociales.

6. Potencia la creatividad

Como todas las disciplinas artísticas, la música clásica promueve la actividad del hemisferio cerebral derecho y potencia las ideas creativas y la imaginación.

¿Cómo elegir la música clásica adecuada para tu niño?

“¿Qué tipo de música deberían escuchar los bebés antes de nacer? Música clásica y sonidos gentiles que parezcan canciones de cuna”.

-Dr. Ibrahim Baltagi-

La elección de la música clásica para niños es todo un reto, ya que existen infinidad de obras. En la actualidad, tienes la ventaja de buscar una playlist en internet y usarla con tus niños.

Para los bebés, algunas de las obras más recomendadas por su ritmo tranquilo y suave son las siguientes:

  • Adagio en sol menor, de Tomasso Albinoni.
  • Canción de cuna, de Johannes Brahms.
  • Para Elisa y Claro de luna, de Ludwig van Beethoven.
  • Sonata para dos pianos K 448 y Concierto para piano n° 23, de Mozart.

En cambio, si buscas algo con ritmo más alegre para que los niños jueguen, hagan manualidades o dibujen con fondo musical, prueba con estas opciones:

  • La Primavera, de Vivaldi.
  • Danzas húngaras, de Johannes Brahms.
  • Sonata n° 12 en fa mayor, de Mozart.
  • Concierto de Brandemburgo, de Johann Sebastian Bach.

Los efectos de la música en el cuerpo y en la mente: un misterio en estudio

Si bien existen muchas investigaciones sobre los beneficios de la música, la ciencia todavía indaga sobre este tema.

Desde el estudio del Efecto Mozart realizado en 1993, hasta la iniciativa Sound Health de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, el objetivo es desentrañar el misterio en las relaciones entre la música y la mente humana.

Mientras esto sucede, busca una playlist y aprovecha los beneficios de la música clásica para los niños, algunos comprobados, otros inexplicables, ¡pero todos igualmente efectivos!

Te podría interesar...
Música clásica para niños: qué escuchar
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Música clásica para niños: qué escuchar

Muchas mamás ponen música clásica al bebé durante el proceso de gestación, pues ambos se benefician de sus efectos. Aquí veremos algunos ejemplos.