Beneficios del aula invertida para profesores y alumnos

12 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Trabajar en un aula invertida es una situación en la que todo el mundo gana, tanto los alumnos como los profesores. Vamos a ver algunos beneficios del aula invertida en un ambiente de aprendizaje.

El aula invertida (flipped classroom en inglés) es una forma de aprendizaje mixto, semipresencial. Es un modelo de aprendizaje que comparte la estrategia presencial del alumno y la virtual. Utilizar los beneficios del aula invertida es una tendencia cada vez más en auge.

«El aula invertida es un enfoque pedagógico en el que la instrucción directa cambia de la dimensión del aprendizaje grupal a la dimensión del aprendizaje individual. Se transforma el espacio grupal que queda en un ambiente de aprendizaje dinámico e interactivo. En este espacio el educador guía a los alumnos para aplicar conceptos y los ayuda a involucrarse de forma creativa con el contenido del curso».

-Flipped Learning Network, FLN-

El aula tradicional

El aula es el lugar en el que los alumnos pasan la mayor parte de su tiempo preparándose para convertirse en personas con éxito en el mundo. Un mundo cada vez más conectado con las nuevas tecnologías y, sin embargo, el aula no suele evolucionar mucho en este sentido.

Hay pizarras digitales que a veces reemplazan a la tiza y las pizarras tradicionales. Cada vez los muebles son más modernos y, tal vez, más bonitos, e incluso puede que en cada aula haya un proyector. Pero todo esto no quiere decir que la configuración del aula sea distinta a la que hemos conocido durante años; esta configuración no suele variar.

El profesor, normalmente, dispone de un espacio definido en la parte frontal del aula. Aquí hace uso de marcadores, pizarras, proyectores y otras herramientas para desarrollar los contenidos. Los alumnos suelen sentarse en su propia zona del aula, en filas diferenciadas, equidistantes, y tienen que atender, hacer los ejercicios y ser capaces de reproducir lo que aprenden en un examen.Beneficios del aula invertida para profesores y alumnos.

Este es un entorno que no puede propiciar grandes resultados académicos para todos por igual. Sin embargo, es el diseño del aula que hemos visto que se mantiene año tras año, década tras década. Las cosas están cambiando poco a poco, y surge la pregunta: ¿cómo se ve un aula invertida desde fuera?

El aula invertida desde fuera

En apariencia, se ve exactamente igual que puede verse un aula tradicional. Pero en vez de prestar atención a las enseñanzas del profesor mientras están en clase y aplicar los nuevos conocimientos en sus tareas después del colegio, los alumnos verán o escucharán las exposiciones en casa, antes de que empiece la clase, utilizando el tiempo en el aula para hacer sus tareas y todo lo demás.

En lugar de decirles a los estudiantes qué aprender, cómo aprender, cuándo aprender y cómo demostrar lo que han aprendido, los maestros los van a apoyar para que se conviertan en estudiantes con capacidad de elección.

En la comunidad educativa hay preocupación respecto al éxito de un aula invertida. Por ejemplo, cómo lograr el cambio, cómo hacer que los alumnos lo acepten, los padres… Vamos a ver cuáles son sus beneficios y lo interesante que sería aplicar este modelo educativo en la realidad.

Beneficios del aula invertida para alumnos

El entorno clásico de un aula se centra en el profesor, y las necesidades que más cuentan suelen ser las del profesor. Todas las herramientas son para que las use el maestro, para mejorar sus exposiciones, su aporte de conocimiento. Los estudiantes suelen ser receptores pasivos de información. Estos son algunos beneficios para los alumnos:

  • Cuando los alumnos ven o escuchan exposiciones en casa y resuelven problemas y aplican los nuevos conocimientos en el aula, se sienten menos frustrados con sus tareas.
  • El conocimiento adquirido es más profundo y significativo.
  • El alumno se convierte en sujeto activo del aprendizaje. Esto mejora su autonomía y responsabilidad.
  • El tiempo actual que se pasa en el aula no es suficiente para todas las preguntas y dudas.
  • Los alumnos que tengan que faltar (enfermedad, un viaje o cualquier otra razón) se pueden poner al día con sus compañeros de una forma más rápida y sencilla con este modelo.Beneficios del aula invertida para profesores y alumnos.

Beneficios del aula invertida para profesores

En la actualidad, en una época cada vez más digitalizada, existe información disponible al alcance de quien quiera buscarla; los profesores ya no son la única fuente de conocimiento para los alumnos. Eso sí: siguen siendo necesarios. Un aula invertida es más exigente que una tradicional.

Los profesores pueden identificar las necesidades individuales de aprendizaje de cada alumno y  asegurarse de que todos utilizan el tiempo de clase en desarrollar el proceso de aprendizaje. Otros beneficios son los siguientes:

  • Cuando los alumnos vienen preparados a clase, hay poca o ninguna necesidad de que los profesores traten cuestiones relacionadas con el contenido de forma teórica. De esta forma, pueden ayudar a los estudiantes a comprender mejor los conceptos con su aplicación práctica.
  • Una vez terminada la clase, la exposición puede ser reutilizada tantas veces como haga falta, hasta que el contenido quede obsoleto.
  • El aula invertida da más libertad a los maestros para decidir cuánto tiempo pasar con cada alumno. Así, todos pueden obtener la atención que necesitan.
  • Ofrece más transparencia para los padres. Estos sabrán exactamente qué están haciendo sus hijos en el colegio.

En definitiva, como beneficios de la flipped classroom tenemos la atención personalizada y directa que el docente puede ofrecer a sus alumnos en el aula con esta pedagogía. Su aprendizaje, así, puede ser controlado de una forma individualizada.

  • Raúl Santiago, Javier Tourón y Alicia Diez. (2017). The Flipped Classroom: cómo convertir la escuela en un espacio de aprendizaje. Digital-Text.