Las 5 cualidades de un buen profesor

Este artículo fue redactado y avalado por la profesora Azucena Fernández
· 15 mayo, 2019
¿Deben definirse las cualidades de un buen profesor teniendo en cuenta solo los logros de los alumnos? ¿O tal vez deberíamos abarcar rasgos más difíciles de medir, como la capacidad de conectar emocionalmente con los niños?

A la hora de hablar de las cualidades de un buen profesor, podemos encontrar un montón de artículos al respecto. Eso puede incluso crearnos más dudas de las que tenemos antes de empezar a leer sobre el tema.

Así que, lo mejor es acudir a las investigaciones sobre el tema. Una vez revisados los últimos estudios, es fácil descubrir cuáles son las cinco cualidades más importantes que conforman un buen maestro.

Cualidades de un buen profesor: infunde confianza

En el libro 50 Ways to Improve Student Behavior (50 formas de mejorar la conducta de los estudiantes), el maestro de escuela Todd Whitaker destaca la baja confianza de los estudiantes como uno de los obstáculos más persistentes para el éxito de cualquier maestro.

«Muchos estudiantes:
No creen que sus maestros realmente crean en ellos.
Piensan que sus padres realmente no creen en ellos.
Básicamente no creen que ningún adulto crea en ellos.
Muchos estudiantes, por lo tanto, no creen en sí mismos.
Los estudiantes que no creen en sí mismos tienden a tener más problemas de comportamiento y académicos».
-50 Ways to Improve Student Behavior-

Las 5 cualidades de un buen profesor.

Así que la conclusión es obvia: si los estudiantes que no creen en sí mismos tienen problemas en el aula, los que sí creen en sí mismos estarán mejor equipados para tener éxito académicamente. El profesor debe hacer que los alumnos confíen en él para lograr que acaben confiando en ellos mismos.

Maneja el aula de manera efectiva

Un maestro puede estar bien informado, preparado e incluso ser un gran comunicador y, de todos modos, acabar fracasando por la incapacidad de lidiar, por ejemplo, con el mal comportamiento en el aula. La gestión del aula abarca todas las estrategias que un profesor puede realizar para organizar y ordenar a los alumnos, material, espacio y uso del tiempo.

En esta gestión del aula hay que buscar la eficiencia de la enseñanza y el aprendizaje. Esto ayuda a los estudiantes a disfrutar de un lugar organizado y estructurado con un ambiente educativo positivo que conoduce al aprendizaje.

Un buen maestro está preparado

Entre las cualidades de un buen maestro debe incluirse la de la preparación. Un buen maestro va a clase todos los días preparado para enseñar. James Stronge escribe en su libro Cualidades de los Maestros Efectivos:

«La organización del tiempo y la preparación de materiales antes de la instrucción han sido señalados entre los aspectos más importantes de la enseñanza efectiva».

-James Stronge-

‘Preparación’ puede parecer un término confuso; dos profesores diferentes pueden tener definiciones completamente diferentes de lo que, exactamente, constituye un instructor verdaderamente preparado.

La base de la preparación, siendo lo más objetivos posible, está en conocer el contenido: la preparación del contenido es fundamental para la enseñanza de alta calidad. El maestro debe entender los conceptos principales, las suposiciones, los debates, los procesos de investigación…

Hay que tener en cuenta, también, que el conocimiento de la materia no es un conjunto fijo de hechos, sino que es algo complejo y está en constante evolución. Además, el docente debe utilizar múltiples representaciones y explicaciones de conceptos con ideas clave vinculadas con los conocimientos previos de los estudiantes.

Las altas expectativas, cualidad básica de un buen profesor

Un buen maestro establece altas expectativas. No pone límites a sus alumnos. Tienen altos estándares, desafían constantemente a los alumnos a que lo hagan lo mejor que puedan. Además, haciendo esto son profesionales cariñosos que enseñan a los estudiantes a creer en sí mismos.

Como educadores hay que saber esperar siempre lo mejor de los alumnos y animarlos a conocer su máximo potencial. Eso sí, hay que tener en cuenta que hacerlo a diario es un desafío.

Un buen profesor practica la autorreflexión

Un estudio de 2010 realizado en la Universidad de Búfalo sobre el papel de la reflexión crítica en la formación de docentes concluyó que los profesores deben examinar y evaluar continuamente sus actitudes, prácticas, efectividad y logros.

El mismo estudio observó que la reflexión crítica mejora el conocimiento y las habilidades de los docentes, y que puede ayudar a los profesores a comprender en profundidad las maneras en que sus estilos de enseñanza mejoran su capacidad para desafiar el modo tradicional de práctica y a definir cómo crecerán como profesores.Las 5 cualidades de un buen profesor.

«Sin reflexión, corremos el riesgo de tomar malas decisiones o creer que los alumnos van a interpretarlo siempre todo bien».

Una buena idea puede ser usar una herramienta de reflexión diaria, como un diario. En él podemos realizar un registro de las experiencias de aprendizaje significativas y hacer balance de los eventos del día buscando qué fortalezas y debilidades en el proceso de aprendizaje-enseñanza han aparecido.

Conclusión

No existe una solución única a la pregunta de cuáles son las cualidades de un buen profesor. Para aquellos que nunca han enseñado, puede resultar difícil entender lo diversas que pueden ser las dinámicas y habilidades que se necesitan para ser un buen maestro. Si consideramos trabajar estas cinco cualidades que acabamos de ver, estaremos en el buen camino.

  • Todd Whitaker, Annette Breaux. 50 Ways to Improve Student Behavior: Simple Solutions to Complex Challenges. Paperback (2009).
  • James H. Stronge. Qualities of Effective Teachers. ASCD (2007).
  • Hibajene M. Shandomo. The Role of Critical Reflection in Teacher Education. Buffalo State College (2010).