Beneficios de la gimnasia rítmica para niños

Fernando Clementin · 10 junio, 2018
La gimnasia rítmica es una disciplina muy completa. Muéstrale a tus hijos algunos videos de este deporte y pregúntales si les gustaría intentarlo: ¡puede que descubran una nueva pasión en ellos!

La gimnasia rítmica es una actividad deportiva que combina movimientos de la danza y el ballet, sumándole también acrobacias y el uso de instrumentos como cintas, pelotas y aros. Aunque muchos dudan acerca de su conveniencia durante la niñez, los beneficios de la gimnasia rítmica para niños son muchos.

Pese a que quizás no constituye una de las opciones predilectas a la hora de elegir un deporte para los niños, la gimnasia rítmica debería estar entre las posibilidades ofrecidas.

Por lo general, se recomienda que los niños sean mayores a los 6 años de edad para inscribirse en esta disciplina. De hacerlo antes, difícilmente logren llevar a cabo las acciones básicas que exige este deporte. En ese momento, además, comienzan a desarrollar su orientación espacial y ya poseen un dominio más acabado de su cuerpo.

Se trata, además, de una actividad apta para niños y niñas, aunque un gran porcentaje de sus practicantes en todo el mundo son mujeres. Puede realizarse de manera individual o colectiva, ya sea en duetos, tríos, cuartetos o quintetos.

Beneficios de la gimnasia rítmica para niños

La gimnasia rítmica es una actividad exigente, que presenta las siguientes ventajas para los pequeños que la practican:

1. Mejora la condición física y la flexibilidad

Si has visto los movimientos que se ejecutan en las rutinas de gimnasia rítmica, de seguro comprendes a qué nos referimos. Se trata de una disciplina que requiere movimientos difíciles, que ponen a prueba la elasticidad de los niños; además, previenen que esta disminuya con el paso de los años.

Asimismo, la estabilidad que demanda hace que los músculos se fortalezcan. También favorece la quema de calorías y, como todo ejercicio, favorece el metabolismo, el apetito y el descanso.

La gimnasia rítmica es un deporte que exige mucho compromiso y disciplina.

2. Conecta a los niños con su cuerpo y su entorno

Además de los requerimientos físicos, la gimnasia rítmica hace mucho hincapié en lo estético. Esto hace que los pequeños sean perfectamente conscientes de los movimientos que llevan a cabo, además de ubicarse perfectamente en tiempo y espacio.

Con esto, además, se pueden corregir malas posturas y, como consecuencia, evitar lesiones. También el equilibrio sale beneficiado de la práctica de este deporte.

3. Ejercita la concentración

Los beneficios de la gimnasia rítmica no son solo físicos. Al ser un deporte que demanda seguir una planificación determinada de antemano, el niño no puede desatender a lo que está haciendo. Como consecuencia de este mismo hecho, se trabaja también la memoria y la atención. Sin dudas, es un ejercicio que pone a trabajar a todo el cuerpo en su integridad.

“Antes de los 6 años de edad, los niños difícilmente logren llevar a cabo las acciones básicas que exige este deporte. En ese momento, además, comienzan a desarrollar su orientación espacial”

4. Estimula la coordinación

Otro elemento presente en la gimnasia rítmica es la música. Por lo tanto, además de agudizar el sentido del oído, el niño se verá en una situación que le demandará coordinar sus movimientos con el sonido que oye.

5. Mejorará su calidad de vida

La suma de los beneficios de la gimnasia rítmica para niños que describimos antes se traducirá en un mejor ánimo para ellos.Más allá de mantenerse activos, la práctica de esta disciplina les servirá para desarrollar su propiocepción, su autoestima y su confianza.

Asimismo, comenzará a relacionarse con compañeros y profesores. Aprenderá así el valor del trabajo en equipo, del apoyo mutuo y de la diversión grupal.

La gimnasia artística es un deporte tanto para niños como para niñas.

Voces en contra de la gimnasia rítmica

Más allá de los beneficios de la gimnasia rítmica para niños, es necesario que consideremos también los argumentos de quienes se oponen a esta actividad. Si bien la recomendación general es iniciarse después de los 4 años, muchos afirman que aún se es muy chico.

El principal debate tiene que ver con las exigencias de este deporte para niños tan chicos. Aquí se incluyen tanto las demandas físicas, con movimientos complicados y, a veces, también arriesgados; y también las mentales: recordemos que los niños tienen que memorizar y sincronizar pasos complejos.

También se la ha relacionado con problemas físicos, como el retraso en la aparición de la menarquia. Estudios realizados en deportistas de élite en décadas pasadas han confirmado estos efectos de la gimnasia rítmica, que se suman a las posibles lesiones que conlleva todo deporte.

Además, el hecho de competir y someterse a la evaluación de un jurado —a veces demasiado riguroso— puede ser duro para ellos. Mucho más, claro, si la calificación no es la deseada.

No obstante, todo dependerá del nivel de exigencia que se ejerza sobre los niños y las niñas que hagan este deporte. Como en cualquier otra actividad física en la infancia, deben primar el aspecto lúdico y el énfasis en el correcto desarrollo de las capacidades del pequeño.